Noticias

Razones por las que tenés que ver Kontroll

Nota por el 21/03/2017
 

Kontroll es una muy buena producción húngara del año 2003 que, probablemente, pocos hayan visto. Una lástima, porque es especialmente llamativa desde lo argumental: inspectores de tickets, amor, potenciales asesinos seriales, carreras entre estaciones y rivalidades. Todo en el subterráneo mundo de una estación de metro en Budapest.

De Budapest con amor

En Alta Peli nos gusta recomendar historias que se destaquen por salirse del molde tradicional y presentar ideas originales. Muchas veces, los argumentos más locos y creativos llegan desde el lugar más contrapuesto a Hollywood: Europa.

Kontroll se sitúa en una versión ficcionalizada del sistema de subtes de Budapest. Los kontrollers son inspectores de tickets que dedican su día a asegurarse de que la gente pague su boleto. La historia nos muestra el día a día de un grupo de perdedores y la existencia de un posible asesino.

Lo más particular de la trama es que comienza como una comedia desopilante (hay situaciones genuinamente divertidas) pero a partir de un giro a mitad de película el tono cambia drásticamente. Se vuelve muy oscura y surrealista, y como espectadores dejamos de comprender bien qué es real y qué no.

Un mundo subterráneo

Toda la película ocurre en el subterráneo, que es la locación real en Budapest. El director Nimród Antal aprovechaba las noches para filmar y tardó unos cuarenta días terminar la filmación.

Le tomó nueve meses convencer a las autoridades, y la única forma de lograrlo fue colocando un aviso antes de la película avisando que los verdaderos trabajadores del subte NO SE COMPORTAN de esa forma.

Es fantástico cómo se presenta al subte como un mundo separado del “de arriba”. Algunos personajes hasta hablan de “el mundo de arriba” preguntándose qué habrá allá y cómo será. El protagonista Bulcsú (Sándor Csányi) es muy carismático y uno logra identificarse fuertemente con su historia. Un tipo que vive ahí debajo, duerme en la estación y ya no puede distinguir qué porción de su vida es trabajo.

El soundtrack rockero y una hermosa cinematografía ayudan a armonizar un relato con muchas aristas. Kontroll da mucha risa hasta que las cosas se ponen serias, y entonces comienza a dar mucho miedo. El desenlace (maravilloso) te deja pensando bastante sobre lo que acabás de ver.

Conclusión

Kontroll es una película muy inteligente, rara y fuera de lo ordinario. Logra incorporar un misterio, una interesante historia de amor, varias escenas de comedia y muchos personajes bien desarrollados en un solo combo.Si a esto le sumamos buena música y gran fotografía, se termina convirtiendo en una de esas gemas escondidas que esperan a ser reconocidas. Este empedernido cinéfilo definitivamente se las recomienda.