Noticias

Razones por las que tenes que ver A Dark Song

Nota por el 29/09/2017
 

En Alta Peli siempre nos reservamos un espacio para sacar a relucir películas que no tienen la exposición que merecen. Hoy te decimos porque tenes que ver A Dark Song.

El precio del perdón

ver a dark songA Dark Song sigue la historia de Sophia (Catherine Walker), una mujer que luego de sufrir una trágica perdida contrata a un ocultista (Steve Oram) para que la ayude a realizar un peligroso ritual que le permitirá aliviar su dolor. Sin embargo, las cosas se complican en el proceso porque -como tantas historias de terror nos han enseñado- siempre que se coquetea con el mas allá, con entidades que somos incapaces de comprender y controlar, nada sale según lo planeado.

Si bien el argumento no escapa a las convenciones del genero de terror, el director y guionista Liam Gavin lo aborda desde una perspectiva sumamente interesante: todo lo acontecido en la historia se nos presenta con total naturalidad, incluso sus aspectos más oscuros y sobrenaturales, tanto desde el apartado visual como también a través de la intensidad interpretativa de los dos actores que protagonizan el film. Este abordaje “realista” de los elementos sobrenaturales del relato, sumado a la sutil pero inquietante banda sonora y la ausencia de efectos digitales durante la mayor parte del metraje, permite la construcción de un clima realmente perturbador, millones de veces más efectivo que cualquier otro recurso utilizado para infundir miedo.

El guion es, sin dudas, la principal virtud de A Dark Song. Con mucha inteligencia confina a sus únicos dos personajes en una sola locación, y se concentra en desarrollar todas sus complejidades, al mismo tiempo que construye una interesante dinámica entre ellos. También se las arregla para establecer un misterio que logra sostener hasta el final de la película. Siempre que creemos haber descubierto las verdaderas motivaciones de los personajes, algo nuevo se revela. El guion nos implanta la duda y juega con ello. Nunca estamos totalmente seguros de si lo que estamos viendo es real o producto del estado psicológico de los protagonistas.

En cuanto a las actuaciones, ambas son muy intensas y verosímiles. Sin embargo, el trabajo de Catherine Walker destaca por sobre el de su compañero, pero solo porque el guion así lo establece: su personaje tiene un trasfondo un poco más profundo que termina de comprenderse gracias a su potente interpretación.

Si pensabas que el género de terror ya no podía sorprender, pensalo dos veces. Con un pie en el drama y otro en el horror, A Dark Song logra construir un relato inquietante y conmovedor, al tiempo que demuestra que con ingenio y compromiso siempre se le puede dar una vueltita más a cualquier formula.

¿Te dieron ganas de ver A Dark Song? ¿Ya la viste? ¡Dejanos tu comentario!