Conectate con nosotros

Alta Peli

REVIEW: Yo sé lo que envenena

Críticas

REVIEW: Yo sé lo que envenena

Con guión y dirección de Federico Sosa (Germán, últimas viñetas) se estrena Yo sé lo que envenena, un retrato del Oeste y la amistad entre tres jóvenes que comparten la pasión por el metal.

Se nos ve de negro vestidos

El que no se puede doblar. El que no se puede mantener derecho. El que se traiciona por un sueño. Tres amigos que de lejos no comparten mucho, pero que vistos de cerca no se los devoran los de afuera.

YO SE LO QUE ENVENENAYo sé lo que envenena es sus personajes y sus tres simples historias, hablando cada una a su forma sobre la identidad y la necesidad de descubrirla para poder reforzarla o ajustarla si hace falta. Iván es el arquetipo del metalero argento: mecánico, de sonrisa imposible y rectitud intransigente (casi) hasta cuando nadie está mirando, pero algo amargado por saberse atrapado en la obligación autoimpuesta de defender una bandera donde todo es blanco o negro, aunque esté empezando a sospechar que es el último en creer que la única elección es entre oxidarse y resistir. Ricardo Iorio es su ejemplo a seguir y sueña con ser digno de tenerlo enfrente alguna vez. Rama, por el contrario, es mujeriego y sin culpa para el verso, hasta que conoce a la única que no quiere mentirle y por supuesto, resulta ser justamente a la que no le puede decir la verdad. Y aunque Chacho sueña con ser Marlon Brando, no pasa nunca del casting y sigue dependiendo de la plata que le da el padre, de oficio mucho menos glamoroso. Con aspiraciones y personalidades bastante distintas, los tres comparten la pasión por el metal local y años de amistad, por eso como puedan se van a ayudar en este momento de quiebre en que se encuentran sus vidas.

Desde el Oeste

Las historias que prefieren apoyarse en sus personaje en vez de tener un conflicto claro y lineal corren el riesgo de que parezca que no pasa nada, especialmente si esos personajes donde recae toda la responsabilidad no generan una empatía fuerte con el público o tienen buena química entre sí. Yo sé lo que envenena no es excepción; la historia que cuenta es bastante simple y depende mucho del nivel de identificación que podamos sentir con el entorno o los personajes que se nos muestra. Con un humor que apela a la complicidad de un código compartido, más que al chiste directo y algunas situaciones o personajes que pueden parecer un poco caricaturizadas, pero que alcanza con haberse tomado un par de veces el Sarmiento para ver algún amigo tocar en un bar para veinte personas, para recordar que la realidad no está muy lejos de superar a la ficción.

Desde los apartados técnicos la película está dentro de la corrección sin estridencias en que se suele mover el cine independiente y sus sabidas limitaciones de presupuesto. La ambientación es siempre buena y el manejo de cámara acompaña sin sobresalir, dejando lamentablemente un poco atrás al sonido, que sin ser malo, por la temática de la película hubiera sumado que pudiera aprovecharse más. Uno de esos casos donde se nota que es un proyecto llevado adelante por el apoyo y esfuerzo de gente con ganas de ver terminada la película, incluyendo cameos de un par de caras conocidas del no tan grande mundo del cine de género independiente.


Yo sé lo que envenena (2014)
84 min|N/A|01 Nov 2014
Sinopsis:
N/A

Nota de lectores1 Vota81
70
Total
Conclusión
Aunque otra gente se va a quedar afuera, el nicho al que se dirige Yo sé lo que envenena va a encontrar una historia con la que identificarse y podrá disfrutar de una película sin grandes pretensiones pero que sabe de lo que habla.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba