fbpx
Conectate con nosotros

Alta Peli

Entrevista a Carol Rovira, protagonista de Luimelia

entrevista a carol rovira

Series

Entrevista a Carol Rovira, protagonista de Luimelia

De cara al final de la tercera temporada y con una cuarta ya confirmada, en esta entrevista a Carol Rovira te contamos todo sobre Luimelia, la serie éxito de Atresmedia.

La actriz española Carol Rovira está viviendo un presente repleto de éxitos gracias a su Amelia Ledesma. El personaje nacido en Amar es para siempre resultó todo un suceso, por lo que Borja Glez. Santaolalla (ACÁ nuestra entrevista con el director) y Diana Rojo le dieron nueva vida en esta especie de spin-off llamado Luimelia. Antes del final de la tercera temporada dialogamos con ella sobre la serie y sus otras facetas artísticas.

entrevista a carol rovira luimelia entrevista a carol rovira

Entrevista a Carol Rovira: Amelia es para siempre.

¿Sos consciente del fenómeno que representa Luimelia en Argentina?

Un poquito, nos llega el feedback de Argentina, claro que sí. Y sabemos que hay mucho Luimelier.

Luimelia y Veneno son hoy los dos grandes exponentes de Atresmedia, ¿cómo entendés este suceso de dos ficciones tan diferentes?

Yo creo que el éxito es por la falta de referentes que hay. Y aparece de repente una serie donde las protagonistas son dos mujeres que se quieren, se cuenta su historia de amor y la gente alucina porque no es lo común, ¿no? Creo que es este el secreto. Igual con la Veneno, por supuesto, son colectivos que son minoritarios y muchas veces no se les da la voz que se merecen y hay mucha gente que vive en la ignorancia de pensar que lo normal es lo que ven cada día. Y dices, “no, lo normal es todo, mira, este es el abanico de posibilidades que hay”. Y este sentido Luimelia brinda la oportunidad de conocer la realidad de esas dos mujeres que quieren simplemente ser felices y estar tranquilas como el resto de las personas.

Mientras muchas ficciones buscan a ir a lo seguro, Luimelia siempre trata de innovar y encontrarle la vuelta para ofrecer algo distinto…

Nosotros siempre decimos que cada capítulo es una ida de olla, una pequeña locura, se experimenta, se rompe la cuarta pared, de repente aparecen los guionistas hablando sobre con quién se encuentran los personajes; cada episodio quiere reflejar eso, algo que sea diferente del formato que estamos acostumbrados a ver, de las historias que se van desarrollando y punto… aquí sí que se juega con esa meta historia, en teatro diríamos meta teatro, aquí se quiere jugar con eso.

Y volviendo al tema de ser referentes, ¿te resulta difícil cargar con esto?

Yo siempre digo que soy una actriz que interpreta a un personaje, a una mujer lesbiana. En mi caso no me quiero abanderar de absolutamente nada, soy consciente de la distancia que hay entre el personaje y yo, pero aun así como tú dices es difícil de alguna manera quitarte la ropa cada día de Amelia y dejarla en el camarín y no llevártela a casa. Es algo con lo que convives, te llegan miles de historias de personas que te explican cómo en su vida le ha afectado esta historia, cómo ha hecho eco en su entorno y entonces es inevitable que no te afecte y que en tu día a día reflexiones sobre ello y forme parte de tu vida. Es un aprendizaje. Esto es maravilloso, es algo de lo que una no se acaba de acostumbrar nunca de ver cómo este tsunami, esta historia, está cada vez llegando a más países y sitios remotos, que dices, ¡madre mía! me escribe alguien de Indonesia, de Costa Rica, sitios que dices, ¿cómo puede ser que algo que estamos haciendo en Madrid, una producción que hasta ahora ha sido muy pequeñita, con equipo reducido, con pocos recursos, esté llegando cada vez más lejos? Es como, wow, lo explico y me emociono. Es maravilloso. Y como actriz es un regalo meterme en la piel de Amelia.

Ustedes tenían testeado cómo habían caído los personajes en el público teniendo en cuenta los antecedentes en Amar es para siempre. ¿Qué diferencias encontrás entre la Amelia del 77 en la telenovela y la Amelia del 20 en la serie?

