Conectate con nosotros

Alta Peli

REVIEW: The Defenders

Críticas

REVIEW: The Defenders

Llegó la suma de todas las partes, así como también llegó el momento de ver si la espera valió la pena.

Tuvimos una montaña rusa de sensaciones a lo largo de estos dos años: comenzando bien en lo alto con el diablo rojo, bajando un poco (pero no demasiado) con Jessica Jones, volviendo a subir con el segundo encuentro de Daredevil, descendiendo considerablemente en la primera temporada de Luke Cage, para luego terminar desbarrancando y chocando contra el piso con la presentación del Iron Fist. Ahora, con The Defenders, ¿en qué punto nos encontramos? Seguí leyendo y te lo contamos.


Si no viste alguna o ninguna de las cuatro series que mencionamos arriba, no te preocupes: ACA te contamos TODO lo que necesitás saber para igual entender The Defenders.

The Defenders: la unión hace la fuerza

La introducción narrativa de la historia nos muestra a Danny Rand junto a Colleen Wing, persiguiendo miembros de La Mano para conseguir pistas que los acerquen a sus líderes. Sin saberlo, el Iron Fist se convierte en el primero en luchar con la nueva (y mucho más loca que antes) Elektra, quien se levantó de entre los muertos gracias a aquella malvada organización. Derrotado y siguiendo una nueva pista, Danny decide volver a Nueva York. Allí, un recién liberado Luke Cage es puesto al tanto de lo cambiado que está el barrio desde su ausencia, una inevitablemente escéptica Jessica Jones se niega a volver a investigar,  y un Matt Murdock retirado de sus días como el diablo rojo pasa su tiempo en el tribunal ganando casos ad honorem.

Mientras tanto, del otro lado, uno de los dedos y la líder de La Mano, Alexandra (una correctísima Sigourney Weaver), descubre que a pesar de todas sus batallas contra la muerte, la enfermedad puede más y el fin está cerca. Como consecuencia, el plan que los villanos tenían fríamente calculado debe ejecutarse de manera precipitada, causando un terremoto que arruina toda posibilidad de pasar desapercibidos. Allí, en la escena final del episodio piloto, aparece el conflicto.

Luego de tanto preámbulo, AL FIN llegará el momento de ver a los vigilantes de Nueva York juntos en acción por primera vez enfrentando un enemigo en común. Pero, teniendo en cuenta que esperamos tanto por ver a estos personajes reunirse, ¿qué es lo peor que podían hacer? Hacernos esperar todavía más. El primer disgusto que tenemos con The Defenders es el tiempo que tardan sus protagonistas en encontrarse: si bien de a grupos de a dos se vieron en el segundo episodio, no es hasta entrados los minutos finales del tercero que conseguimos tener los cuatro defensores en una misma escena. Entendemos el concepto de introducción y la idea de mostrarnos dónde y en qué situación estaba cada protagonista… pero ¿hacía falta esperar más de un tercio de temporada para unirlos? Creo que no.

Algo mejor, algo peor

Una vez que llegan a conocerse, es hora de ponerse en marcha contra el enemigo. Por supuesto, teniendo distintas personalidades, la alianza no va a ser algo tan simple como decir «che, somos todos especiales, luchemos juntos» y listo. Si bien Danny sugiere eso en algún momento, la unión termina dándose porque cada partícipe tiene sus propios motivos personales en el asunto, más allá de que después realmente se piense en el bien común. Aquí, luego de aguantar pacientemente la lentitud inicial (y a partir del capítulo 4, se podría decir) es donde el ritmo se acelera un poco más y no caemos en el mismo error cometido por las dos series anteriores a The Defenders en cuanto a la densidad de la narración durante toda la trama.

Esto también se debe, obviamente, a la cantidad de episodios: 8 son mucho más apropiados que 13 si no se cuenta con un potente guión. Es así como se evita caer en lo repetitivo, en dar vueltas sobre lo mismo, o rellenar el tiempo en pantalla que una historia débil no puede cubrir (ejem Iron Fist ejem). Si me preguntan, la disminución de capítulos fue de lo más acertado, y se llevan un par de puntos por haberlo entendido a tiempo.

Y hablando de vueltas sin sentido, la llegada de Danny Rand causa revuelo entre los líderes de La Mano, ya que LO NECESITAN DESESPERADAMENTE porque «es mucho más que solo un puño». Más tarde nos enteraremos por qué es tan importante para ellos, pero mientras tanto TODA la serie gira en torno a él: La Mano quiere capturarlo, los defensores quieren protegerlo y él sólo quiere parlotear pegarles un par de trompadas a los malos y derrotarlos. Sí, esto tiene sentido porque Iron Fist es el enemigo jurado de esa organización, aunque el hilo no termina de cerrar por un simple hecho: se apoyan en el personaje más endeble de la factoría. Danny no se cansa de decir quién es y lo que puede hacer, pero todavía no puede controlar bien su poder y sigue siendo bastante inmaduro e inestable emocionalmente. Como consecuencia, los demás deben ayudarlo constantemente y se convierte en el hijo travieso del grupo que todos deben vigilar para que no se mande ninguna.

Sin embargo, la serie cuenta con los grandes personajes de Charlie Cox y Krysten Ritter para salvar el show con su presencia y elocuencia al andar. Esta dupla gana por goleada y se lleva todas las copas, pues si bien son dos personajes muy diferentes, tienen mucha química y son los que más aportan a la serie en su conjunto. No nos olvidamos del señor Cage: fuera de su denso relato no está tan mal, pero siento que quedó un poco opacado por sus compañeros.


Marvel - The Defenders (2017)
50 min|Action, Adventure, Crime, Fantasy, Sci-Fi|18 Aug 2017
7.3Sinopsis: 7.3 / 10 from 88,154 users
Los superheroes Daredevil, Jessica Jones, Iron Fist y Luke Cage forman equipo para luchar contra el crimen en la ciudad de Nueva York.
Conclusión
El nivel de producción mejoró bastante, así como el ritmo de la narración, pero aún hay fallas en el guion: se podría marcar que no se notó demasiado la lucha interna ni la superación personal de los personajes, que son base de este tipo de historias. The Defenders no nos llega a decepcionar, pero tampoco nos vuela la cabeza. Si volvemos a la metáfora de la montaña rusa, podríamos decir que ascendimos un poco en altura, pero ni nos acercamos al punto más alto.
Nota de lectores1 Vota
52
65
Total
1 comentario

1 comentario

  1. Pingback: Crossovers de series: 5 casos extraños

Deja un comentario

Más en Críticas

Arriba
Salir de la versión móvil