Conectate con nosotros

Alta Peli

Críticas

Censor (REVIEW)

Censor, ópera prima inglesa que se introduce en el mundo de las películas de terror prohibidas durante los años 80. Crítica a continuación.

Durante la Inglaterra de Margaret Thatcher, marcada por las políticas económicas liberales y su consecuente ensanchamiento de la brecha social, el ambiente social y artístico también se vio crudamente afectado. El vaciamiento y las prácticas represivas golpearon la escena cultural y, por supuesto, el cine no fue la excepción.

Ante la sucesión de crímenes cada vez más violentos, el Estado y los medios británicos comenzaron a relacionar tales hechos con la supuesta influencia ocasionada por la brutalidad sin límite de la pantalla grande. Bajo esta premisa toma un papel central la British Board of Film Classification (BBFC), organismo de calificación estatal que tenía la potestad de recortar y hasta prohibir aquellas películas que consideraran que alteraban la moral y las buenas costumbres de su comunidad. Pero mientras la libertad de expresión se veía coartada en las salas, la industria del video doméstico crecía a pasos gigantescos, generando un circuito ideal para los cineastas independientes y amantes del terror extremo que veían allí un punto ciego que escapaba de la mirada persecutoria del gobierno.

Atenta a los nuevos modelos de consumo, la BBFC amplío su poderío y decidió confeccionar una lista de decenas de VHS que debían ser retirados de los estantes de los videoclubs. Bautizados como Video Nasties, estos films -entre los que se encontraban Holocausto Canibal, La Última Casa a la Izquierda y Posesión– hallaron en la clandestinidad todo un culto de jóvenes fanáticos del género y dispuestos a burlar las ridículas restricciones.

En medio de este contexto tiene lugar la historia de Censor, film estrenado en el Festival de Sundance 2021 que ha recibido críticas mixtas desde su reciente debut comercial.

Asesina de ideas

Dirigida por la debutante Prano Bailey-Bond, la película sigue a Enid (Niamh Algar de Raised by Wolves), una joven censora con aire de bibliotecaria que cree firmemente que su trabajo es una gran herramienta de protección de la audiencia. Su día a día se ve alterado ante la noticia de un macabro asesino que tras quitarle la vida a su esposa se comió su cara, supuestamente influenciado por el film Deranged, una de las películas a las que Enid le había dado luz verde para su comercialización.

Mientras la protagonista, profundamente afectada, debe lidiar con el acoso de la prensa y de los televidentes que la culpan por lo sucedido, llega a sus manos una nueva y misteriosa cinta de terror. Impactada por aquellas imágenes siniestras, la joven sospecha que tal material puede estar relacionado con la desaparición de su hermana, a la que vio por última vez cuando apenas era una niña. A pesar de la reticencia de sus padres, quienes creen que la imaginación de Enid es fruto de su culpa, la muchacha comienza a buscar al director del film con el objetivo de traer de regreso a su hermana.

Censor presenta una atractiva recreación de época que nos traslada a aquel universo pre internet de videocassettes, luces fluorescentes, nichos y tentación por material prohibido desde una mirada metaficcional. Ya desde sus primeros minutos, con la proyección de escenas escabrosas de videos reales de la década, se puede sentir cierta atmósfera enfermiza que coquetea tanto con la hipnótica y visceral Videodrome (1983) como, por momentos, con un tratamiento de la violencia más gélida y cercana a El Video de Benny (1992).

Acompañada por un sonido de sintetizadores que homenajea a las bandas sonoras de la época, la cámara acecha a la mojigata Enid mientras camina por túneles oscuros como si estuviésemos viendo un slasher y esta ferviente defensora de la moral fuese nuestra final girl. La realidad de la protagonista comienza a mezclarse con la ficción y su pasado traumático parece llevarla por un camino de obsesión y descenso a la locura de difícil retorno.

Más allá de su innegable virtud a la hora de construir una propuesta meta sobre el mundillo del terror de los ‘80 sin caer en lugares comunes, esta ópera prima está lejos de ser todo lo maravillosa que hubiésemos querido. Ni la siempre interesante reflexión sobre la raíz de la violencia ni la estética envolvente y evocadora resultan suficientes ante una narrativa inestable que muestra su hilacha más temprano que tarde.

En su afán por decir algo interesante acerca de todas las temáticas que abarca la obra -la violencia gráfica y su conexión con los delitos, las políticas conservadoras y el clima social de la época, la prensa sensacionalista, los recuerdos bloqueados, la morbosidad y hasta el machismo en una escena de abuso metida con calzador- la directora termina por enredarse en su propia telaraña, lo que conduce a desvíos anticlimáticos, giros predecibles y una resolución sumamente decepcionante. A fin de cuentas, el mensaje potente que Bailey-Bond intenta impregnar en Censor sobre los diversos factores que conducen a los actos criminales y cómo el cine, y el arte en general, ocupa el lugar de chivo expiatorio de las instituciones, acaba diluyéndose en un relato que promete más de lo que puede dar.

censor
Censor (REVIEW)
Conclusión
Interesante debut que rinde tributo a las películas de terror de culto, mientras juega con lo real y lo ficticio en pos de reflexionar acerca de la violencia en la gran pantalla y la paranoia social que ésta genera. Lamentablemente, el film intenta abarcar demasiados temas, la narrativa termina por volverse inestable y tomar un camino convencional.
Nota de lectores1 Vota
79
60
Total
1 comentario

1 comentario

  1. Impresiones de cine, series y otras artes – Cinéfilo, pianista, docente. Me gusta compartir claves de lectura de lo que miro, leo y escucho.

    ¿Por dónde se puede ver?

Deja un comentario

Más en Críticas

Trending

Arriba
Salir de la versión móvil