Noticias

Punto Doc: Atari: Game Over

Nota por el 16/05/2017
 

Atari: Game Over es un documental del 2014 dirigido por Zak Penn. En esta hilarante y emotiva producción, conoceremos la verdadera historia detrás de la leyenda urbana que afirmaba que, tras el fallido lanzamiento del juego de E.T. para la Atari 2600, la compañía decidió enterrar los cartuchos en medio del desierto de New Mexico, ocultando así su vergüenza y fracaso.

La verdad es más extraña

Las leyendas urbanas generalmente no suelen ser más que eso: un cuento distorsionado de la realidad, sin más asidero que el de «lo leí o escuché por ahí». Pero hubo una que duró más de treinta años, aquella contaba que, tras el estrepitoso y millonario fracaso del videojuego de E.T: El Extraterrestre de 1982 para su exitosa consola 2600, Atari decidió enterrar todos los juegos devueltos y sin vender en el desierto de Nuevo México.

Atari: Game Over nos muestra una investigación paso a paso sobre lo que sucedió, cuando un grupo de expertos decidió comprobar si aquello era una solamente una leyenda o, efectivamente, Atari había enterrado sus cartuchos a principios de los ochenta.

Zak Penn es el encargado de dirigir este documental, su ritmo dinámico y entretenido se debe a que el guion tiene pequeñas pinceladas de humor, en la que no se salva nadie, ni siquiera el propio director, quien fue el encargado de escribir guiones de películas excelentes como X-Men 2 –entre otras–, y bodrios como X-Men: La Batalla Final y sus respectivos videojuegos; al contrario de lo que hizo Atari, Penn no entierra sus errores y se ríe de ellos.

Y es que el director no tuvo problemas a la hora de nombrar uno a uno a los responsables del fracaso de E.T: desde Steven Spielberg –quien dio el visto bueno al juego–, pasando por los directivos de la compañía, hasta el ingeniero que, en cinco semanas, desarrolló el juego. Nadie se salva.

El director, optó además por realizar un montaje en el cual se intercala la historia del desentierro de los cartuchos en el desierto, con la narración en primera persona de los protagonistas involucrados en el ascenso y caída de Atari, todo encuadra de forma perfecta y fluye sin problemas durante sus escasos 66 minutos.

Si bien Atari: Game Over es divertida y tiene dosis de humor repartidas de forma acertada durante su metraje, también nos muestra la otra cara de la moneda, aquella que es poco tenida en cuenta: el fracaso de E.T arruinó la carrera de todos los involucrados en el juego, puso en crisis a familias enteras, y dejó con un estigma que permanece perenne en todo aquel que haya sido participe en la producción de tan funesto videojuego.

Atari fue la compañía que lo cambió todo, y con esto nos referimos a que su ascenso afectó a toda la industria de entretenimiento, por lo que su caída hizo un ruido tan grande que sacudió hasta los cimientos de todo lo que alguna vez se edificó gracias a su meteórica asunción. Pero la crisis del videojuego de 1983 no fue culpa del pésimo desarrollo de E.T solamente, fueron una serie de hechos concatenados que se encaramaron hacia un fatídico desenlace.

Conclusión

Atari: Game Over es un documental repleto de humor y cargado de sorna, con cameos de personajes conocidos y algunas sorpresas. Son dos historias que se van contando por separado hasta que finalmente confluyen: es el fracaso y la reivindicación de aquellos que hicieron mucho por los videojuegos, también es una leyenda que permanecerá sempiterna por una razón especial: era verdadera.

Atari: Game Over se encuentra disponible en el catálogo de Netflix.