Conectate con nosotros

Alta Peli

El final de The Newsroom en HBO: Periodistas, idealismo, polémica y despedida

Series

El final de The Newsroom en HBO: Periodistas, idealismo, polémica y despedida

The Newsroom tuvo uno de los inicios más prometedores allá por 2012: Will Mc Avoy (Jeff Daniels) lanzaba un sorprendente discurso sobre por qué EE.UU no era el mejor país del mundo. Y nos dejó estupefactos. Infinidad de palabras en 5 minutos a una velocidad que requería de todos nuestros sentidos y con una cantidad de “verdades” de esas con las que Aaron Sorkin se siente cómodo. Lo recuerdan?

The Newsroom (Epic Opening Scene) from Lance Masina on Vimeo.

Gustos aparte (amo esta serie) The Newsroom nunca sació por completo las necesidades de HBO, sus 2 millones de espectadores semanales (más adentradas las temporadas se conformaría con 1,6 millones) no serían un boom pero tampoco es una cifra deleznable. El tema es que HBO se rige por otros códigos: una serie tan cara requería que al menos todo el mundo hable de ella. Y no sucedió. Encima, la crítica mundial la destrozó: mirá si van a halagarlos cuando el show cuestiona su trabajo (un diálogo lo dice: la critica televisiva no le importa a nadie).

Parece que a HBO sí le importa, porque sumado al conflictivo método de trabajo del ganador del Oscar por La Red Social (perdieron mucho dinero regrabando escenas, retrasando el rodaje, cerrando la temporada 2 con un capítulo menos porque a Sorkin no le gustaba el desarrollo de algunas tramas, eliminando la participación de Patton Oswalt) decidieron que la 3º temporada será la última.

Y es este final en sólo 6 capítulos el que llega a modo de despedida para con todo el equipo de la ficticia cadena de noticias ACN que dio una visión del periodismo tan idealista como crítica.

¿Por qué pensar que sólo han sido tres temporadas en lugar de maravillarme porque he trabajado tres temporadas con el gran Aaron Sorkin? Si a los 21 años alguien me hubiera dicho que esta iba a ser mi carrera, que a los 59 iba a conseguir esta calidad en mi trabajo, no me lo habría creído

Dice Jeff Daniels, por cuyo Will McAvoy (figura principal de la cadena ACN) obtuvo el premio Emmy como actor protagónico (un galardón que todos creíamos en manos de Bryan Cranston, Kevin Spacey o John Hamm).

Lo cierto es que esperábamos al menos un par de temporadas más y aunque no está mal finalizar en la tercera, no es lo habitual.

Sorkin -luego de más fracasos que éxitos en la pantalla chica- dice que este podría ser su último trabajo en TV. Es que en persona escribe una a una las millones de palabras que recitan sus personajes durante cada uno de los episodios. Nada de guionistas que lo ayuden, así ese trabajo extenuante le dificulta la labor en la pantalla grande; y no es un tipo que tenga obligación de estar atado años a una serie.

The Newsroom finalizará el camino en TV del hombre que diera joyas como The West Wing (donde hizo lo mismo que aquí pero con la política), Studio 60 (esa maravilla incomprendida sobre la realización de un show televisivo) o Sports Night (en el mundo de las noticias deportivas). Te vamos a extrañar, Aaron.

Pero digamos la verdad: (el ego de) Sorkin está dolido por cómo han tratado su obra, si hasta pidió disculpas públicas el año pasado porque nunca quiso dar lecciones a los periodistas que venera y claramente todos entendieron que lo estaba haciendo.

Es que ACN es ese canal que no existe. Si es que existe, por favor díganme dónde que lo sintonizo y prometo no hacer zapping nunca más en la vida. Es ese lugar lleno de periodistas a los que les importa la noticia y no el rating, que luchan por llevar a los ciudadanos la visión más objetiva de los hechos, que no ven la noticia como un show sino como una responsabilidad que requiere todo de ellos.

The Newsroom es ficción sobre esa ficción llamada el cuarto poder. Es el cómo debería ser y no es. Idealismo puro. Es reivindicación de un rol que se tiene que enfrentar a las corporaciones e intereses financieros de los dueños de los medios. Crítica despiadada.

La primera temporada usó casos reales (uno por episodio) para que los periodistas de la redacción hicieran su trabajo, su magia. Mientras se desarrollaban conocimos la forma de laburo de un noticiero con todos sus aciertos y errores. La segunda cambió el esquema y usó un conflicto para desarrollarlo toda la temporada (un caso que ponía a estos periodistas en el borde del escándalo, de lo peor que les puede pasar: perder la credibilidad; se basaron en un hecho real ocurrido durante la guerra de Vietnam que puso en jaque el trabajo de CNN). Y en medio, un ida y vuelta de relaciones amorosas entre personajes que prácticamente viven en el trabajo (y que llevó a catalogar la serie como el Grey’s Anatomy del periodismo, lo que les dolió ese rótulo)

La tercera temporada, la final, arranca unos meses después de ese “Incidente Génova”, con el programa de noticias y sus miembros tratando de recomponer la relación con el público. Volvemos a tener un caso no ficticio como hilo argumental (el atentado durante la maratón de Boston en abril de 2013).

Informan sobre el caso pero en el mejor estilo The Newsroom, ese que no deja de valerles críticas: dan la noticia más tarde que el resto de las cadenas, cosa que no les importa porque necesitan confirmaciones y no especulaciones (habráse visto), sin prestar atención a twitter esa red social en auge que tiene las primicias que antes eran de la tele (“¿Qué cadena seria se basaría en twitter para dar una noticia?” se pregunta el personaje de Emily Mortimer, y da ganas de gritarle ¡vení a mi país y fijate!)

Durante el desarrollo del caso aparecerán las 3 líneas que nos llevan al final definitivo: una filtración de documentos (muy similar al famoso Caso Snowden) podría llevar a Neal (Dev Patel) a la cárcel tirando por la borda cualquier intento de resurgimiento del equipo periodístico; Sloan (Olivia Munn) descubre que el futuro de la empresa es bastante negro; y los preparativos de la boda entre Mac y Will se llevan a cabo al tiempo que él busca seguir su correcta línea editorial aunque la audiencia le dé la espalda.

Todo amenizado, claro, con peroratas ágiles de las que tan bien le sientan a Aaron Sorkin, romances, personajes súper inteligentes, de esos que se las saben todas y muchos (pero muchos) cuestionamientos éticos.

HBO despide así su tercera gran serie en poco tiempo. Primero le dijo adiós a True Blood tras 7 temporadas, luego le tocó a Boardwalk Empire en su quinto año, y ahora es el turno de The Newsroom que cerrará su ciclo desde el próximo domingo 23 de noviembre a las 21hs.

Estaremos para despedir a nuestros (inexistentes) periodistas favoritos.

1 comentario

1 comentario

  1. Alvaro

    14/11/2014 en 13:22

    Excelente serie. Me la recomendaron hace un año y ahora contaba los segundas para el estreno del «tercer acto»… Muy buena review Cristian

Deja un comentario

Más en Series

Arriba
Salir de la versión móvil