Conectate con nosotros

Alta Peli

REVIEW: El Camino, una película de Breaking Bad

Críticas

REVIEW: El Camino, una película de Breaking Bad

La historia de Jesse Pinkman consigue un epílogo quizás innecesario, pero que los fans agradecerán.

 El Camino, una película de Breaking Bad«Jesse termina escapando, llega a Alaska, cambia de nombre y tiene una nueva vida. Se lo merece». No estoy spoileando El Camino, la película de Netflix que sirve como continuación a una de las mejores series de la historia. Simplemente estoy citando palabras de Vince Gilligan allá por 2013, a poco tiempo de haber despedido la serie que lo llenó de premios y alabanzas.

Tras los acontecimientos de Felina, ese cierre glorioso de Breaking Bad, Jesse (Aaron Paul) logra huir con destino incierto. Muchos se preguntaron qué pasaría con el muchacho siendo que no le sería fácil escapar de una ciudad que en minutos debería estar colapsada de policías. Personalmente nunca dudé del destino esperanzador para Jesse, saliendo de Albuquerque vaya uno a saber cómo.

No es una nueva historia, es un cierre

El miedo fue inmediato ante el anuncio de una película ampliando el universo de la serie: ¿con qué necesidad crear una nueva historia para algo que no lo necesita? Resulta que El Camino, una película de Breaking Bad no viene a traer nuevas tramas ni crear una historia nueva. Llega a modo de epílogo, mostrándonos ese final que suponíamos, solo llenando de alguna manera los baches que quedaron en la mente del espectador para llegar a ese punto.

Simple. Sin vueltas, sin intenciones de estirar, El Camino se siente como un bonus que no necesitábamos pero que tampoco podemos despreciar.

Gilligan no intenta sobreexplotar una historia que no necesitaba ni un minuto más de metraje. No quiere ampliar con intenciones de dar pie a nuevas secuelas o spin-offs (recordemos que ya existe la soberbia Better Call Saul quien homenajea más que bien a la serie madre). Simplemente nos muestra ese cierre ahora, habiendo pasado un tiempo prudencial desde la despedida.

Un regalo solo para fans

No se agrega nada nuevo, no hay un desarrollo con la complejidad que hizo a la serie lo que es, no hay dilemas morales que coloquen al espectador en una situación incómoda. Hasta podría decirse que el guion es demasiado básico, lejos de las joyas de relojería que supimos apreciar en la serie, estando simplemente dedicado a que Jesse saltee obstáculos hasta lograr la libertad definitiva.

Tampoco hay juegos visuales sello de la casa. O, para ser más preciso y no demasiado crítico, ellos están presentes: pero tanta agua ha corrido bajo el puente de las series en estos años, que lo que parecía una novedad que nos fascinaba hoy ha pasado a ser algo natural, con lo que todo realizador juega, no permitiendo que lo que vemos en El Camino alcance siquiera para enloquecernos.

el camino una película de breaking bad

Aaron Paul luce correcto, saliendo airoso del desafío de sacar adelante una narración por sí mismo, siendo que siempre fue el acompañante perfecto que equilibraba al verdadero protagonista de esta historia, Walter White. La transformación del personaje tampoco es mérito de la película, sino del proceso que a lo largo de 5 temporadas lo convirtieron en el hombre que terminó siendo. El Camino no lo hace crecer, le da una última palmadita para que finalmente tanto Aaron como los espectadores podamos soltar al personaje.

Gran punto a favor nace de una de las decisiones más dudosas de El Camino, una película de Breaking Bad: desdoblar la narración en dos tiempos. No solo presenciamos el después del final de Breaking Bad, sino que en una segunda línea somos testigos de algunas vivencias de Jesse mientras estaba en cautiverio, las cuales, a simple vista, no tienen demasiado para aportar ni son siquiera relevantes. Pero es aquí donde debemos volver a agradecer, pues se cede protagonismo al indescifrable Todd que le dio fama a Jesse Plemons. Y cada minuto de Todd, cada instante que descubrimos de ese siniestro ser con cara de bonachán, es un hallazgo sea por la capacidad del actor como por las capas que se agregan a la construcción de ese sociópata.

Los cameos están, los homenajes no faltan, la tensión aparece en dosis correctas, los guiños habitan las dos horas de duración esperando ser descubiertos. La magia de Breaking Bad vive -al límite de agonizar- en El Camino, quien viene a confirmarnos con nostalgia el final que esperábamos.


El camino: una película de Breaking Bad (2019)
122 min|Action, Drama|11 Oct 2019
7.7Sinopsis: 7.7 / 10 from 81,896 users
Tiempo después de los eventos sucedidos tras el último episodio de la serie Breaking Bad, el fugitivo Jesse Pinkman huye de sus perseguidores, de la ley y de su pasado.

Nota de lectores28 Votos61
65
Total
Conclusión
Dos horas de Jesse camino a la libertad. No agrega nada, no cambia nada, pero el acierto es no intentar hacerlo. El Camino llega para dar un cierre que tal vez no necesitábamos presenciar, si hasta es el que la mayoría creíamos que sería. Es predecible, carente de la narrativa que hizo célebre a la serie, pero cumple en sus intenciones de ser un mero regalo para el fan incondicional de Breaking Bad.
Click para comentar

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba