Conectate con nosotros

REVIEW: Siete Psicópatas

siete psicópatas

Críticas

REVIEW: Siete Psicópatas

Siete Psicópatas siete psicópatasMarty (Colin Farrell) es un escritor alcohólico que se encuentra en la realización de un guión del cual solo tiene el título: Siete Psicópatas. Debido a un bloqueo creativo que lo retrasa en su trabajo, busca amparo en su mejor amigo Billy (Sam Rockwell), un actor desocupado y un timador part-time que busca ayudarlo a toda costa. El negocio ilegal de Billy consta en secuestrar perros y devolverlos, con el fin de conseguir una recompensa económica por la «buena acción». Pero esto no lo hace solo, sino también junto con Hans (Christopher Walken), un hombre muy creyente con un pasado turbio y que vive pendiente de su esposa enferma de cáncer en el hospital. Un día, ambos estafadores secuestran al Shih Tsu de Charlie (Woody Harrelson), un gangster desquiciado y extremadamente violento que ama a su perro por sobre todas las cosas, y quien hará hasta lo imposible por encontrarlo. Este contexto ayudará a Marty a progresar en el guión para su próxima gran película.

Siete Psicópatas: sobre la película

Martin McDonagh (Escondidos en Brujas, 2008) vuelve, luego de cuatro años, con esta película que es realmente impecable. En sí, el film es un ejercicio de guión donde la historia la van escribiendo los personajes sobre la marcha con tal de ayudar al personaje de Colin Farrell a que concrete ese guión que debe entregar prontamente. Lo destacable es que, por lo general, este tipo de películas que las defino como «ejercicios de guión» (tal es el caso de Corre, Lola, Corre o la argentina Pompeya) avanzan, retroceden, se rectifican y ratifican, y varían continuamente. Sin embargo, en Siete Psicópatas no sucede esto. Los personajes son dementes pero seguros sobre lo que quieren, y por ende, no entorpecen el progreso de la historia: todo va sobre ruedas de una manera tan impredecible que da margen a que cualquier cosa ocurra.

Lo oportuno de McDonagh —además del guión— es el elenco escogido, ya que cada uno de los actores realiza de forma ideal su rol, logra su cometido y funciona como engranajes perfectos en la película. Quizás los más notorios son  Sam Rockwell (que en un momento hace una narración desopilante) y Christopher Walken, pero se debe también a que sus psicópatas son mucho más ricos en historia y con un accionar definitorio para el guión. No quiero dejar de mencionar al gangster Woody Harrelson, un personaje singular que oscila entre la ultra violencia y la sensibilidad por su perro, y la pequeña pero efectiva participación de Tom Waits, que suma casi tanto como un protagónico.

Conclusión

Siete Psicópatas es una película de humor negro que se aproxima un poco a Tarantino y un poco a los hermanos Coen, pero que termina plasmándose de manera diferente. Se puede observar un punto de vista desde el guionista acerca de cómo armar un rompecabezas con estos psicópatas. La forma de manejarse de Martin mcDonagh es inteligente porque, si bien no hay una sinopsis concreta y el eje central es lo que les conté al principio, el film termina desplegando y a su vez vinculando y justificando lo que abre.

Continuar Leyendo
Te recomendamos
1 comentario

1 comentario

  1. Pingback: Los Estrenos de la Semana | Alta Peli - El Cine Posta

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba