Peliculas
0 comentarios

El fin del mundo: 5 tipos de películas apocalípticas

Nota por el20/06/2018
 

Ya hace años que la profecía Maya no se cumplió. Superamos el 2012 y seguimos respirando. Aun así, el cine nos ha demostrado –en más de una ocasión– que el mundo todavía podría terminar de forma siniestra y caótica. Veamos cuáles son los 5 tipos de películas apocalípticas, los finales del mundo más populares dentro del séptimo arte.

películas apocalípticas


La rebelión de nuestros antepasados

Entre los tipos de películas apocalípticas queremos comenzar con la rebelión de los animales. James Franco nos mostró cómo comenzó todo en Dawn of the Planet of the Apes (2011), una saga de la que nadie esperaba mucho y terminó culminando de la mejor manera en El Planeta de los Simios: La Guerra.

En realidad, la historia que tiene a estos hábiles animales como protagonistas se remonta a muchos años atrás: la primera adaptación de la novela francesa de Pierre Boulle fue en el año 1968. A partir de allí tuvimos continuaciones, remakes y reboots.

Peor que perecer como civilización sería convertirse en el fondo de la cadena alimenticia, ¿no? Nada peor que ser esclavos utilizados como comida o conejillos de india en experimentos macabros. Es posible que el fin del mundo nos encuentre (nuevamente) luchando por nuestra mera existencia, sin ningún tipo de ayuda tecnológica y militar para sobrevivir. ¿Y si los animales se confabularan para recobrar lo que alguna vez fue suyo?

Grandes epidemias desatando el caos

Las plagas han sido dueñas de nuestras más profundas pesadillas desde el principio de los tiempos. Películas como Contagio (2011), A ciegas (2008) y hasta la genial 12 monos (1995) son escalofriantes porque nos enseñan una terrible verdad: a las epidemias no las vemos venir. Y, lo que es peor: muchas veces no las podemos contener.

Es imposible estar preparado para ellas. No existe miedo más grande que el de vivir con temor a ser contagiados por el objeto más común del mundo, una acción que realizamos día a día o el infaltable contacto humano.

La madre naturaleza desplegando su furia

El problema con la madre naturaleza es que no perdona ni selecciona. Cuando ataca, lo hace sin distinguir razas, edades o status social. Quizás sea la forma más kármica de que termine nuestro querido planeta Tierra, considerando el mal que le hacemos indiscriminadamente todos los días.

Aun así, nadie querría presenciar el suicidio en masa que nos presenta The Happening (2008), el congelamiento planetario de El día después de mañana (2004) o el presente caótico de la fantástica Children of Men (2006).

Las películas nunca aclaran si el desastre estalla porque hemos hecho algo mal o simplemente porque sí. Quizás, sin darnos cuenta, creamos monstruos que luego vuelven para cazarnos.

Algo extraterrestre viene acercándose

Tal vez uno de nuestros posibles finales más espantosos sea que todo termine con una invasión alienígena; algo que ha estado en la mente de los cineastas desde hace años. Puede suceder microscópicamente en un pequeño pueblo, como en La invasión de los ladrones de cuerpos o The Faculty de 1998; o de forma macro, como en Señales (2002), La guerra de los mundos (2005) o Día de la independencia, de 1996, por citar algunos ejemplos.

Los extraterrestres han estado invadiendo la Tierra desde 1902, cuando se creó la primera película de viajes espaciales. Llegan desde el cielo con tecnología que nosotros ni siquiera imaginamos. Nos colonizan y nos destruyen. A veces toman nuestros cuerpos (The Thing) y hasta abordan nuestras naves espaciales (Alien: el octavo pasajero).

Lo más interesante de estas historias es que el cielo es el límite, literalmente. Cuanto más destructivas y extrañas sean las razas desconocidas: mejor. ¿Se imaginan tener que lidiar con los abominables monstruos gigantes de Cloverfield (2008)?

El apocalipsis zombie (o “la ley del más fuerte”)

Entre los tipos de películas apocalípticas, ésta es la favorita de todos, ¡y para muchos la que tiene más probabilidades de suceder! George Romero, Tom Savini o Lucio Fulci son cineastas particularmente aclamados por crear, de las películas de zombies, un género distinto y cultural.

Aunque se trata de un tipo de “epidemia”, no podemos negar que los zombies ya son una categoría aparte.

Películas como La noche de los muertos vivos (1968), Zombieland (2009), El Amanecer de los Muertos (2004), Train to Busan (2017) y 28 días después (2002) nos han demostrado que cuando los muertos se levantan la cosa se pone fea.

Es la ley del más fuerte, solo sobreviven aquellos listos para adaptarse a un nuevo mundo sin las necesidades más básicas como luz y agua potable. Algunas películas los muestran lentos y torpes, otras se animan a representarlos con una velocidad aterradora. Sea como sea, los zombies son resistentes, numerosos y casi indestructibles. ¡Con razón es la versión apocalíptica preferida!


Sea como sea que se destruya la Tierra, el cine siempre encontrará la forma de divertirnos en el proceso. Este 2018 viene siendo muy apocalíptico con producciones como Cargo y Rampage: Devastación.