Conectate con nosotros
El Paraíso el paraíso

Series

El Paraíso, E.R conubano

El Paraíso, E.R conubano

El Paraíso es una miniserie dramática realizado con apoyo por el Plan de Fomento del INCAA para series de Ficción en TV con dirección de Sabrina Farji. Se emitió por la televisión pública en 2011 donde fue nominada a los Martín Fierro y luego recorrió canales regionales de todo el país. En octubre del 2015 fue reemitida por 360TV y también está disponible para ver online en la plataforma CDA

el paraiso el paraísoEs un poco extraño reseñar una miniserie de varios años, pero el hecho de que fuera re-emitida a pesar de no haber tenido un gran éxito de rating en su paso por la TV Pública es un indicio de que vale la pena al menos prestarle atención, recordando lo engañoso que puede ser una medición metropolitana en un canal nacional con escasa o nula difusión de sus productos por fuera de su propia pantalla.

El Dr. Carlos Azhar, (interpretado por Alejandro Awada en un registro totalmente opuesto a su impactante Arquímedes Puccio) ama su trabajo, pero es justamente esa dedicación lo que provoca que su segunda esposa le exija que abandone el departamento que comparten. Al encontrarse sin dinero ni lugar donde dormir, se ve obligado a aceptar hacerse cargo temporalmente de una guardia semanal en El Paraíso, una sala de atención primaria diseñada para representar a muchas otras con una realidad muy parecida en un barrio genérico del conurbano bonaerense bastante alejado de su tranquila vida de clase media porteña. Comparte el viaje en auto con quién será su mano derecha, una sobreexigida enfermera y estudiante de medicina (Agustina Cherri) que ya lleva varios meses en El Paraíso y no recibe una buena primera impresión del recién llegado. Desde el principio lo acusa de cargar con prejuicios y no entender que los problemas y pacientes que reciben en esa guardia no son los mismos que él está acostumbrado a tratar. Sin embargo ella también es un poco extranjera en el barrio, a diferencia del resto del equipo compuesto por un alegre camillero con su familia a cargo y una madura partera que parece conocer la historia de todo el mundo y preocuparse por sus problemas como si fueran propios.

Pero Azhar no es Greg House. Resolver los casos médicos no 942 el paraísoson fundamentales para la historia ni los protagonistas se llenan la boca con palabras extrañas para hacerlos parecer más inteligentes. La historia de El Paraíso no es sobre erudición sino sobre entrega y compromiso, sobre sacrificios y esfuerzo. Cada persona que entra en esa guardia carga un peso mayor que una dolencia física y a veces necesitan más una palabra amable que una inyección. Los problemas de los pacientes que acuden en busca de ayuda les sirve a los trabajadores de la sala como espejos de sus propios conflictos, empujando una a resolución que tendrán que enfrentar aunque no quieran. No tardamos mucho en aprender que cada uno esconde incluso de sus compañeros un pasado y un presente doloroso que se filtra de a poco a la superficie haciendo que eventualmente las defensas se agrieten y contrariamente a lo que cada uno esperaba, el mostrarse vulnerable logra que el grupo de trabajo vaya mutando en algo parecido a una familia. Son estos personajes con sus dobleces lo realmente interesante de este programa, al verlos interactuar con guiones fluidos y creíbles no sólo generan una empatía rápida con los espectadores sino no pierden tiempo en presentaciones retóricas de los personajes. Nadie nos cuenta como son, los vemos actuar y es con su comportamiento que descubrimos sus rasgos principales al mismo tiempo que avanza la acción. Cada episodio balancea la atención entre la historia principal de esa noche con tramas que se van desarrollando en segundo plano para luego cobrar protagonismo en alguna semana siguiente.

El Paraíso habla de marginalidad sin estigmatizar, muestra a quienes la viven a diario como productos de su contexto que hacen lo que pueden con lo que tienen y no siempre con esperanzas de mejorar. Lo que abundan en esta propuesta son los grises, los que hacen algo malo con buenas intenciones y algo bueno por motivos no tan altruistas. A su vez refleja algo real de la vida de los trabajadores de la salud y es la necesidad de recurrir al humor para poder sobrellevar algunas situaciones demasiado dramáticas o estresantes que de otra forma podrían dificultarles tomar decisiones difíciles con segundos para analizarlas

Conclusión

El Paraíso pasó más desapercibida de lo que merecía. Si bien se notan algunas cuestiones de presupuesto que repercuten en la realización y algunas historias parecen resolverse demasiado rápido o fuera de cuadro, su ritmo no decae casi nunca y todo el tiempo está sucediendo algo interesante al punto de dejar la sensación de necesitar algún episodio más. Ninguno de los personajes es chato, todos tienen algo para contar y tanto sus actos como sus pequeñas transformaciones son verídicas. En todo caso lo que resulta mas lamentable es que algunas de esas promesas de historias no tengan tiempo de explayarse, quedando insinuadas pero sin muchos detalles, quizás a la espera de una segunda temporada que nunca sucedió.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Series

Arriba