Peliculas
0 comentarios

Home invasion: la invasión del hogar en el cine

Nota por el 04/05/2018
 

Hoy aprovechamos los estrenos de la olvidable Los Extraños: Cacería Nocturna y la sorprendente Un lugar en Silencio para repasar el subgénero de terror conocido como “home invasion”: la invasión del hogar en el cine, ¿cuál es su origen? ¿qué películas valen la pena?

invasión del hogar en el cine home invasion


Aguantar o atacar

Podríamos decir que el subgénero es una variación del slasher, al que hicimos referencia en esta otra nota (de lectura obligatoria para cualquier fan del terror).

Iniciado por la opresiva atmósfera de películas precursoras como Scream y Funny Games (del enorme bromista que es Michael Haneke), la invasión del hogar en el cine es bastante reciente y se ha vuelta progresivamente más popular.

La trama generalmente viene por este lado: el hogar del personaje principal se ve invadido o asediado por alguna especie de fuerza maligna, ya sea criminal, sobrenatural o extranjera, protagonista debe salvaguardar la seguridad y salud de su familia, posesiones o posibles invitados. Tiene dos opciones: o bien logra repeler a los invasores de alguna forma, o bien defiende su puesto hasta que la caballería llegue.

La génesis de la invasión del hogar en el cine

Sin embargo, esta temática de un hogar siendo invadido por una fuerza externa es bastante más común de lo que se cree. De hecho, en las películas del lejano oeste (los celebrados westerns) fue utilizada bastante.

Pensemos, por ejemplo, en la trama de Los siete magníficos (1960) de John Sturgess (inspirado en Los siete samurais de Akira Kurosowa, film de 1954 que a su vez influyó a Tarantino y su última película: The Hateful Eight). Estas tres producciones pueden pensarse como un hogar (un pueblo, en este caso) siendo violentado por enemigos.

La premisa funciona también para la comedia, como en la saga de “Home Alone” (Mi pobre angelito) o en el patético desenlace de esa película que todos aman (y yo detesto), Skyfall, o “Mi pobre angelito para grandulones”.

En el caso de la primera, combatir a un par de ladrones de medio pelo fue una aventura divertidísima. Para James Bond, detener a Javier Bardem y su banda con locas trampas fue… también una aventura divertidísima.

Hay alguien en la puerta…

Por supuesto, es un tópico (mucho) más frecuente para el género del terror. En The Mist (2007) –basada en la aclamada novela de Stephen King– un grupo de pueblerinos quedan atrapados dentro de una tienda cuando una particular tormenta se desata, trayendo una extraña niebla y muchos seres tan desconocidos como amenazantes.

En lo personal, la idea de que mi propio hogar pueda ser invadido es algo que me aterra en serio. Es uno de mis grandes horrores. Si escucho un ruido en mi departamento, tengo que levantarme para estar seguro de que ningún alienígena perverso está tomándose mi Actimel o que ningún ladrón entró a borrarme capítulos de Desperate Housewives.

Por ese motivo, en su momento la primera entrega de Los Extraños (2008) me generó una intensa sensación de terror. Más cuando me enteré que el director (Bryan Bertino) aprovechó una historia que le sucedió durante su infancia. Resulta que una noche un extraño llegó a su casa preguntando por una mujer que no estaba ahí (y que nadie conocía). A la mañana resultó que todas las casas que no contestaron la puerta habían sido forzadas y accedidas.

Me parece que Los Extraños, como película de suspenso independiente, está bien lograda. Hay escenas tremendas de genuino horror… por eso mismo no la volvería a ver nunca. Liv Tyler y su esposo son emboscados por un trío de forasteros tétricos que comienzan a aterrorizarlos.

Algo similar sucede en You are next (2011), aunque esta tiene un tono más de comedia negra. Esta película se es un clásico de culto.

En la estirada franquicia de Actividad Paranormal generalmente es una joven pareja la que es acosada e invadida por un demonio en su propia casa… (o por lo menos eso pasa en la primera, no sé, no vi el resto. Y por las críticas, tampoco creo que debería hacerlo).

En algunos casos resulta que el extraño ya se ha introducido y, de hecho, la llamada telefónica que hace a la sexy niñera es desde adentro de la casa (When a stranger calls, sea la remake del año 2006 o la original de 1976).

En el 2013 salió The Purge, la primera de una saga de películas que aplicó este sub-género con un concepto atractivo, aunque un poco estúpido.

Resulta que en el año 2022, EE.UU. logró reducir increíblemente los índices de criminalidad mediante un periodo de 12 horas (“La purga”) donde todos los delitos (violaciones, robos, asesinatos, etc) están permitidos. Bajo este delirio total se recrea un thriller que, por momentos, funciona.

La crítica la calificó como una película que es simultáneamente un thriller de invasión del hogar y una alegoría social. La verdad es que no puede tomarse demasiado en serio, pero sí brinda algunos momentos divertidos.

Otra cinta del estilo es Panic Room (2002), con Jodie Foster y una muy joven Kristen Stewart. La película trata de un par de intrusos que irrumpen brutalmente el hogar de Jodie y su hija. Ambas se encierran en una habitación especialmente preparada para este tipo de situación, que es justamente la sala que contiene aquello que los ladrones buscan. La película es muy llevadera, pero siendo que es del genial David Fincher se convierte en la narrativa más lineal y predecible de toda su carrera.

La fusión con la ciencia ficción

Muchas veces, la invasión al hogar es culpa de alienígenas o seres de otro planeta. Una cinta de este estilo que yo disfruté muchísimo por su suspenso bien logrado fue Dark Skies (2013).

Hoy en día los autores de horror siguen innovando y aprovechan las nuevas tecnologías para instaurar el horror desde otro lado. En la actualidad no es necesaria una presencia física para generar la invasión y aterrorizar.

Por ejemplo, así lo hizo el director español Nacho Vigalondo en Open Windows (2013), donde un acosador se introduce virtualmente en la habitación de hotel de Sasha Grey.