Conectate con nosotros

Extravagancia cinéfila: las películas de Nacho Vigalondo

Cine

Extravagancia cinéfila: las películas de Nacho Vigalondo

Extravagancia cinéfila: las películas de Nacho Vigalondo

Con su última película, Colossal, este director español terminó de solidificarse como uno de los cineastas más difíciles de encasillar. Sus proyectos parten de lugares y géneros comunes pero se materializan de formas poco convencionales.  Hoy haremos un repaso por las curiosas películas de Nacho Vigalondo.

las películas de nacho vigalondo


7:35 de la mañana (corto, 2004)

Si bien Vigalondo venía trabajando en cortos, guiones televisivos y publicidades desde antes de los 2000, su carrera de director se disparó realmente con su corto de 8 minutos llamado 7:35 de la mañana, que lo puso en el foco de atención al ser nominado a los Oscar 2004.

Filmada en blanco y negro, la historia ocurre todo el tiempo dentro de una cafetería. Como cada mañana, una mujer ingresa a desayunar, encontrándose ese día con todo el mundo en silencio y con actitud extraña. Ello da lugar a una ingeniosa trama que combina comedia musical con suspenso.

Los cronocrímenes (2007)

Unos años más tarde llegaría su primer largometraje, uno por el cual el director sería popularizado. Los Cronocrímenes no solo es una gran película de ciencia ficción, sino que además ha ganado status de culto como una de las historias de viajes en el tiempo más interesantes de los últimos años.

En una tranquila cabaña en un bosque, un hombre descubre a una linda joven. Al ir a buscarla es atacado por alguien vendado y con unas filosas tijeras. Herido, el protagonista logra escapar hasta un laboratorio donde un científico le da la oportunidad de viajar unos minutos al pasado.

Los Cronocrímenes ya daba muestras del estilo que Vigalondo consolidaría: su modus operandi es agarrarse de las convenciones del género y retorcerlas para contar cosas más íntimas y cercanas.

Extraterrestre (2011)

Extraterrestre es otra vuelta de tuerca a las clásicas historias de ciencia ficción, en este caso en relación a las invasiones alienígenas. Bastante más cómica y delirante que Los Cronocrímenes, es una película simple aunque entretenida.

Después de una borrachera, dos desconocidos (Julia y Julio) despiertan en la misma cama. Él se enamora en seguida; ella no tanto. La incómoda situación se complica cuando descubren que no pueden salir de casa porque un inmenso OVNI flota sobre la ciudad. De este modo se configura una comedia romántica tan atípica como experimental.

Open Windows (2013)

Entre las películas de Nacho Vigalondo esta quizás sea su producción más polémica, en parte debido al protagónico de la ex estrella porno Sasha Grey. De nuevo: la premisa es clásica, pero la narración es muy innovadora y una forma refrescante de actualizar el género de la invasión de hogar.

A mí Open Windows me fascinó desde la técnica. La película ocurre siempre dentro de pantallas, cámaras de seguridad y ventanas de computadoras. Hoy este gimmick es más popular (lo aprovecharon películas olvidables como Eliminar Amigo y brillantes capítulos de Modern Family), pero en aquel momento no lo era tanto.

Así, es un ejercicio soberbio de montaje cinematográfico que además incluye un estilo bastante comiquero.

Nick (Elijah Wood) se considera un chico con suerte porque va a conocer a Jill Goddard (Grey), la actriz más excitante del momento, quien está promocionando su última película. Poco antes de salir, un tal Chord le comunica que ella canceló la cita, pero le ofrece a Nick la opción de espiarla durante toda la noche desde su laptop.

Colossal (2017)

Por último llegamos a Colossal, su primera película filmada íntegramente fuera de la industria española y una que generó una clara división entre los espectadores. Hay quienes la amaron y quienes la odiaron. Para este humilde escritor, se trató de una de las películas más interesantes del 2017.

Tras haber perdido su trabajo y a su novio, Gloria (Anne Hathaway) decide dejar Nueva York y regresar a su ciudad natal. Allí se reencuentra con su pasado mientras descubre que un monstruo gigantesco está destruyendo la ciudad de Seúl. Un monstruo con una extraña conexión con ella misma.

Vigalondo aprovechó el cine de monstruos japoneses gigantes (kaijus) para retratar una relación anti-romántica y extremadamente tóxica. No pienso spoilear la trama –que está llena de deliciosas sorpresas argumentales– pero solo voy a decir que lo que inicia como una comedia ligera y sencilla se torna, progresivamente, en un thriller bastante oscuro y dramático.

De todas las películas de Nacho Vigalondo, Colossal es decididamente la más comprometida. Tiene humor sin ser una comedia, amor sin ser una romántica y gigantes monstruos sin ser Pacific Rim o Godzilla. Se trata de un argumento sólido y extravagante (una suerte de fábula de autodescubrimiento para una situación complicada) que eleva al director hacia otro lugar de madurez cinematográfica.


El futuro del Vigalondo

Todo parece indicar que las películas de Nacho Vigalondo van a seguir sorprendiendo en el futuro. Hay rumores de una secuela de Los Cronocrímenes y su obra de fantasía Paradise Hills está en pos-producción (se considera estrenar en 2019). Habrá que esperar y ver.

1 comentario

1 comentario

  1. Tomtom

    06/08/2018 en 15:55

    Groso! Nacho Vigalondo es uno de los directores que mas me gusta, entre otras cosas, por su facilidad para contar con muy poco presupuesto (o sea, dale! la maquina del tiempo de Cronocrimenes, el plato volador de Extraterrestre… 2 mangos)
    Sus cortometrajes (los otros), tambien son una joyita… de hecho, extraterrestre tiene sus raices en uno de los primeros cortos que hice Nacho.
    Personalmente, recomiendo la trilogia de cortometrajes “Codigo7”.

    Nada eso. Me fui. Chau

Deja un comentario

Más en Cine

Arriba