Conectate con nosotros

Tienen que ver Little Fires Everywhere: maternidad en conflicto

ver little fires everywhere

Series

Tienen que ver Little Fires Everywhere: maternidad en conflicto

Tienen que ver Little Fires Everywhere: maternidad en conflicto

Al ver Little Fires Everywhere nos enfrentamos a una mirada crítica de la maternidad y el arte.

Es la madre ejemplar, capaz de balancear una carrera como periodista y la crianza de cuatro hijos en esa enorme casa suburbana que mantiene impecable. Al menos es lo que cree de sí misma Elena Richardson (Reese Witherspoon), hasta que la llegada de una nueva familia al barrio le haga poner algunas de esas ideas en perspectiva.

La disrupción del orden establecido es Mia Warren (Kerry Washington), una artista plástica que recorre el país con su hija adolescente a cuestas y tomando trabajos menores, los cuales a duras penas les permiten subsistir mientras ella se concentra en su arte. Pero lo que durante la infancia fue un modo de vida aceptable, comienza a convertirse en una pesada carga para su hija Pearl, quien comienza a cansarse de las mudanzas continuas y la imposibilidad de poder estrechar lazos. 

Por motivos que no puede revelar en voz alta ni a sí misma, Helena acepta alquilarles un lugar donde vivir aunque no cuentan con los requisitos que habitualmente exige. Así inicia una relación entre ambas familias que eventualmente las llevará a entretejerse mucho más profundamente de lo que hubieran esperado en un principio.

Pequeños fuegos por todas partes = una gran fogata

donde ver little fires everywhere ver little fires everywhere

En Little Fires Everywhere no es fácil establecer un protagonismo ni una perspectiva en la narración. Ambas situaciones van rotando según la conveniencia del guion para ofrecer más de una mirada sobre los temas principales que recorre, con un ritmo narrativo que va revelando las cantidades justas de información a cada momento, manteniendo la atención atenazada permanentemente.

Es la sumatoria de pequeñas partes lo que hace de Little Fires Everywhere un conjunto tan potente que nunca se enreda ni pierde el rumbo, por más hilos que extienda. Cada personaje tiene una importancia para la trama y, una vez que aporta lo que necesita, se corre para no estorbar el avance del resto, aunque eso implique no profundizar más en alguno de sus conflictos o facetas. Siempre está claro cuáles son los temas que más le interesa desarrollar y cuáles solo aportan contexto.

Siendo que la maternidad es uno de esos temas principales, la dupla de Mia y Helena lleva adelante el mayor peso narrativo en Little Fires Everywhere, enfrentando dos modelos antagónicos no solo de crianza sino ante la vida en general.

Con sus privilegios desde la cuna, Helena pueda permitirse no tener que cuestionarse demasiado el rígido y ordenado esquema donde es la rectora de cada detalle de la vida de su familia. Todo pasa por el tamiz de su aprobación, aunque no tenga necesidad de decir en voz alta lo que considera válido o incorrecto. Enfrentada a ella, Mia carga con fuertes conflictos personales que la llevan a mantener una relación aparentemente más abierta con su hija, pero cargando un permanente miedo a perderla producto de secretos sobre su pasado con los que aún no pudo hacer las paces.

Ninguna de ellas tiene la razón en todo ni hace todo bien; cada cual a su manera carga el trauma de sus propias experiencias. Recién al confrontar entre sí pueden por primera vez empezar a tomar conciencia de sus errores y deseos.

Por qué ver Little Fires Everywhere

ver little fires everywhere

Quizás uno de los puntos más interesantes al ver Little Fires Everywhere es que casi nunca se para en una posición aleccionadora, por más que no es tibia con la crítica que le hace a los roles familiares y a los conflictos raciales o de clase que la familia Richardson creen superados, pero que Mía y Pearl sienten en carne propia a diario.

Tomando una mirada no tan obvia, la miniserie expone el racismo bien intencionado de esta familia de clase media acomodada. Cada miembro considera haber superado todo conflicto por aborrecer las capuchas blancas y celebrar que la nena tenga un novio afrodescendiente. De clase media y estrella del equipo escolar, eso sí, porque si se trata de una mujer durmiendo en su auto mejor mandarle a la policía por las dudas.

Cuando necesita tomarse un respiro de sus reflexiones sobre el significado de la maternidad o los privilegios de cuna, para que no sea todo crítica social, es capaz de dedicar un capítulo entero a exponer su idea de lo que significa ser artista y el proceso de autoconocimiento al que considera tan o más importante que el perfeccionar una técnica. Porque una obra donde no se quede un pedacito del alma de su artista, nunca alcanzará la grandeza.

Little Fires Everywhere no suelta a su público ni por un instante, construyendo personajes carismáticos y situaciones dramáticas con las que empatizar aunque no sean particularmente cercanas. Cada detalle parece justificado y siempre deja con ganas de un poco más.

¿Dónde ver Little Fires Everywhere? En Amazon Prime Video


Visiten otros «Tienen que ver…»: SuccessionTales from the LoopLiarShow me a Hero Modern LoveCrítica de The Honourable Woman – Y hay muchos más

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Series

Trending

Arriba