Noticias

De tramposos y criminales: 5 grandes películas de Guy Ritchie

Nota por el 15/05/2017
 

Ya llegó a nuestras salas El Rey Arturo , la novena película como director del británico Guy Ritchie, en la cual se sumerge en el mundo medieval con resultados discordantes.

Ritchie, de 48 años, es el ex esposo de Madonna, quien desde pequeño se vio aquejado por la dislexia y acudió a un colegio especial, arrancó rodando publicidad y cortos de ficción, entre ellos The Hard Case (1995), un primer título que ya mostraba su habitual ambiente criminal.

Hace unos días se confirmó que Guy Ritchie, aunque usted no lo crea, sería el encargado de dirigir el live-action de Aladdin, anunciada con el título provisional de ‘Genios’, el director ya está trabajando codo con codo con el guionista John August, la pluma detrás de El Gran PezEstá claro que el éxito asegurado que conlleva el nombre de Disney fue el motivo de más peso en la decisión, pero Ritchie confesó en una entrevista las razones personales por las que quiso embarcarse en una aventura tan alejada de sus trabajos previos:

Tengo cinco hijos. Sé más de películas infantiles que de cualquier otro tipo y, a la vez, sé más sobre las películas de Disney que de cualquier otra compañía. Así que este terreno me resulta muy familiar.

Ahora a lo que vinimos, elegir las 5 grandes películas de Guy Ritchie:

El Agente de C.I.P.O.L. (2015)

Basada en la serie de televisión estadounidense emitida por la NBC en los años 60. La serie trataba de dos espías pertenecientes a una organización internacional: el estadounidense Napoleón Solo (Robert Vaughn) y el ruso Illya Kuryakin, interpretado por David McCallum (si, de acá sacaron el nombre para su banda Dante Spinetta y Emmanuel Horvilleur). Leo G. Carroll interpretaba a Alexander Waverly, un británico que estaba a cargo de C.I.P.O.L.

La adaptación cinematográfica iba a estar originalmente a cargo de Steven Soderbergh, sin embargo fue Guy Ritchie quien trasladó El agente de C.I.P.O.L. a la pantalla grande. El resultado es una entretenida cinta de acción en la mejor tradición del cine de espías, aunque por el camino va perdiendo un poco la identidad característica de su director. No ayuda la nula química que existe entre Armie Hammer y Henry Cavill (el Sr. Superman), o la ausencia de un auténtico villano al que temer. Sin embargo, se deja ver y recrea a la perfección la década de los 60  acompañada por una gran banda sonora.

RocknRolla (2008)

Se sabe que RocknRolla no es tan buena como sus predecesoras, sin embargo es en la cual Ritchie vuelve a sus orígenes, a los estafadores de poca monta, a las casualidades y coincidencias desafortunadas y al ritmo frenético que deja sin aire a los protagonistas y al espectador. Es posible que tarde algo en arrancar y que entre tanto enredo se pierda un poco por el camino, pero lo cierto es que cuando arranca definitivamente nos callamos, disfrutamos y sonreímos.

La historia de un mafioso ruso que trama un acuerdo de compraventa ilegal de unos terrenos, movilizando muchos millones de dólares para él y su gente. En este caso de corrupción estarán involucrados varios personajes: Gerard Butler como One Two, un astuto mafioso que ha aprendido a jugar a dos bandas; Tom Wilkinson como Lenny Cole, un peligroso jefe mafioso que forma parte del viejo gremio de Londres, que está rápidamente perdiendo terreno ante la más acaudalada mafia extranjera; Thandie Newton como Stella, una inteligente y sexy contadora con contactos con el hampa, de la que está enamorado One Two; Idris Elba como Mumbles, socio de One Two; Chris Ludacris Bridges como Roman, un norteamericano que trata de introducirse en el ambiente musical de Londres y Tom Hardy como el apuesto Bob, antes de ser el loco Max de Mad Max: Fury Road.

Sherlock Holmes: Juego de Sombras (2011)

En el 2009  Guy Ritchie se metió en el universo de personajes de Sir Arthur Conan Doyle. Durante generaciones, Sherlock Holmes ha personificado el talento de ver más allá de lo evidente, y en esta saga de películas lo hará con Robert Downey Jr., uno de los pocos actores que, junto a Harrison Ford, pueden presumir de encabezar dos franquicias de gran éxito. La primera entrega fue bien recibida por la crítica y el público, con lo cual la llegada de una continuación era predecible.

En el 2011 se estrenó Sherlock Holmes: Juego de sombras y fue, quizás, lo que debió ser y no fue su predecesora. Conservando las virtudes de su primera parte, empezando por el motor de la función, el inconmensurable Robert Downey Jr. acompañado de Jude Law y la particularísima visión del plano y ritmo cinematográfico de Guy Ritchie.

Una película de acción de época con claras y visibles marcas tipicamente Ritchie: sucesión de situaciones como ráfagas, vértigo y humor, cámara lenta, planos detalles y explosiones.

En esta nueva entrega Ritchie nos llevará a recorrer Europa mientras perseguimos al siniestro Moriarty (Jared Harris). Elementalmente disfrutable.

Lock, Stock and Two Smoking Barrels (1998)

En 1998 Guy Ritchie escribió y dirigió su primer largometraje, Lock, Stock and Two Smoking Barrels (también conocida como Juegos, trampas y dos armas humeantes) con sólo 960.000 libras. La película recaudó 18 millones de libras sólo en la taquilla del Reino Unido.

Una historia que mezcla, con influencias de Quentin Tarantino, la comedia con la intriga criminal con un guión sólido y bien articulado. Debut del director pero también debut de algunos actores en la gran pantalla como Vinnie Jones o Jason Statham, antes de ser el héroe de acción millonario en el que se convirtió. Actuaciones soberbias, una trama que se enmaraña a medida que avanzan los minutos y termina desenredándose por sí sola, sumado a geniales gags, dan como resultado una gran película filmada con muy buen gusto, un ejercicio de estilo que le abrió las puertas del mundo a Ritchie.

Lamentablemente muchos vimos Snatch antes de Lock and Stock…, y por ello el orden de esta lista, una es innovadora y fresca, la otra repite fórmula y pone muchas más carne al asador.

Snatch (2000)

Si necesitas recurrir a una película para definir el cine de Guy Ritchie, no dudes, tenés lo que estás buscando en Snatch. El director y guionista toma las virtudes más destacadas de su ópera prima y las eleva.  Aquellos que buscaban constantemente compararlo con Tarantino empezarán a entender que Ritchie no busca parecerse al director de Pulp Fiction, busca un estilo propio, y con su segundo largometraje parece ser que lo logra (aunque a lo largo de su carrera por momentos ha perdido el rumbo).

Ladrones de diamantes, matones a sueldo, apostadores ilegales y gitanos peculiares, el submundo de las calles londinenses retratado con ingenio visual y estilo personal. El género criminal siempre presente en una autentica mezcla de adrenalina, tensión y humor negro.

Según Guy Ritchie muchas de las situaciones de la película sucedieron en la vida real y el las combinó para escribir la historia. Por ello, Snatch son piezas desordenadas de un rompecabezas que terminan adquiriendo una deslumbrante coherencia con uno de esos clímax que crean escuela.

Ritchie, de paso, consigue que Brad Pitt sume otro personaje inolvidable a su carrera. Una película imprescindible.