Conectate con nosotros

Alta Peli

The Boys o cómo explicar el mundo con superhéroes

Series

The Boys o cómo explicar el mundo con superhéroes

Una mirada a las temáticas de la serie de Amazon Prime, cómo The Boys nos invita a repensar nuestra realidad a través de un medio poco usual: los superhéroes.

La serie de Amazon no es solamente un festival de tripas y humor negro, es momento de analizar The Boys o cómo explicar el mundo con superhéroes.

Concebida principalmente como una crítica hacia la administración Bush y la doctrina del terror que supo inocular al mundo a través de la infame guerra preventiva, The Boys fue un comic que vio la luz entre 2006 y 2012. En sus páginas plagadas de brutalidad gráfica más una historia que buscaba romper los paradigmas y los tropos respecto a los superhéroes, nos encontrábamos con una trama que buscaba dar un paso más allá respecto a las historias que se contaban sobre los dioses entre nosotros. La serie no se queda atrás, y redobla la apuesta.

The Boys o cómo explicar el mundo con superhéroes

Si bien es imposible hacer hincapié en cada arista de la trama, vamos a poner el foco en las cuestiones más relevantes respecto de la misma. Se destaca, por encima de todas, la facilidad con la cual la serie aborda cuestiones que no solamente quedan en la sátira y en el chiste de humor negro, pues busca la reflexión junto a la crítica.

Hace un tiempo, Seth Rogen explicaba cómo las películas de Marvel eran comedias de millones de dólares. Sin entrar en criticas hacia el poderoso universo cinematográfico de la Casa de las Ideas, es indudable que las cintas marvelitas son entretenidas, pero no intentan ir más allá de eso, son un sándwich de milanesa que devoramos con ganas y que sacia solo momentáneamente. The Boys apunta a todo lo contrario: busca que su audiencia -sobre todo la estadounidense- reflexione sobre la realidad en la que está inmersa, es un «te lo explico con superhéroes a ver si entendés la gravedad de lo que está pasando».

Es por eso que no deja de sorprender la sincronía con la que la serie aborda temas que no dejan de ser noticia una y otra vez en el territorio estadounidense. La producción de Amazon busca retratar la realidad y sus problemáticas a través de gente con super poderes.

Por medio de la inclusión de Stormfront (Aya Cash), la serie empieza a disparar críticas hacia los sectores más rancios de Estados Unidos; como si de una ametralladora satírica se tratase, la trama aborda la cuestión del racismo, la industria del terror, la xenofobia, la supremacía blanca, la iglesia, el control a través del miedo, la forma en que las empresas manipulan a las masas a través del odio, el progresismo como mera arma para vender, la adecuación del discurso según lo que el mercado pida. Podríamos seguir enlistando temas tales como el narcisismo, la dependencia emocional, el ego y un largo etcétera.

Hollywood y las medidas que toman hacen creer que todo se resuelve fácilmente, que el racismo se soluciona premiando a Green Book, que el remedio para la homofobia es poner mas personajes homosexuales por el solo hecho de que estén ahí, como piezas de ajedrez listas para ser dispuestas en el tablero según lo requiera la industria del consumo. Sacrificios que son necesarios en pos de un solo objetivo: vender más.

The Boys o cómo explicar el mundo con superhéroes

The Boys retrata claramente lo forzado de algunas situaciones de la industria hollywoodense y lo ridículas que llegan a ser si el propósito es solamente adecuar el discurso con el fin de recaudar más, como solicita el mercado. ¿La gente pide más inclusión? Aquí tienen personajes que suplan esa demanda. ¿#OscarsSoWhite? Tenemos que nominar más actores afroamericanos. ¿La lucha por los derechos de la mujer es tendencia? Entonces agreguemos tramas con perspectiva de género que aborden esas cuestiones, pero sin demasiada profundidad, no vaya a ser que los sectores más reaccionarios se enojen y vendamos menos.

Con esto no quiero decir que la inclusión esté mal y no sea necesaria, ¡por supuesto que es necesaria! Bienvenidos sean todos los puntos de vista y todos los cambios que sean menester con el fin de que nadie se quede excluido. Abrazo los cambios pues quedó demostrado que la industria actual ha quedado añeja, a tal punto que el olor a putrefacción nos empieza a marear y es momento de cambiar las tornas.

Pero el remedio no es tan fácil como solamente nominar a actores de determinado color de piel o género una temporada y listo, eso es tapar la gotera con un pedazo de cinta que va a salirse en cada ocasión de lluvia. Es necesario un cambio de raíz. Es aquí donde The Boys pone la crítica, algo que Hughie (Jack Quaid) entendía cuando Butcher (Karl Urban) y los muchachos proponían únicamente asesinar a todos los superhéroes, como si eso fuera a cambiar algo, ¿muerto el perro se acaba la rabia? No es tan simple.

Un cambio verdadero -en todo aspecto de la vida- se genera con propuestas con fondo y forma, no con parches para suplir la demanda del público o lo que la situación amerite solo para salir del apuro; una problemática gigante necesita una solución acorde, no una respuesta impulsada por el miedo a quedarse fuera del mercado o recibir críticas en redes sociales.

Aquí también, ¿creías que estabas lejos?

En una escena clave de la segunda temporada, Stan Edgar le explica a Butcher como Stormfront es buena haciendo enojar a la gente, y por medio de ese enojo, Vought puede cristalizar sus planes comerciales manipulando al pueblo con mensajes de odio, enojo y miedo.

El odio como arma para manipular masas es un medio que han sabido usar grupos a lo largo de la historia para lograr sus objetivos. Bush lo usó para saquear medio Oriente a su antojo y lograr la reelección, si buscamos un caso más reciente aun, podemos mencionar la forma en que Donald Trump llegó a la presidencia: su discurso plagado de mensajes racistas, misóginos, xenófobos y conservadores despertaron el odio interno de la gente, quienes pensaban que la inseguridad o la desocupación son culpa de los extranjeros o de los que tenían un color de piel diferente.

Los superhéroes de The Boys también supieron usar el odio como herramienta coercitiva para lograr sus objetivos: cabe destacar cuando Homelander (Antony Starr) creó los superterroristas buscando que el Congreso autorice a los super a formar parte del ejercito y así pelear en el extranjero en las distintas guerras (emulando a Watchmen y Dr. Manhattan), o con la verdadera causa del bañó de sangre en la sesión donde Jonah Vogelbaum iba a declarar en contra de Vought.

Si buscamos extrapolar el mensaje podemos trasladarnos hacia nuestro país. Basta con tomarnos la molestia de analizar la forma con que algunos sectores foguean el odio, abrir un rato Twitter y observar los miles de mensajes bañados en rencor, las marchas que, escudadas tras un mensaje de supuesta libertad, dejan escapar el odio con tanta soltura que resulta llamativo. Un odio que un determinado sector sabe utilizar como combustible para su máquina, pero eso es harina de otro costal.

Podríamos seguir desmenuzando todos los tópicos que aborda The Boys, tales como los vínculos emocionales, la falta de amor propio (o la abundancia del mismo), las críticas a la iglesia y demás, pero terminaríamos escribiendo infinitas páginas al respecto.

Lo cierto es que detrás de la sátira, el humor negro, los superhéroes, las tripas y la sangre, se esconde una crítica real a la industria del consumo, una crítica que además invita a pensar sobre lo importante que es la inclusión verdadera y no la que es un burdo mecanismo de venta. Una crítica que impulsa a pensar que la solución nunca saldrá del mismo lugar del que nació el problema, el fuego no puede curar y lastimar al mismo tiempo.

Esta The Boys o cómo explicar el mundo con superhéroes nos invita a dudar de aquellas soluciones fáciles, de quienes proponen remedios simples para problemáticas complicadas, poniendo sobre la mesa una cuestión interesante: ¿y si todo el cambio impulsado por algunos sectores es en realidad para que nada cambie?

The Boys se encuentra disponible en Amazon Prime Video.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Series

Arriba
Salir de la versión móvil