Conectate con nosotros

Alta Peli

Análisis de la novena temporada de Doctor Who

novena temporada de doctor who

Series

Análisis de la novena temporada de Doctor Who

Análisis de la novena temporada de Doctor Who

La novena temporada de Doctor Who fue la segunda de Peter Capaldi como su protagonista y la tercera de Jenna Coleman, convirtiendo a Clara Oswald en la acompañante que tuvo más apariciones desde que se reinició la serie en 2005. Antes del clásico especial de navidad de cada año, haremos un breve repaso por los capítulos que se emitieron entre septiembre y diciembre este año.

ATENCION: esta nota contiene algunos spoilers menores.

La caída

No fueron pocos quienes después de dos temporadas bastante malas empezaron a pedir la cabeza de Steven Moffat en una bandeja. Sin olvidar que fue el autor de joyas como Silence in the Library, The Empty Child o Blink, y recordando que el comienzo de la peor época de la serie coincidió con la entrada de Coleman en la serie (Assylum of the Dalek) siempre me sentí más inclinado a pedirle a los reyes magos que una cruel e irreversible tragedia desocupara el puesto de Clara Oswald. Nunca me complacieron y aunque al menos pude conformarme con el segundo ítem de la lista que era el cambio de Matt Smith, la octava temporada fue apenas una transición que aún conservaba muchos de los vicios de la anterior. No sólo muchos aún parecían escritos para Matt Smith obligando a que Capaldi terminara imitándolo en vez de buscar su propio personaje sino que la  mayoría de las historias siguieron siendo aburridas, endebles o directamente ridículas. Alguien podrá decirme que el límite del absurdo en una historia de ciencia ficción está algo corrido de lo habitual y estoy de acuerdo. Que la luna sea un huevo y la criatura que nace de él sea capaz en ese mismo instante de reemplazarlo por otro huevo exactamente del mismo tamaño y masa, desafía los límites hasta de esta serie.

Siendo clemente e ignorando la sensiblería de la esperada partida de Danny Pink el final de temporada dejó, sin embargo, un rayito de esperanza. Se presentó un capítulo doble con una villana interesante que tiene un plan razonablemente cuerdo y aunque resolvió demasiado fácil lo que se preparó toda la temporada parecía que finalmente la serie se encauzaba. Todo eso para arruinarlo al poco tiempo con un especial de navidad donde lo menos absurdo es Nick Frost como Papá Noel.

doctor who 02

La promesa

Antes de empezar la temporada, ya había un detalle que llamaba la atención: gran parte de la temporada iban a ser capítulos dobles, algo que no solo recuerda a muchos de los mejores capitulos de años anteriores sino que era lo común en las primeras décadas del programa, cuando se construyó gran parte de la mitología del personaje. Además de las clásicas secuencias de acción y misterio el trailer adelanta el regreso no sólo de Missy sino que muestra una imagen del recuperado Gallifrey. Alcanza con esos pocos segundos para entusiasmar, prometiendo retomar una historia que quedó inconclusa por dos años. El planeta se creía destruido pero desde el especial Day of the Doctor sabemos que aunque el Doctor no pueda volver encontrarlo, está entero pero oculto y quieren algo de él.

La primera escena de la temporada muestra al Doctor en tiempo y lugar desconocidos, intentando salvar a un niño de un campo minado y una vieja pregunta tanto para la serie como para el resto del mundo. ¿Qué harías si tenes la certeza de estar parado frente a una persona que dentro de unos años se convertirá en un genocida? Y en este caso no es una presunción, es algo que él vio con sus propios ojos. Aunque no lo mencionen en ese momento, el escenario es una referencia a una historia del cuarto Doctor que fijó varios conceptos en el universo de la serie en lo que parece un guiño para los más fanáticos: después de los divagues, la novena temporada de Doctor Who vuelve a los orígenes. Menos moñitos y más bufandas.

El regreso

novena temporada de doctor whoDespués de abandonar el campo minado, el Doctor sabe que lo espera una cita que probablemente le cause la muerte y después de enviar su testamento se retira a meditar para prepararse. La calma y el silencio no es nunca su estilo, por lo que cuando eventualmente Missy y Clara lo rastrean, irrumpen en su larga fiesta de despedida justo a tiempo para verlo entrar a un estadio de la Inglaterra medieval para batirse a un duelo amistoso frente a una audiencia enloquecida. Tocando una guitarra eléctrica. Sobre un tanque.

Es quizás la primera vez que realmente vemos al Doctor de Capaldi, ya no es el niño caprichoso de Matt Smith ni el atormentado por su pasado de Tennant sino un shakespiriano rockero envejecido que aunque conserva parte de esa furia rebelde está algo cansado de salvar al mundo sólo para verlo volver a caer. Capaldi tiene un entrenamiento actoral que lo pone un escalón por encima y por fin parece tener guiones que exploten ese talento, algo que se pone en evidencia al pasarse un episodio entero encerrado en un laberinto sin más compañía que la silenciosa criatura que lo acecha, un desafío para cualquier actor que él convierte en uno de los momentos más altos de la temporada.

El eje de la novena temporada de Doctor Who no sólo tiene una relación directa con el especial del 50vo Aniversario al revisitar el acuerdo con los Zygon y el destino de Gallifrey, lo veremos tomando responsabilidad por acciones del pasado ya sea para corregirlas como para defenderlas. En esta temporada conoceremos algo sobre el híbrido, la mítica criatura descendiente de dos razas guerreras que los Señores del tiempo han anunciado que destruirá el universo y que por algún motivo todos creen que el Doctor conoce su identidad, lo que lo convierte en un blanco tanto para enemigos como aliados. Aunque se resiste a revelar lo que sabe, también parece más dispuesto que otras encarnaciones a romper las reglas para lograr lo que quiere, porque finalmente ha decidido que ya no está en deuda con el universo.

Quizás lo beneficie la comparación con la decaída historia más reciente pero este año la serie alcanzó niveles de calidad muy destacables no sólo desde las historias sino también desde la producción, algo que muchas veces este programa parece descuidar un poco, escudándose en su limitado presupuesto. Fue una temporada de cambios importantes y cierre de historias, con Clara Oswald en un mejor nivel pero aún muy lejos de la calidad de Capaldi por lo que sigue funcionando más como ancla que como motor. Fue un acierto entonces limitar sus apariciones, prefiriendo las aventuras en solitario del Doctor o reemplazándola por Ashildr/Me, a diferencia de otras épocas donde se la forzaba a entrar en situaciones que no encajaban con su personaje y aunque creo que  tuvo una despedida demasiado grandilocuente, que finalmente abandone la serie me genera expectativas para la próxima temporada.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Series

Trending

Arriba