Conectate con nosotros

Solo una cara bonita, a jugar Bleeding Edge.

jugar bleeding edge

VideoJuegos

Solo una cara bonita, a jugar Bleeding Edge.

Solo una cara bonita, a jugar Bleeding Edge.

Un título que busca su lugar en la escena competitiva con una mezcla entre hero shooter y Hack and slash, ¿vale la pena jugar Bleeding Edge?

Bleeding Edge es bastante divertido una vez que superas su ... jugar bleeding edge

Durante más o menos 4 años, un pequeño equipo de desarrollo de Ninja Theory estuvo trabajando en llevar el estilo de combate de DmC a un “hero shooter” al estilo Overwatch. Para realizar esta tarea convocaron al combat designer de Devil May Cry, Ranhi Tucker.

Toda esta introducción vale para entender que al jugar Bleeding Edge no estamos ante un título que salió a las apuradas, cuyo desarrollo no estuvo pensado y planificado o que carecía de talento detrás de él.

¿Qué es Bleeding Edge?

Es un juego competitivo por objetivos 4v4 en donde la comunicación y el trabajo en equipo son fundamentales. Hay 11 personajes con diferentes roles, 3 tanques, 3 apoyos y 5 de ataque. Cada uno de estos personajes tienen diferentes habilidades a pesar de cumplir el mismo rol. Si bien hay algunos personajes con ataques a distancia, es un juego básicamente melee.

Se nota un gran trabajo en el diseño de habilidades. Hay algunos personajes simples, fáciles de usar en solitario, y otros más complejos que requieren trabajo en equipo. Por ejemplo, uno tiene una jaula que paraliza momentáneamente a un enemigo y lo deja vulnerable al ataque de nuestros compañeros.

Todos estos personajes tienen gran carisma y cada uno de ellos está cargado de una fuerte personalidad. Este aspecto es quizás el más destacable del juego, pocos pero buenos.

El combate es caótico, cada habilidad dispara un número incontable de rayos de colores y otros tantos de estados. Entre escudos, ralentización o curación en ocasiones es difícil entender lo que sucede en pantalla.

El diseño de mapas es bueno, con peligros ambientales como piscinas de líquidos peligrosos, trenes o bombas que caen del cielo. Otra vez, pocos pero buenos. A este combo lo acompaña una paleta de colores estridentes y una música estilo Daft Punk que busca darle onda al juego.

Pero toda esta personalidad y este espíritu cool se cae ni bien comienza el juego. Tenemos unas patinetas para ayudarnos a recorrer largas distancias de manera veloz, pero esta mecánica es cualquier cosa menos veloz. El desplazamiento es lento, lento en la patineta, lento de a pie. Llegar de un punto al otro toma mucho tiempo, lo mismo que reagruparse con nuestro equipo luego de morir.

Bleeding Edge hands-on -- A team brawler where you learn by dying ... jugar bleeding edge

Los modos de juego son 2, uno de capturar zonas y otro de recoger unas baterías y depositarlas en un punto. Los mapas son 5 y los personajes son 11, con uno por llegar próximamente (el delfín que pudimos ver en la beta). En este sentido el contenido es escaso, luego de algunas partidas se comenzará a sentir repetitivo.

La comunicación y el trabajo en equipo son fundamentales. Pero el juego no posee un sistema de comunicación alternativo, como lo hace Apex legends por ejemplo. Entrar en partidas en donde cada jugador haga lo que tiene ganas es muy frustrante.

Desde el apartado técnico, en mi caso particular no tuve problemas ni de rendimiento ni de matchmaking. Encontré partidas siempre rápido, pero en muchas ocasiones me emparejó con partidas empezadas. En este tipo de juegos eso es una gran desventaja, ya que si alguien se fue es seguro que fue un rage quit y no un problema técnico. Esto da como resultado que gran cantidad de veces caí en partidas muy desfavorables, eso sin contar las veces que entré y la partida terminó a los segundos.

Existe un sistema de penalidades. Al que abandona lo pone a jugar 3 partidas con otros que abandonaron y no pueden sumar experiencia en esas partidas. Estas penalidades son demasiado blandas, deberían endurecer los castigos para evitar los abandonos.

Más allá del hermoso diseño de personajes y la onda cool del juego en general, jugar Bleeding Edge no nos ofrece otro atractivo. No tiene el encanto, el diferencial que lo destaque sobre el resto. Si bien el juego es parte de Gamepass y los suscriptores lo pueden jugar “gratis”, es un juego de pago: en argentina cuesta 2000 pesos.

En un momento donde salen juegos como Warzone (que incluso ofrece más contenido y es gratis), donde están instalados Fortnite o PUBG (que si bien son cosas distintas, están todo el tiempo generando nuevo contenido), jugar Bleeding Edge carece de sentido. Si están buscando un juego competitivo por equipos tienen Smite o Paladins gratis.

Seguramente con el correr del tiempo añadan personajes, modos de juego y mapas. Pero para ser un juego de pago de un estudio importante, el lanzamiento de Bleeding Edge tiene por lo menos un camino pedregoso por delante.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en VideoJuegos

Trending

Arriba