Conectate con nosotros

Alta Peli

REVIEW: La estafa de los Logan

Críticas

REVIEW: La estafa de los Logan

Luego de un retiro anunciado de cuatro años, Steven Soderbergh vuelve con La estafa de los Logan (Logan Lucky) pisando sobre seguro.

Riesgo cero

la estafa de los logan criticaDirector tan ecléctico como convocante, desde su debut con la polémica Sexo, mentiras y video, el estilo de Steven Soderbergh fue variando de acuerdo a las circunstancias, capaz de hacer una biografía del Che Guevara, dramas de denuncias, comedias sobre strippers, o una realidad imaginaria sobre la vida de Kafka.

Soderbergh se reinventó a sí mismo, y luego de un tiempo en que la gran industria supo poco o nada de él, llegó a finales del Siglo XX y principios del actual como un director de estudio para películas con grandes elencos de estrellas pero en un aire presumiblemente (falso) indie. Casi como convirtiéndose en el director que todos elegían para filmar las reuniones de amigos de Hollywood.

En 2013, luego de la que probablemente sea su mejor película Efectos colaterales y el telefilm Behind the candelabra, anunció con bombos y platillos su apartamiento de la silla de director.

Apartamiento que le duraría apenas cuatro años. Vamos, que hay directores que tardan más entre película y película y se mantienen bastante activos.

La estafa de los Logan es su carta de regreso, y lejos de mostrarse ecléctico como otras veces, es una de sus apuestas más seguras y tradicionales.

Logan’s Six

Jimmy Logan (Channing Tatum, el nuevo actor fetiche de Soderbergh a quien disfruta mostrarlo en calzones y con sus pectorales sudados/aceitados en cuanta escena puede) es un obrero de la construcción con antecedentes criminales, que en la primera escena de la película es despedido a causa de un problema de renguera.

El hombre no puede bajar los brazos porque pelea la custodia de su hija frente a su desconfiada ex pareja (Katie Holmes). Por eso, casi inmediatamente y con bastante rencor encima, idea un plan, bastante inteligente y metódico, para robarse la recaudación durante una carrera de la competencia Nascar, aprovechando unas reparaciones en la obra pública en la que trabajaba.

Para este plan involucra a Mellie (Riley Keough), y a su hermano bartender manco Clyde (Adam Driver) con el que no tiene la mejor de las relaciones.

la estafa de los loganTambién deberá involucrar al experto en robos y actual presidiario Joe Bang (Daniel Craig), quien debe fugarse y pide como condición para participar que participen sus dos hermanos no muy avispados, Fish (Jack Quaid) y Sam (Brian Gleeson). Formada la banda de los seis, deberán llevar a cabo el plan para este gran robo en el que no todo saldrá según lo planeado.

El primero que dijo La gran estafa no se lleva nada, porque la similitud entre ambas películas es  tan obvia que es imposible no asociarlas.

Casi como si intentase parodiarse a sí mismo, La estafa de los Logan abandona los trajes y vestidos de alta costura de la saga con George Clooney y Brad Pitt por elementos típicos del sur de Estados Unidos.

La visión del Sur según Soderbergh (o la guionista Rebecca Blunt) es la de personas estrafalarias, mal habladas (por las puteadas y por la mala pronunciación), ordinarias, pero capaces de idear un plan que implica conocimientos de física, química, termodinámica, y una logística muy precisa. Sí, la verosimilitud no será el fuerte de La estafa de los Logan.

Teniendo en cuenta que las tres películas de la saga Ocean’s son sus films más taquilleros, Soderbergh emprende un regreso que tiene mucho más de resultado asegurado y rutina básica, que de impulso natural.

All Stars, All long

Otro punto fundamental en común con la mencionada saga, es la incorporación de estrellas en roles protagónicos y secundarios; dando la misma sensación de una reunión de amigotes para el fin común de que el organizador de la fiesta vuelva al ruedo.

Desde Seth McFarlane, irreconocible, a Hillary Swank, todos hacen su participación con mayor o menor justificación. El argumento se alarga, se disparan subtramas que no se entiende hacia dónde apuntan, y el último tramo que implica una media hora interminable, es decididamente innecesario.

Sin embargo, si algo favorece a La estafa de los Logan es su elenco, siempre divertido y sacando provecho a personajes algo esquemáticos desde el guion. Todo el brío que Soderbergh no encuentra en la realización, lo poseen los actores en composiciones bastante diferentes a las que nos tienen cada uno acostumbrados.

Conclusión

La estafa de los Logan es entretenida, por momentos divertida, bien actuada, y ofrece una buena hora y media a gran velocidad. La rutina de la puesta, el tufillo a repetición, y una última media hora exasperante, no la dejan ser todo lo disfrutable que pudo haber sido este regreso de Soderbergh a la silla que abandonó por un ratito.

Continuar Leyendo
Te recomendamos
Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba