Conectate con nosotros

Alta Peli

Doblando los límites de la moral: a jugar Call of Duty Modern Warfare.

VideoJuegos

Doblando los límites de la moral: a jugar Call of Duty Modern Warfare.

Doblando los límites de la moral: a jugar Call of Duty Modern Warfare.

La décimo sexta entrega de la franquicia busca volver a los tiempos de gloria reiniciando su sub-serie más popular. ¿Vale la pena jugar Call of Duty Modern Warfare?

Resultado de imagen para call of duty modern warfare"

Todos los años el lanzamiento de Call of Duty se ve envuelto en el mismo debate: si es muy moderno y futurista, si innova mucho o nada. Sin términos medios. En su entrega anterior la búsqueda fue hacia el lado del multijugador, sumándose a la moda del battle royale con resultados positivos.

Este año Infinity Ward saca del arcón de los recueros a sus personajes más emblemáticos y los tira a la cancha en una re invención de Modern Warfare. La pregunta es ¿vale la pena jugar Call of Duty Modern Warfare? ¿O esta nueva entrega solo busca sacar ventaja de la nostalgia?

La respuesta corta es SÍ, vale totalmente la pena. Estamos frente a un juego que, a pesar de estar preso de los estándares del género, tiene mucho para decir.

Desde el apartado técnico, al jugar Call of Duty Modern Warfare nos encontramos con un motor gráfico nuevo. Este título saca provecho de las consolas de última generación dando un aspecto visual impecable. Modern Warfare corre a 60 cuadros a una resolución de 4k y con HDR (en XboxOneX). Los resultados son impresionantes, el juego tiene humo e iluminación volumétrica, los gases son densos, se dificulta la vista. Durante nuestras incursiones, la luz de la luna se filtra entre las ramas de los árboles a medida que nos movemos. El diseño de los personajes es impecable, de gran realismo, salvO quizás por el pelo que carece de movimiento.

El trabajo de sonido es soberbio, el juego tiene varias opciones predeterminadas de ecualización. El sonido de las balas repiqueteando cerca de nuestra cobertura, las explosiones sordas, el grito de los enemigos y aliados, aportan una gran inmersión al juego y hacen sentirnos dentro. Se vive una intensidad como si estuviéramos dentro de Rescatando al Soldado Ryan.

Los controles son exquisitos y la jugabilidad impecable, algo en lo que el juego nunca falla.

Perros de guerra.

La campaña nos lleva a una situación de conflicto ficticia típica del género. Un grupo terrorista (Al-Qatala) se roba un arma química y amenaza con usarla en el mundo occidental. Al parecer estas operaciones están dirigidas desde las sombras por el ejército ruso. Para neutralizar la amenaza se conforma un grupo de operaciones especiales de diferentes naciones.

De esta manera, al jugar Call of Duty Modern Warfare iremos cambiando de personajes conforme la historia lo necesite. A simple vista es una historia más de cómo los americanos están dispuestos a darlo todo para mantener la paz mundial. Pero conforme avanza nos damos cuenta que hay otras cosas en juego. Modern Warfare tiene una lectura más profunda.

Aunque suene raro, el juego es un mensaje anti guerra; es crudo, duro, el más violento de la franquicia. Todo el tiempo nos interpela, nos hace sentir incómodos. ¿Cuál es el límite del deber? ¿El bien mayor justifica cualquier acción? Desde secuencias de ataques con armas químicas, hasta el retrato de los hijos de la guerra. Desde Spec-Ops The line que un juego no ofrecía una mirada tan cruda sobre la guerra.

Por más que estén Price, Alex o Kyle Garric. La historia no es nuestra, somos invitados, espectadores de lujo. La protagonista es Farah Karim. Una joven que ha pasado por todos los horrores de la guerra, perdió a su familia de niña, fue secuestrada, torturada. Vio a su pueblo consumido por la guerra civil y por los intereses de las grandes potencias. Es imposible no sentir empatía con este gran personaje.

Modern Warfare se aleja de su estilo Michael Bay, dónde lo importante eran las explosiones y las escenas grandilocuentes. Ojo, no abandona este sello, pero ahora tiene algo más importante para decir. Se siente más “Tom Clancy” por así decirlo. Hay un fuerte énfasis en los personajes, en sus historias personales, en cómo son lo que son, qué hechos los llevaron a construirse como individuos.

Hay una búsqueda por el realismo que se agradece. El sprint de nuestro personaje es normal, en los sonidos de la recargas de armas se distingue entre casquillos de metal o cartuchos plásticos. Si vaciamos el cargador estando en ADS la recarga no es automática, produciendo ruido a cargador vacío; deberemos dejar de apuntar para recargar el arma. El retroceso de las armas está trabajado, incluso hay influencia del viento y distancia en los francotiradores.

Las balas enemigas pegan cerca, se siente el repiqueteo en el suelo. En ocasiones me encontré conteniendo la respiración hasta que pasó el ataque. El humo que levantan las armas pesadas como la minigun de los helicópteros o las ametralladoras montadas, nos muestran claramente que ellos son un perro más bravo.