Buena pregunta. Yo creo que el contexto afecta muchísimo, no es lo mismo nacer en la actualidad que haber nacido en los 70. Entonces, la Amelia en los 70 es una mujer muy avanzada a su época, no solo por el hecho de ser lesbiana sino por el hecho de querer dedicarse al mundo de la interpretación, quiere ser vedette, es como que para ella el cuerpo es algo que es natural y que se tiene que normalizar. No es algo que tenga que ser tabú. Y entonces todo este mundo del espectáculo, de las plumas, de las lentejuelas, es un mundo que hasta el momento era un poco tabú también, estábamos en una dictadura, entonces ¡pum!, muere Franco y de alguna manera España levanta la cabeza y dice, “venga, nos venimos todos pa’ arriba”. Amelia quiere representar este personaje, representa un poco este mundo del destape y es algo que a mí me fascina. En cambio, la Amelia de la actualidad no es un personaje que refleje eso, pero si refleja la lucha constante que tenemos los actores. Es una profesión maravillosa, preciosa, pero al mismo tiempo también es muy dura. Es una profesión que tienes que estar, yo creo que toda la vida, picando piedra. Entonces creo que también se quiere dar ese discurso con este personaje. Ahí habría una diferencia. Y creo que la Amelia de los 70 es un poco más pausada, pero también la serie en sí, las escenas lo permitían. En cambio en Luimelia son capítulos de 10 minutos, muy rápidos, y claro tiene que haber mucho ritmo, y eso quieras o no me ha dado como una sensación de interpretar a una Amelia con más carácter. Ahora que habrá una cuarta temporada con capítulos más largos podría hacer un híbrido entre las dos Amelias, esto va a ser interesante.

¿En qué te sentís identificada con Amelia y qué tiene Amelia de Carol?

Las ganas de seguir luchando, de seguir superándome, de marcarme metas e intentar surfear los obstáculos, eso creo que lo tenemos en común. Luego he aprendido muchísimo de Amelia a escuchar, a empatizar con el otro. Amelia es una mujer que escucha mucho y es una persona totalmente empática y entregada a los amigos, a la familia, a su entorno, y quiere mucho a la gente, es muy humana en ese sentido. Yo me considero también una persona muy familiar, de estar con mis amigos, me encanta la vida social, soy poco solitaria, y eso creo que también lo compartimos.

entrevista a carol rovira

Dejando de lado el episodio que escribiste con Paula (el último de la tercera temporada), ¿participás activamente del desarrollo de los capítulos? Cuando te toca realizar escenas o situaciones arriesgadas narrativamente ¿te avisan previamente o te llevás la sorpresa al recibir el guion?

Normalmente en Amar es para siempre era inevitable ir bastante al día, a veces te explicaban un poquito por dónde iba a viajar tu trama pero cada semana íbamos recibiendo guiones, y cada viernes te ibas a tu casa con un montón de libreto para leer. Pero en Luimelia, Borja (Gles. Santaolalla) y Diana (Rojo) nos han ido informando un poco de cada capítulo, de qué hablaría, un poco la temática. Luego te llega el capítulo, lo lees y te enteras más, pero nos han dado un gran titular de cada capítulo. Para la cuarta temporada nos dieron alguna pincelada de alguna cosa, de “mira, nos gustaría hablar de esto, o va a pasar esto”, pero tampoco nos han querido contar mucho. En breve nos reuniremos, que ya nos morimos de ganas Paula y yo, y nos van a explicar la trama de la cuarta temporada.

En Luimelia, que por ahí es una serie que tiene pocos personajes, ¿les jugó en contra rodar en plena pandemia?

La segunda y la tercera temporada las grabamos durante la pandemia, de hecho Paula y yo co-escribimos el capítulo 6 estando confinadas. Por eso decidimos hacerlo por separado y luego juntarlo. Siempre digo que ese rodaje fue un gran regalo, después de estar no sé cuántos meses metidos en casa, poder salir, poder rodar, estábamos todos con un humor maravilloso, brillando, con muchas ganas y fue una gran fiesta hacer ese rodaje. También es verdad como te he dicho antes que somos un equipo muy reducido, muy pequeñito, entonces eso facilitó bastante el protocolo para hacer el rodaje. Todo el mundo con mascarillas hasta el momento de grabar, cada uno llevando su estuche con todo el maquillaje para no mezclar pinceles con otra gente, nos hacíamos la prueba, el PCR semanalmente para ver que estuviéramos bien y todo muy controlado, todo lo que el protocolo indica. La verdad sinceramente no fue muy pesado este tema porque teníamos tantas ganas de poder contar esta historia que nos pudo la ilusión antes que el hecho de llevar mascarilla o no.

Por lo que se ve en el tráiler, supongo que el capítulo al aire libre va a ser el último, ¿no?, es uno de los más esperados.

Es un capítulo muy especial porque cierra ese ciclo. Y por el hecho de que sea en el aire libre hay muchos personajes. Hay un reencuentro con varios personajes que han ido apareciendo… no sé, para mí es muy especial ese capítulo, ya lo veréis, no puedo contar nada…

Pasando a tus otros proyectos, actuaste en muchas obras de teatro, en tele, pero también sos cantante. ¿Qué preferís, actuar o cantar?

