Conectate con nosotros

El atractivo de ser el último de su clase en el cine

último de su clase en el cine

Cine

El atractivo de ser el último de su clase en el cine

El atractivo de ser el último de su clase en el cine

Ser el último de su clase no implica ser el mejor o más relevante, suele alcanzar con tener la suerte de haber nacido en el momento indicado como para no necesitar mucho mérito propio para ser recordado. Sin embargo, ser el último de su clase en el cine es una historia recurrente y muchas veces se ha aprovechado la dosis de dramatismo extra que aporta un personaje que se resiste a la extinción de una estirpe, una raza o un modo de vida. En algunos casos, esa amenaza lleva en forma de tragedia real y violenta, por lo que el protagonista sobreviviente carga sobre sus hombros la responsabilidad de conservar ese legado vivo, usualmente con la esperanza de encontrar a otros sobrevivientes y reconstruir lo perdido. Pero también ser el último de su clase en el cine puede implicar simplemente volverse obsoleto y ser olvidado, una extinción que casi nadie llora cuando finalmente ocurre. Mientras tejemos teorías sobre el último de los Jedi, en esta lista hay algunos ejemplos de cada clase.

The Last Samuraiúltimo de su clase en el cine último de su clase en el cine

Después de pasar siglos aislados dentro de su isla, la modernidad llegó a Japón con intensidad arrolladora, cambiando en pocos años a una sociedad y una cultura que había pasado mucho tiempo relativamente idéntica. Uno de los principales estorbos para esa modernidad eran los samurai, representantes de una antigua casta guerrera que ya no podía ser relevante en un mundo regido por los negocios y la industria. La película se centra en un militar estadounidense capturado por Katsumoto, el último líder de la resistencia samurai y su proceso de aprendizaje del modo de vida samurai. En una versión bastante romantizada de los hechos históricos, Katsumoto es un ejemplo de personajes que fueron el último de su clase en el cine porque el mundo cambió dejándolo atrás, estancado en una posición que el resto de la sociedad ya no consideraba necesaria sin aceptar cambiar ni resignar los privilegios que su clase tradicionalmente había tenido.

The last Airbender

último de su clase en el cine último de su clase en el cine

Hay pocos motivos para que recordemos esta película, pero la historia de Ang podría haber sido un referente de personajes que fueron el último de su clase en el cine si tan sólo hubiera resultado un poco menos horrible. Como buen héroe trágico, al comienzo de la historia descubre que toda su tribu fue masacrada al poco tiempo de escaparse de las responsabilidades que tenía con ellos. Para peor, pasó un siglo atrapado en un iceberg y prácticamente todo rastro de ese legado se perdió en la historia, dejándolo no sólo con la culpa de haber abandonado a su gente en un momento de necesidad sino también con la responsabilidad de no permitir que se extinga en él la antigua cultura de los monjes que lo criaron. Casi nada de esto se entiende en la película, pero piadosamente podemos recurrir a la serie en que estuvo basada para saber que tanto los sentimientos de culpa y el agobio por la responsabilidad que le fue impuesta es algo que lo acompaña durante toda la historia y definen mucho de su comportamiento.

Superman

último de su clase en el cine último de su clase en el cine

El último hijo de Kryptón está en una posición especial entre los que son el último de su clase en el cine, no sólo porque carga con el título de ser el único sobreviviente de una raza y de una cultura que le es usualmente ajena o desconocida sino también porque casi todo lo que queda de ese planeta que nunca vió intenta matarlo, sea en forma de piedras brillantes, engendros científicamente modificados o generales genocidas. Kal-el/Clark pasa buena parte de su existencia haciendo equilibrio entre la cultura en la que se crió y la necesidad de mantener vivo el recuerdo de un linaje que en la mayoría de las versiones del personaje apenas conoce por referencias; su genética kriptoniana le dará sus poderes, pero es su infancia con los Kent lo que realmente lo convirtió en el héroe que es.

Wall-E

último de su clase en el cine último de su clase en el cine

Este ejemplo es un tanto distinto al resto, porque al protagonista no parece importarle ser el último de su tipo. El pequeño robot chatarrero lleva siglos cumpliendo fielmente la misión que le fue encomendada aunque ya nadie la recuerda, usando a sus compañeros caídos para conseguir las partes que se le van rompiendo o gastando. No sabemos como empezó esa metodología o si en algún momento tuvo reparos en canibalizar a sus compañeros para subsistir, pero ese desapego se traduce en que no tiene un legado o un linaje que perpetuar, sólo sigue adelante ordenando montañas de basura compactada y rescatando pequeños tesoros de la humanidad exiliada, con una extraña nostalgia que delata la intensa soledad con la que pasa sus días hasta que un nuevo robot se aparece para destruir su rutina.

The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy

último de su clase en el cine último de su clase en el cine

La única razón por la que Arthur Dentel se convirtió en el último humano vivo fue haberse hecho amigo de un alienígena que visitaba la tierra buscando material para su enciclopedia, quien enterado de que el planeta sería demolido con el único fin de instalar una ruta interplanetaria, lo hizo abordar como polizón en la nave que un instante después destruyó frente a sus ojos todo lo que había conocido en la vida. Todo lo que ve en el viaje que emprenden desde entonces le es extraño y absurdo, recordándole a cada paso que ya no tiene una normalidad a la que regresar, por lo que cuando eventualmente descubre a otra humana que viaja por el espacio desconociendo que el planeta fue destruido, le oculta la información no sólo para ahorrarle la angustia, también porque el mismo no puede asimilar todavía su nueva realidad.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba