Noticias

Your Name: el nuevo hito de la animación japonesa

Nota por el 31/01/2017
 

El último furor cinematográfico en Japón tiene nombre: Kimi no na wa (o simplemente: Your Name). ¿Por qué arrasó una película de animación sobre adolescentes que intercambian sus cuerpos? Analizamos los posibles motivos en esta nota.

El nuevo hito de la animación japonesa

Your Name se convirtió en un éxito sin precedentes dentro del país oriental, juntando casi 200 millones de USD de forma doméstica y convirtiéndose en la segunda película de animación más taquillera.

También le fue especialmente bien afuera del país, haciendo que muchos ya vean en Makoto Shinkai el sucesor oficial del retirado Hayao Miyazaki (El viaje de Chihiro).

¿De qué va la historia?

La película del guionista y director Makoto Shinkai (5 centímetros por segundo, El jardín de las palabras) no es especialmente original. Mitsuha, quien vive en una pequeña ciudad de montaña, y Taki, un joven en Tokio, comienzan a intercambiar sus cuerpos de forma aleatoria y sin razón aparente.

La situación da pie a divertidas situaciones donde las habilidades de cada uno ayuda al otro a mejorar su calidad de vida. Al mismo tiempo (y como es de esperarse) algo empieza a surgir entre ellos.

La historia recuerda, en parte, a esa brillante comedia escrita por Joss Whedon (In your eyes) y –por supuesto– a cualquier película de intercambios de cuerpos que hayamos visto antes. Ya saben: Freaky Friday, la olvidable The Change-Up, la clásica de domingo Face/off, entre muchas otras. (En serio: muchas otras).

¿Por qué arrasó Your Name?

Para empezar, hay que mencionar que la película es absolutamente maravillosa desde lo estético, donde hay un cuidado especial por cada detalle. Cada plano es una fotografía, y la utilización de lugares reales de Japón dio lugar a diferentes booms turísticas entre los fans. Pero hay dos o tres cuestiones adicionales que explican perfectamente el tremendo éxito de esta historia.

Primero: los personajes principales responden a la tendencia del animé actual. Los adolescentes de secundaria, con sus miedos y ambiciones, representan una visión nostálgica para los japoneses. La melancolía adolescente es un tema universal, como lo es también la lucha por formar una identidad propia en un mundo tan caótico.

Además, Your Name explora las diferencias (cada vez más abismales) que existen entre la vida en el campo y en la ciudad, un tema muy contemporáneo para el país.

Sin embargo, la verdadera clave del éxito parece venir más por otro lado. Y acá preciso hacer un stop para mencionar que se revelan algunos puntos fundamentales de la trama.

Así que: aviso de un pequeño #Spoiler.

***

Ahora sí. Sobre mitad de la película, los protagonistas terminan descubriendo que su destino está vinculado, de forma trágica, debido a la llegada de un cometa especial que destruye al pequeño pueblo montañoso de forma devastadora.

Esto hace sombra, indudablemente, con los terribles eventos del terremoto del año 2011, el más potente alguna vez registrado en Japón y que se cobró más de 15.000 vidas.

La destrucción arrasadora de la naturaleza cambió a una nación. El director confesó que la desgracia no sólo modificó a la sociedad japonesa, sino que también lo cambió a él profundamente. En Your Name el tema se trabaja con mucha sutileza y genera momentos muy emotivos.

***

Fin del spoiler

Conclusión

Your Name es una de esas películas que no hay que dejar pasar. Logra un balance justo entre lo que es temáticamente relevante para nosotros en la actualidad, la comedia tierna y naive de adolescentes y una historia de amor fascinante que atraviesa barreras físicas y temporales.

En España parece que va a llegar a los cines en abril 2017. En Argentina todavía no hay una propuesta concreta, pero sería interesante que sucediera. Se trata de una muestra de animación japonesa de una fuerza visual impresionante y, además, es una película tan sorprendente como hermosa. Fresca, bien construida desde lo narrativo y satisfactoria en el aspecto emocional.

Si tienen posibilidad de ver Your Name, el nuevo hito de la animación japonesa, háganlo. No tiene desperdicio. ¡Y no dudes en dejarnos tu comentario!