Es la gran pregunta, pero es muy difícil elegir, como cuando te preguntan si quieres más a tu padre o a tu madre o a qué hijo prefieres. Yo no soy madre pero me lo puedo imaginar que es imposible elegir. No sé, dan cosas diferentes el teatro, la tele y la música. Es como que van llenando partes de mí, me llenan en diferentes sentidos. Para mí estar en un escenario en donde hay un elenco con el que has estado trabajando durante un tiempo, donde hay todo un proceso de crear esa partitura y tener todo el público cada noche me parece algo litúrgico y mágico, para mí es maravilloso. De hecho la última obra que hice antes de venirme a Madrid fue una obra de Mouawad que se llamaba Bosques, que duraba cuatro horas, y cuando se hacía el fundido final esa magia era todo un viaje. Era una obra muy cargada emocionalmente y fue un regalo poder hacerla. Cada uno ha tenido lo suyo, es algo muy diferente de lo que se siente haciendo tele, que también me encanta por supuesto, y la música también es otra atmósfera, otro mundo. Y en caso de ahora que estoy componiendo mis canciones estoy descubriendo también un nuevo mundo que tenía un poco apartado que también me está fascinando.

¿Y qué planes tenés para este año con la música?

Ahora estoy componiendo temas nuevos, voy con calma. Ir con prisa no, para eso tengo el rodaje, la tele y la serie que estoy rodando ahora (Señor, dame paciencia). La música es algo que creo que poner fecha sería ir en contra de mí misma. Voy creando tranquilamente junto con Anthony Ocaña, que es el otro compositor, guitarrista y productor. Vamos componiendo, de repente yo traigo una idea, él tiene otra, es bonito el proceso y en breve sacaremos del horno algún tema nuevo. Los planes son ir sacando temas e ir llenando este espacio de creación y punto. Tampoco tengo un gran objetivo. Ahora mismo no me planteo nada más que ir haciendo mi música.

Estuviste en Argentina para la filmación de la película de Carina Bogetti, El camino real: la rosa del desierto. ¿Cómo te adaptaste a este país? ¿Qué experiencias te llevaste?

La verdad es que Argentina creo que está en el Top 2 o 3, o sea está arriba de todo de los países donde he viajado y me ha fascinado realmente. Me ha parecido un país tan rico y tan diverso, es tan grande que hay de todo. Y la gente me encantó también, creo que somos muy similares culturalmente y tenemos una manera de ver la vida muy parecida los argentinos y, bueno, en mi caso yo soy catalana. Y fue una aventura realmente porque la película era una aventura. Es una película que es una historia sobre un profesor, Damián de Santo, y sus dos alumnos, Thiago Batistuta y una servidora, y viajaban por diferentes sitios de Argentina, había como un libro mágico que les hacía cambiar de sitio. Y lo chulo es que, claro, efectivamente nosotros también viajábamos y fuimos a Salta, Misiones, Buenos Aires, Córdoba, y me encantó tanto el país que fui por mi cuenta a las Cataratas, a Jujuy, volví a Salta. Alquilé un coche y viajé después de rodar la película porque me encantó. Guardo muy buenos recuerdos de ese rodaje y los compañeros maravillosos. Aprendí mucho de ellos y del teatro que vi en Buenos Aires, porque siempre digo que los actores argentinos en general tienen algo, una verdad, que es única. Me quedé con las ganas de ir a la Patagonia.

Tu visita fue previa al furor de Luimelia, ¿tenés ganas de volver?

Volvería con los ojos cerrados. Me encantó tanto Argentina que busqué un representante para ver si me salían más cosas allí porque no descarto para nada ir para allá para hacer algún tipo de trabajo, una peli, una serie, lo que fuera.

Sin entrar en spoilers, ¿qué podés adelantarnos sobre la recta final de esta tercera temporada y qué nos espera para la cuarta?

Vamos a encontrar escenas muy divertidas pero también escenas muy tiernas, muy calmadas, con muchos silencios, con mucha escucha entre ellas dos y con mucha paz sobre todo. Hoy he mirado fotos del rodaje y me he emocionado al ver el brillo en los ojos del equipo por poder contar como Dios manda esta historia.

Tenemos ahora para hacerte unas preguntas seleccionadas entre muchísimas que nos enviaron algunos de los fans de Luimelia:

entrevista a carol rovira

entrevista a carol rovira

entrevista a carol rovira

Hasta aquí la entrevista a Carol Rovira. Pueden ver las 3 temporadas de Luimelia en ATRESPlayer Premium. Las temporadas 1 y 2 las encuentran disponibles en Flow. Luimelia 77 disponible en ambas plataformas.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Series

Trending

Arriba