Las escenas de acción por supuesto están presentes.  La campaña no da respiro, es un cachetazo tras otro. Los capítulos se suceden sin ningún menú en el medio, algunas cinemáticas pre renderizadas ofician de hilo conductor y sirven para disimular la pantallas de carga. Podría decirse que la acción es de calidad cinematográfica. Es imposible no remitirse a películas como “The Kingdom” o “13 horas, los soldados secretos de Bengasi”o  incluso “Argo”.

La campaña dura unas 8-9 horas, es la duración justa. El guion no está estirado, se nota la búsqueda de esa intensidad y tensión que se siente al jugar Call of Duty Modern Warfare. Hay variedad en las 14 misiones que el juego dura. Desde ataques en grandes capitales europeas, hasta misiones de infiltración. Las secuencias donde hay que usar la visión nocturna son simplemente perfectas.

Los mapas son lineales con alguna que otra misión más abierta. Hay una gran atención al detalle, incluso a la distancia. Pero en líneas generales nos encontraremos la mayor parte del tiempo en lugares cerrados. Esta búsqueda, además de ahorrar recursos, favorece al ambiente de agobio que busca el juego.

Ahora bien, si durante su desarrollo la historia nos va sometiendo a situaciones incómodas y nos muestra las consecuencias de la guerra, al final de la misma -quizás por la búsqueda de un final impactante- flaquea un poco. Esas dudas y cuestionamientos morales de desdibujan en búsqueda de un acto final cargado de acción. No es que el resultado sea malo, pero el riesgo que asumieron con ese cambio de mirada podría haberse sostenido hasta el final.

A pesar de existir grandes contendientes como CONTROL, The outer worlds o Death Stranding la campaña de Modern Warfare es sin dudas una de las mejores del año.

Multijugador.

Call of Duty siempre tuvo una estructura de tres patas. Tradicionalmente es campaña, multijugador y co-op (en forma de zombies, aliens, etc). El año pasado la pata de historia la reemplazó el Battle royale subiéndose a la tendencia.

Este año, la novedad del multijugador es ground war, un modo de 32 jugadores por equipo con vehículos y armas pesadas. Podría decirse que es similar a conquista de Battlefield. Pero con el ADN Call of Duty.

Pero el punto alto viene del lado técnico. Modern Warfare corre bajo servidores dedicados, tiene crossplay entre todas las plataformas y soporte para mouse y teclado. Es decir que siempre tendremos salas llenas para jugar cualquier modo online. Además esto garantiza la longevidad del juego.

Resultado de imagen para call of duty modern warfare multiplayer"

Gunfight es un nuevo modo 2v2 en donde en mapas pequeños deberemos enfrentarnos junto a un compañero a otro equipo; la partidas son intensas y cortas. También hay un modo similar a search and destroy donde debemos plantar y defender una bomba. No existen reapariciones pero tenemos un lapso de tiempo donde podremos recibir a nuestros aliados. Estas partidas son más extensas y pueden cambiar su desarrollo de un momento a otro. Su estructura es muy similar al modo Ghost War de Breakpoint.

El diseño de mapas es polémico. Si bien son más amplios y con menos pasillos, tiene gran cantidad de espacios abiertos. Cruzar una calle es exponerse a múltiples puntos de ataque. Los jugadores más veteranos se sentirán fuera de control del territorio. Pero el cambio se agradece, supone una curva de aprendizaje para todos los jugadores equiparando (por lo menos durante un tiempo) la diferencia de habilidades.

Obviamente hay un sistema de rachas con todos los viejos conocidos, ventajas y accesorios. Los accesorios de armas se van desbloqueando a medida que subimos el nivel de la misma.

En los modos tradicionales no se siente tanto el cambio; duelo por equipos sigue siendo eso de correr, matar, morir, reaparecer. No tiene esa búsqueda táctica que Infinity Ward quiere imponer.

Experiencia co-op

La tercera pata del Modern Warfare es el cooperativo, que puede ser local u online. Una serie de misiones en donde se amplía la experiencia vivida en la campaña. Recomendamos fuertemente terminar primero la historia y luego ir a Spec-Ops. En este modo tendremos especializaciones que darán a nuestro operador habilidades especiales para vencer a los enemigos.

Estas misiones con hordas de enemigos en escenarios más abiertos remiten a los asaltos de Destiny. Su fuerte está en la rejugabilidad y las recompensas que se obtienen al final de los mismos. Si bien son atractivos, se nota que le faltan un poco de pulido. Respawn misteriosos de enemigos en zonas ya limpiadas y otros pequeños detalles se observan en este modo.

En la entrega de este año se eliminaron los pases de temporada y los contenidos de pago, manteniendo de esta forma la base de jugadores unida. Hay monetización en el juego (CoD points) pero solo para contenido estético.

A modo de síntesis podemos afirmar que es indispensable jugar Call of Duty Modern Warfare. Es sin duda la mejor entrega de esta generación e impone condiciones en múltiples frentes. Desde el lado técnico es impecable y pone la vara muy alta. La campaña es soberbia. El modo multijugador marca un hito en cuanto al crossplay y la posibilidad de usar múltiples dispositivos de entrada. El modo cooperativo ofrece una opción para aquellos que no se sienten cómodos en el competitivo. Una opción para cada jugador, eso es Call of Duty Modern Warfare.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en VideoJuegos

Trending

Arriba