Conectate con nosotros

Alta Peli

Tienen que jugar It Takes Two.

jugar

VideoJuegos

Tienen que jugar It Takes Two.

El nuevo título de EA Originals y Hazelight Studios es la máxima expresión del videojuego como pilar de la industria del entretenimiento, hoy te contamos las razones para jugar It Takes Two.

La copia del juego para este análisis fue provista por el desarrollador.

It Takes Two es el nuevo juego de director de cine, devenido en game developer, Josef Fares. En donde, como su nombre lo indica, se necesitan dos para poder disfrutarlo, ya que es un título que nos «invita» a jugar de manera cooperativa, tanto online o local.

It Takes Two podría ser tranquilamente la nueva película de Pixar o el gran estudio de animación que se les ocurra. Tiene la estructura de una comedia romántica clásica, su argumento es: Una pareja en crisis se está por separar, su hija los escucha discutir y mientras se pone a jugar con el elemento mágico de turno, les pide que los vuela a unir. Sus lágrimas convierten a sus padres en sus muñecos favoritos, los cuales deberán atravesar miles de desafíos para volver a sus cuerpos humanos.

Numerosos y variados jefes al jugar It Takes Two

En el medio deberán sortear miles de obstáculos mientras redescubren su vínculo y se dan cuenta que para poder salir adelante la colaboración es fundamental. Esto no es spoiler, ya que es literalmente la primera escena del juego. Es una decisión jugada e inteligente, el “conflicto” se presenta de golpe, de entrada, resuelve de manera efectiva la forma de presentar el argumento.

¿Vale la pena jugar It Takes Two? Sí, punto.

De ahí en adelante el juego es una montaña rusa de colores, mecánicas y sensaciones, cada uno de los nueve niveles que componen el juego nos llevan por distintos escenarios; como un árbol con un conflicto entre ardillas Castristas y abejas robóticas, un mundo nevado o la zona de juegos de Rose que su padre le construyó con mucho amor.

Durante las más o menos 12 horas que dura It Takes Two, el juego nos va a proponer nuevas mecánicas en cada uno de esos niveles. Si bien conserva las mecánicas básicas de cualquier plataformeros, doble salto, dash, colgarse de sogas y salientes, cada uno de esos niveles nos presenta nuevas mecánicas que prácticamente convierten a It Takes Two en un juego nuevo cada 40 minutos.

Desde controlar el tiempo, hasta manejar un barco pirata, pasando por controlar la gravedad y el tiempo/espacio. Nunca tenemos tiempo de aburrirnos, siempre tenemos algo nuevo que jugar, ningún escenario se repite y el nivel de espectacularidad escala pantalla tras pantalla. Cada una de esas mecánicas de It Takes Two está presentadas de manera orgánica, a pesar de ser totalmente distintas entre sí, la curva de aprendizaje no es muy elevada y luego de unos segundos en el nivel sentiremos que las conocemos de toda la vida.

Estas mecánicas están pensadas para utilizarse de manera complementaria. Por citar un ejemplo, en un nivel un personaje tira una resina y el otro la hace explotar, haciendo que el trabajo cooperativo sea la piedra fundamental. Esto se sostiene e intensifica a lo largo del juego, haciendo que la coordinación y la comunicación sea indispensable.

Desde lo visual, It Takes Two es una maravilla. En su versión de Xbox Series X los tiempos de carga entre escenarios son mínimos, funciona a unos súper suaves 60 cuadros por segundo y corre a una resolución de 4k que hace que todo se vea más claro y definido, haciendo que jugar sea una experiencia muy satisfactoria. El nivel de detalle de cada nivel es deslumbrante, todas las texturas reflejan lo que tendría que ser, se siente cada uno de  los materiales, el plástico de las pelotas, las tramas de la alfombra, la madera y la arcilla de May y Cody. Si a eso le sumamos que cada nivel es totalmente distinto al otro, es totalmente normal quedarse minutos mirando los detalles que nos rodean.

La jugabilidad de It Takes Two es perfecta, cada mecánica se siente orgánica y funcional, está introducida de manera armónica y la curva de dificultad es progresiva de manera suave. Si bien tenemos una breve introducción disfrazada al comienzo de cada nivel por jugar, las pistas para los puzles son más bien difusas y nos hacen pensar aunque sea un ratito hasta que logramos descifrarlas y da cierto nivel de satisfacción cada vez que resolvemos alguno. Las secciones de plataformeo requieren en muchas ocasiones el trabajo coordinado y también te dan ganas de un high five (virtual o no) con el compañero de juego cada vez que terminamos uno.

Los personajes principales son súper carismáticos y con un buen desarrollo. Los secundarios son variados y la interacción con ellos producen infinidad de sensaciones, desde risa, hasta tristeza y angustia.

It Takes Two es una de esas experiencias que ocurren de vez en cuando en la industria del entretenimiento, una conjunción de elementos donde cada arista de ellos ha sido cuidada hasta el más mínimo detalle. La narrativa, lo visual, artístico y lo jugable son todos perfectos por separado y aun más en conjunto, además tienen un lindo mensaje que no solo se transmite desde lo narrativo sino que se enfatiza a la hora de jugar.

Sin duda va a ser uno de los mejores juegos del año, llamen a esa persona que quieren mucho, invitenla a jugar It Takes Two y regálense una de las mejores experiencias posibles en estos tiempos tan horribles.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en VideoJuegos

Trending

Arriba
Salir de la versión móvil