Noticias

Spielberg y el uso del plano secuencia

Nota por el 19/05/2016
 

El plano secuencia, hoy por hoy, es una técnica a la que apelan varios directores. Están aquellos que sostienen escenas enteras de 5 minutos en un solo plano y hasta hay casos extremos de una película entera hecha sin cortes. Tal es la obsesión con esta técnica que hasta hay directores que quieren sostener escenas o películas completas en planos secuencia que no lo son tanto, sino que son varios planos cosidos entre sí mediante efectos visuales o ingeniosos movimientos de cámara para que el resultado parezca en realidad hecho en un solo plano.

No obstante, no vine a escribir sobre eso (es más, ya lo hice en un artículo anterior), sino que les quiero escribir sobre alguien que utiliza el plano secuencia, pero apuntando a mantener la técnica invisible, y es la persona que menos se espera: Steven Spielberg.

Un caballero llamado Tony Zhou armó un video en el que detalla cómo Spielberg ha utilizado el plano secuencia en sendas ocasiones a lo largo de su carrera. Zhou se expande diciendo que la técnica tiene un límite en donde deja de ser narración y pasa a ser una simple proeza técnica, y una vez cruzado el mismo los directores compiten entre sí por ver quien lo tiene más largo… el plano secuencia claro está.

Spielberg, por otro lado, no lo hace, y aunque ha incurrido ocasionalmente en el pecado de querer que se note el plano sin cortes, la mayoría de las veces lo utiliza como una efectiva herramienta narrativa que pasa completamente desapercibida cuando se la ve por primera vez en la pantalla. A continuación los 6 pasos que muestran la relación entre Spielberg y el uso del plano secuencia.

Mové a los actores 

No tengas a los actores congelados en una misma posición. Hacé que se muevan a lo largo de la escena. Planificá los movimientos de los actores como si de una obra de teatro se tratase y luego incorporá la cámara dentro de la acción.

Mové la cámara

En directa correlación con el punto anterior. Podés hacer que siga el movimiento de los actores: alejándose, acercándose, moviéndose para arriba, para abajo o hacia los costados. No obstante, si podes encontrar una manera de hacerlo sin mover la cámara, tanto mejor.

Si tenés que meter efectos hacélo en el plano general 

Simplemente porque el espectador nota mucho la diferencia entre un actor reaccionando ante algo que está ahí o ante algo que no lo está y se lo tiene que incorporar mediante efectos visuales.

Siempre filmá un inserto

Aun si el plano sin cortes te salió de 10, no es excusa para ser confiado. Filmá un inserto o dos para poder ajustar el ritmo en montaje o si tenés dos tomas y querés unir el principio de una con el final de la otra, este inserto te sirve de nexo. Cierto, corres el riesgo de que se pierda la magia, pero la idea es permanecer lo más invisible que se pueda.

Meté muchos planos en uno solo

Trata de meter varias composiciones de cuadro en el mismo plano. Es decir, de planos generales, a planos medios, a primeros planos. Por ejemplo en Los Cazadores del Arca Perdida cuando se introduce a Marion en el concurso de bebida, la cámara hace un acercamiento, dos planos medios y un plano detalle todo en el mismo plano.

No te quedes largo tiempo 

Donde muchos otros directores buscan hacer su plano secuencia lo más largo posible, Spielbergo no pasa de los dos o tres minutos; lo suficientemente largo como para que se desarrolle una escena, pero lo suficientemente corto para mantener la fluidez del ritmo.

Asi es Spielberg y el plano secuencia. A continuación, si te das maña con el inglés, te adjuntamos el video donde Tony Zhou lo explica en detalle. ¿Te viene a la mente alguna escena Spielbergiana que aplique esta teoría? Hacénoslo saber en los comentarios.

Dejanos un Comentario

Comentarios