Conectate con nosotros

Jugar Doom Eternal: Hell on hearth

jugar doom eternal

VideoJuegos

Jugar Doom Eternal: Hell on hearth

Jugar Doom Eternal: Hell on hearth

Bethesda lo volvió a hacer, superó la muy alta vara que había dejado con la reinvención del padre de los shooters. Hoy te contamos por qué jugar Doom Eternal.

jugar DOOM Eternal jugar doom eternal

A Jugar Doom Eternal

Más explosiones, más acción, más enemigos, más armas. Así, sin ningún tipo de sutileza comenzamos a jugar Doom eternal. Un juego que nos invita a bailar una hermosa coreografía de destrucción.

Iniciamos en una fortaleza que funciona a modo de base de operaciones (fortress of Doom, el mejor nombre del universo). Desde allí vemos la tierra y como está siendo destruida. Recibimos un llamado de ayuda y allí vamos. Este es más o menos el argumento del juego y no volveremos a hablar de ello. Al desarrollador no le importa, a nosotros tampoco.

Lo realmente interesante está en la jugabilidad. Aquí no existen coberturas, recargar armas ni el sigilo. Doom tiene su personalidad, su forma de jugar y deberemos acomodarnos rápido ya que la acción no espera. La motosierra sirve para, además de eliminar enemigos, obtener munición. Las glory kills recargan vida y el lanzallamas recarga el escudo. Estas mecánicas son las primeras que debemos entender para poder tener éxito.

Jugar Doom eternal requiere que nos olvidemos los controles y mecánicas estándar de los shooters. Una vez que logremos adaptarnos a su movilidad particular y a estar cambiando de armas seguido, la diversión está garantizada.

La estructura de las misiones es más o menos la misma en los 13 episodios de dura la campaña. Segmentos de exploración, más o menos lineales, segmentos de plataformas, que requieren encadenar saltos y dash para alcanzar lugares lejanos y enormes arenas de batalla llenas de enemigos. El diseño de niveles está muy bien pensado y añade elementos que favorecen la verticalidad, dando más libertad al jugador a la hora de diseñar sus estrategias

En estos segmentos de combate es donde Doom eternal se luce. Primero con un rendimiento impecable, una estabilidad destacable con unos cuadros muy sólidos, por lo menos en su versión de Xbox One X. Y segundo en la intensidad que transmite, estas secciones requieren de los reflejos del jugador, si bien son desafiantes no llegan a ser frustrantes. Y si en algún momento nos quedamos atascados, podremos bajar la dificultad sin ninguna penalidad, como en Jedi Fallen Order. Incluso en ocasiones nos ofrecerán comenzar con una bonificación de escudo.

A toda esta locura de destrucción la acompaña una banda sonora excelente, plagada de heavy metal. En el apartado visual Doom eternal es correcto, predominan los rojos y los grises. La temática “demoníaca” no ayuda mucho a la variedad, pero igual se las ingenian para incluir niveles donde hay hielo o vegetación, por ejemplo.

Jugar Doom Eternal nos pone frente a una campaña de unas 20 horas de duración. Existen 4 niveles de dificultad y la complejidad es progresiva. Más o menos por la mitad, en el episodio 6, es donde el juego se empieza a poner desafiante. Para ese entonces el jugador ya se debería haber adaptado a sus particulares mecánicas. Los enemigos también se van presentando de manera gradual, introduciendo una especie de jefe recién en el acto 6.

Se adelanta el lanzamiento de Doom Eternal en los Estados Unidos ... jugar doom eternal

También tenemos un apartado multijugador: Battlemode, en donde un equipo de 2 demonios debe dar caza al Doom Slayer. Los demonios pueden invocar minions para ayudar en su cacería, mientras que el Doom Slayer está equipado hasta los dientes. Una jugada arriesgada de parte del desarrollador no incluir el clásico Team deathmatch, pero que no está del todo pulida. Si bien es, como todo, una mejor experiencia con amigos, pienso que se va a limitar a un número reducido de jugadores hardcore. Pero con tantos desafíos en la campaña de un jugador, este aspecto un tanto flojo no es preocupante.

Con una propuesta digna de Goya, Rubens o Tiziano, Doom Eternal nos traslada a un jardín de las delicias lleno de sangre y destrucción, llevará nuestros reflejos y capacidad ante la frustración al límite. Requiere cierto aprendizaje de parte del jugador para asimilar las marcas registradas del Doom Guy, pero una vez superada esa barrera todo es regocijo. Sin duda uno de los imperdibles de este 2020 es jugar Doom Eternal.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en VideoJuegos

Trending

Arriba