Series
0 comentarios

Tienen que ver Happy Valley: la Fargo british

Nota por el14/01/2015
 

Happy Valley es una serie inglesa de esas que siempre necesitamos tener a mano: corta, adictiva, brillante. Les aseguro que está entre lo mejor de los últimos años.

2 temporadas de 6 episodios. En la primera temporada presenciamos un secuestro con consecuencias inesperadas en el pueblo del título y que pondrá a la investigadora del caso (Sarah Lancashire en una interpretación soberbia) cara a cara con el hombre que destruyó su familia (un sorprendente James Norton).

Happy Valley … best left alone?

Por qué ver happy Valley

La oficial Catherine Cawood tiene una pesada historia cargando en sus espaldas: su hija murió hace tiempo dejando heridas que jamás cicatrizaron, su otro hijo no le dirige la palabra, está divorciada, vive con su hermana ex drogadicta, debe criar a su nieto (hijo de aquella muchacha fallecida). Es la encargada de mantener el orden en ese “Valle Feliz” que no es más que un nombre, pues a minutos de iniciada la serie comprobarán la ironía de que nada es perfecto en ese pueblito de West Yorkshire.

El secuestro de la hija de un importante hombre de negocios vendrá a revolucionar todo. Pero no estamos ante un misterio: Happy Valley devela de entrada quiénes y por qué realizaron tal acto. Durante los siguientes episodios observaremos cómo el hecho se complica y se enmaraña hasta casi no encontrar salida, arrastrando a los personajes a traspasar todos los límites morales y ver el pasado acechar provocadoramente.

happy valley bbcLa serie de BBC que tenemos disponible en Netflix maneja a la perfección el suspenso y obtiene un drama crudo, cruel y desgarrador. Pone a la vista dramas familiares, investigaciones policiales y, sobre todo, personas que se equivocan y que en sus errores van a afectar a otros de maneras inesperadas.

Nacida como miniserie y luego -debido al suceso que resultó- renovada para una segunda temporada, tiene el mérito de no alargar las tramas más de lo justo y necesario: Happy Valley es clara, concisa y realista. Y en ese “realismo” (duro, sucio) es que la serie logra diferenciarse de Fargo (sea la película o la serie) con la que comparte el inicio: un secuestro en las manos equivocadas que va a hacer agua por todos los rincones.

Happy Valley (creada por Sally Wainwright) atrapa e inquieta gracias al excelente ritmo, a la imperfección de sus personajes, a un sadismo y violencia que se respira en cada plano. Todo acompañado por una puesta en escena impecable y una banda sonora que eriza la piel a cargo de Ben Foster (Prometheus).

Descubran Happy Valley, tan simple, tan atrapante, tan británica. Véanla antes que a los norteamericanos se les ocurra adaptarla y hagan un completo desastre.


Visiten otros “Tienen que ver…”: My Mad Fat Diary – In The Flesh – River –  Doctor Foster – Ray Donovan – The Same Sky – Y hay muchos más.