Reviews

REVIEW: Stranger Things

Nota por el 19/07/2016
 

Terror y nostalgia convierten a la apuesta ochentosa de Netflix en una de las grandes sorpresas del año.

Stranger Things: la serie que debería firmar Spielberg

review stranger thingsSiempre he dicho que quienes manejan la división TV de Amblin -productora de Steven Spielberg– lo deben odiar mucho, pues no paran de presentar proyectos desastrosos. Steven debería estar despidiendo a todos en este momento por no haber visto venir esta serie que tenía que ser producida por ellos. Nadie en televisión había logrado captar tan bien la esencia del padre de E.T. de la manera que lo hace Stranger Things, un ejercicio de revisión ochentosa que rinde homenaje no solo a él sino al ideario cinematográfico completo de aquellos años: John Carpenter, The Goonies, Stephen King, John Hughes, Cuenta Conmigo y un largo etc.

The Clash, compilados de casetes, pandillas, amigos en bicicletas, amoríos adolescentes y lo que se les ocurra si fueron parte de esa década, son puestos en una coctelera imaginaria para resultar un mix mágico y sorprendente. Nada de copias: abiertamente los creadores de la serie (los hermanos Duffer), expresaron que su intención era realizar un tributo a la cultura de los ’80. Y vaya si lo lograron.

La trama

Noviembre de 1983. 4 amigos inseparables, los nerds del colegio, los marginados. Uno de ellos desaparece tras encontrarse con una horripilante criatura y en ese mismo instante nos sumergiremos en un mundo escalofriante cuando su madre (interpretada por Winona Ryder) vaya descubriendo que la búsqueda del niño no debe realizarla en el plano de la lógica: lo sobrenatural e inimaginable golpeará a su puerta.

Ese puntapié inicial da lugar a la catarata de referencias. La mezcla de géneros, un casting sobresaliente y una historia que va tomando forma a ritmo acelerado (son solo 8 capítulos por lo tanto nada de andar estirando el momento de las revelaciones) logran algo tan extraño como aplaudible: atrapar tanto al espectador mayor -a quien le va a ser imposible evadir la nostalgia- como a los más jovencitos.

Stranger Things puede pasar como mera acumulación de clichés en momentos donde las revisiones suelen hacerse más por negocio que por una idea que verdaderamente valga la pena. Sin embargo, el éxito radica en que usen esos guiños para  (a lo Tarantino, si se quiere) construir una identidad propia: al tiempo que los adultos “juegan” a The Thing, los adolescentes a Sixteen Candles (o a Nightmare on Elm Street en el tramo final) y los niños a E.T., la serie consigue una marca estilística que pocos logran en tan poco tiempo y -elemental- sin olvidarse en el camino que están contando una historia. Jamás abandonan el crecimiento de la narración, mantienen el equilibrio entre la carta de amor y la acción, no se pierden en su propio juego, haciendo avanzar los hechos de manera vibrante.

Seres de otro mundo, conspiraciones gubernamentales, un laboratorio donde se está gestando algo maléfico y la aparición de una misteriosa niña. Las diversas líneas argumentales colisionan acompañadas por el universo retro explotado de manera maravillosa, mientras una música a base de sintetizadores te va haciendo olvidar de que estamos en 2016.


LEE TAMBIEN: LAS REFERENCIAS DE STRANGER THINGS AL CINE DE LOS 80, ACA

Un casting increíble

critica de stranger things

Aplaudimos el regreso de Winona (a quién, si, por momentos se la siente pasada de registro); acertadísimo para este ejercicio ochentoso recuperar a Matthew Modine; correctísimo David Harbour como el sheriff que de repente ve convertido el tranquilo pueblo en una pesadilla. Pero lo mejor, lo incomparable, lo que nos hará recordar esta serie, es el casting de niños que parecen sacados de una escena de los Goonies y puestos a ser el hilo conductor de Stranger Things.

Eleven (Millie Bobby Brown), Will (Noah Schnapp), Mike (Finn Wolfhard), Dustin (Gatan Matarazzo) y Lucas (Caleb McLaughlin) son queribles, graciosos, con una ductilidad de premio a la hora de manejar las distintas sensaciones por donde la historia los va llevando. En ellos la serie resalta el valor de la amistad al nivel de esos grandes films que hemos mencionado. No hay forma de no amarlos, nos asombraremos con cada uno de sus hallazgos y volveremos a ser niños aunque más no sea por un rato.

Conclusión

El episodio piloto es bueno, aunque la grandeza de la serie no está allí sino en lo que viene después (recordemos, esto es Netflix y allí las series se pueden dar un lujo que la TV tradicional no puede: no necesitan impactar de entrada, saben que nadie se resiste con el capítulo 2 ahí mismo sin tener que esperar una semana). Si la hubiésemos visto de pequeños, escondidos de nuestros padres porque “es una de monstruos”, hoy la estaríamos recordando como un clásico más. Así de grande, intensa, entretenida y emocionante es Stranger Things. No se desespera por ser original y hasta quizás no sea perfecta, pero algunos (muchos) huecos de guión que suenan a chantaje emocional se los perdonamos porque el resultado final es sencillamente hermoso. Lo malo: es imposible no darse un atracón y se termina demasiado rápido. Quiero más.

Dejanos un Comentario

Comentarios

FICHA
 
Sinopsis

El pequeño Will Byers desaparece en Hawkins, Indiana. Amigos, familiares y la policía buscan respuestas sobre la desaparición, la cual ronda en un extraordinario misterio que envuelve experimentos secretos del gobierno, fuerzas sobrenaturales terroríficas y el descubrimiento de una pequeña y extraña niña.

Duración

8 episodios de 50 minutos

Fecha de Estreno

15 de Julio de 2016

Puntaje del Critico
 
Arte
100%

 
Relato
80%

 
Performance
90%

Puntaje Alta Peli
90%

Desliza para votar
Puntaje de Lectores
 
Arte
89%

 
Relato
87%

 
Performance
91%

Puntaje Lectores
70 votos
89%

Ya puntuaste esto