Noticias

Tienen que ver GLOW: las damas del catch

Nota por el 16/08/2017
 

Aprovechando la onda nostálgica, tienen que ver GLOW. Una serie lejanamente inspirada en el programa real de fines de los ochenta, donde por primera vez un elenco enteramente de mujeres se animó a un género que nunca les dio mucho lugar.

¿De qué va?

Después de varias audiciones frustrantes y cansada de solo recibir ofertas para hacer de secretaria o esposa, una joven actriz con aspiraciones de interpretar papeles serios, está al borde de rendirse en su sueño de actuar. Justo en ese momento, es invitada a una misteriosa cita en un gimnasio para una audición de la que apenas sabe que buscan “mujeres poco convencionales”, y que no es porno.

Allí la esperan un montón de mujeres y un extraño director semiconocido en el cine clase B, quien está planeando un programa de televisión de catch femenino: se inicia así una serie de pruebas para seleccionar al elenco definitivo, desafío que será sólo el primero de los muchos que deberán enfrentar para lograr que el programa salga al aire.

Por qué ver GLOW

Aunque hace tiempo que fue reemplazada por otras formas de entretenimiento, hubo épocas donde la lucha libre fue extremadamente popular: los últimos años de la década del ochenta fueron quizás el último de esos puntos altos de éxito. Era el momento justo para que surgiera GLOW, Gorgeous Ladies of Wrestling (Las Hermosas Damas de la Lucha Libre), invadiendo un mundo hasta entonces dedicado a los varones.

critica de glow netflix

Esta serie se inspira en ese grupo real, rescatando algunos de sus personajes, y contando su propia historia sobre los desafíos que enfrentan las actrices debajo del ring para lograr que el programa salga al aire. Utiliza una gran dosis de comedia, aunque sin anular el trasfondo dramático sobre el que construye a sus personajes y las situaciones que enfrentan. Todo lo contrario: el humor ayuda a remarcarlo.

Además de la pre-producción del programa y la convivencia entre el dispar elenco de actrices en formación, uno de los ejes principales de la serie recae en la relación entre las dos estrellas del programa: dos mujeres (interpretadas por Alison Brie y Betty Gilpin) que solían ser amigas pero tienen una pelea fuerte al principio de la historia, la cual pone a una de ellas de regreso en la actuación, y a la otra en un camino de búsqueda de redención. Cada una enfrenta el desafío del programa a su manera, funcionando muchas veces como contrapeso una de la otra, viéndose forzadas a encontrar el balance que les permita trabajar juntas en una actividad que depende completamente de la confianza mutua, aunque fuera del ring no se puedan ni sostener la mirada.

Varios de los otros personajes tienen su momento para mostrarse, pero no dejan de formar parte del entorno. Solo Sam, el director (Marc Maron), alcanza algún grado de tridimensionalidad además del dúo de protagonistas, algo que -teniendo en cuenta la corta extensión de la temporada- ayuda a contener y que no se desdibuje la historia en demasiadas líneas secundarias. 

ve glow

Detrás de una superficie de comedia liviana, se vislumbra un discurso que hace sospechar que la elección de época no es simplemente estética, sino necesaria para poder hablar en términos que quizás situándose en la actualidad no podría emplear. Es que el otro gran eje del show aparece cuando cada actriz necesita encontrar un personaje que representar en el ring, quedándoles claro rápidamente que el género les exige que sean caricaturezcos. Con una giro un tanto refrescante, GLOW no suaviza los estereotipos para evitar ofender, sino que los explota: le da a cada mujer herramientas con las que empoderarse y rastrear su propia identidad, mientras que al mismo tiempo -y de rebote- aprovecha a criticarlos. 

Si se deciden a ver GLOW, en Argentina pueden encontrar los diez episodios de la primera temporada en Netflix. Ha sido renovada para una segunda temporada en 2018.