Conectate con nosotros

No todo es USA: Series Europeas 2015

series europeas 2015

Series

No todo es USA: Series Europeas 2015

No todo es USA: Series Europeas 2015

Series europeas 2015: 5 opciones para cambiar de aire por un ratito y sumergirnos en historias salidas del viejo continente. Otro ritmo, otra estética, otras costumbres e idiosincrasia a las que consumimos masivamente, pero la misma intensidad dramática y pasión por narrar que te van a atrapar hasta el último minuto.

Venimos siguiendo paso a paso el calendario de estrenos seriéfilos este año, no podíamos dejar de lado la industria del otro lado del océano.

Jonathan Strange & Mr. Norrell: la magia vuelve a Inglaterra.

Estamos más acostumbrados a los dramas ingleses, por esa razón arrancamos esta lista con la serie basada en la novela homónima de Susannah Clarke de 2004 (Mejor novela de ficción de ese año, según la revista Time). Tan buena repercusión tuvo que enseguida saltó el charco y consiguió estreno en nuestras tierras: si siguen atentamente en Alta Peli (deberían hacerlo para no perderse nada) el Calendario de Series actualizado a todo momento, sabrán que la estrenó OnDirecTV y pueden encontrarla allí.

Relata la relación entre dos magos durante las Guerras Napoleónicas: el oscuro y misterioso Norrell con el joven y atrevido Strange. Dos hombres que durante el inicio ni se conocen pero que forjarán una intensa relación de amistad y competencia, la cual no tardará en írseles de las manos cuando ambos se obsesionen con restaurar la magia ya olvidada en el país y sean reclutados para ayudar con ella al ejército inglés en la guerra contra la ocupación francesa.

Apenas 7 episodios de fantasía pura que se irán cocinando a fuego lento: la magia aparece muy de a poco hasta alcanzar su clímax a un nivel dramático como sólo los ingleses saben lograr. Personajes complejos cuyas intenciones irán develándose lentamente, una reconstrucción de época fascinante y una profecía que llega para sellar a fuego el destino de los protagonistas, quienes en su afán de darle a la magia el lugar que creen se merece van a conocer pesadillezcos mundos ocultos de los cuales no les será nada fácil escapar.

Producida por BBC, con adaptación a cargo de Peter Harness (Wallander), dirigida por Toby Haynes (Doctor Who, Sherlock), con protagónicos de Eddie Marsan (el hermano con Parkinson de Ray Donovan) y Bertie Carvel (Hidden) más estupendos trabajos como los de Charlotte Riley (Peaky Blinders) o Marc Warren (el esposo de Kalinda en The Good Wife). Los amantes de este tipo de productos van a quedar extasiados ante unos efectos visuales increíbles y una trama en in crescendo entretenida y mágica.

Fortitude: muerte en el Artico.

Serie inglesa pero rodada en Islandia. Un pequeño pueblo entre la nieve, un lugar helado, una comunidad que vive sus días segura de que entre tan pocos habitantes nunca pasa nada, hasta que algo sucede y comienzan a verse sus verdaderos rostros. Porque todos ocultan un monstruo interior que los aprisiona.

Es que Fortitude es el lugar más tranquilo para vivir, sin pobres, sin crímenes, sin violencia. Pero misteriosamente un ciudadano aparece muerto de forma aberrante y los temores y prejuicios saltarán a la luz.

Podría decirse que es la fórmula Twin Peaks y claro que es verdad. Pero lo que diferencia a esta serie –de ritmo extenuantemente lento- es que quizás la resolución a la ola de sangre que se destará no venga por el lado que todos pensamos: el show planta la semilla de que quizás estemos más cerca de La Cosa de Carpenter que de Broadchurch o The Killing.

Esa mezcla de policial y “algo más” la convierte en una serie extraña, que exige mucho de la atención del espectador pues nunca queda en claro qué es lo que están contando ni qué género están abordando.

Todo se toma su tiempo en pasar -incluso la primera muerte- pues previamente hay una larga descripción de la decena de personajes que más adelante serán claves importantísimas cuando todas las líneas argumentales comiencen a cruzarse.

Producida por Sky Atlantic (con participación de la americana Pivot), cuenta con un elenco de caras súper reconocibles de otras producciones: Sir Michael Gambon (Dumbledore en Harry Potter), Christopher Eccleston (Dr. Who, The Leftovers), Richard Dormer (Game of Thrones), Luke Treadaway (Penny Dreadful), Eddie Marsan (hablamos de él en la serie anterior) y hasta Stanley Tucci (Los Juegos Del Hambre) como un investigador enviado desde el continente a esta ciudad abandonada del ártico para tratar de resolver el silencioso caos desatado. Fue renovada a una 2º temporada.

Jordskott: Suecia otra vez da la nota

Las series nórdicas van comprándose el publico de todo el mundo cada vez con mayor celeridad. Forbrydelsen (versión original de The Killing que Netflix trae en agosto) y Bron Broen son como la dupla por excelencia, pero decenas y decenas de policiales han comenzado a invadir la pantalla. Y ocurre lo típico en estos casos: todo se empieza a trasformar en más de lo mismo. Así es que Jordskott marca la diferencia.

Una policía (Moa Gammel) regresa al pueblo del que se alejó 7 años atrás cuando su pequeña hija Josephine desapareció en extrañas circunstancias. A la niña se la dio por muerta pero Eva nunca creyó esa historia y piensa que ha sido secuestrada.

La vuelta a Silverhöjd debido a la muerte de su padre (miembro de la empresa celulosa que rige los destinos del poblado y explota el inmenso bosque que lo rodea, dato significativo para lo que vendrá) coincidirá con la desaparición de otro niño. Eva ve las conexiones con el rapto/muerte de Josephine y se pone a investigar.

Hasta acá tenemos un policial típico, algo que tan bien hizo The Missing en 2014. Pero en el final de un primer episodio correctísimo -que transcurre bajo las reglas de este tipo de thrillers- pasa algo que no les voy a contar pero que es un verdadero WTF.

Los elementos paranormales comienzan a aparecer y, casi sin que te des cuenta, vas a encontrarte en el episodio 4 inmerso en una trama más cercana a Les Revenants que a cualquier policial de la competencia.

Es una de las grandes sorpresas de este año. Sabrán que el ritmo sueco es completamente opuesto al norteamericano: no se toman las cosas a la ligera mientras los personajes tienen hábitos con los que no estamos familiarizados. Pero vale la pena dejarse llevar por la atmósfera enrarecida de Jordskott que juega sus cartas en los momentos justos sin apresurarse y variando de géneros con tanta simpleza que asombra.

El boom de estos shows nórdicos tiene su punta de lanza en criticar desde la ficción a la supuesta sociedad más segura y perfecta del mundo. Eso es lo que nos han hecho creer y que los responsables de las series o películas de la zona usan como voraz crítica, remarcando la hipocresía de esta “gente bien” que oculta motivos más que reprochables. Son como cualquiera en cualquier rincón del planeta, solo que rodeados de niebla, gris y frio. Jordskott toma ello y, cambiando de tonos, reflexiona sin dejar de producir esa adicción de querer saber qué cornos es lo que está pasando.

Deutschland 83: una de espías a la alemana

Series Europeas 2015 series europeas 2015

Alemania 1983, plena Guerra Fría, el país dividido en el este comunista y la Alemania Occidental Capitalista. En ese contexto histórico surge este thriller de espionaje que bien podría ser una especie de contracara de la excelente The Americans.

Es que aquí el espía no es un matrimonio ruso que entregó su vida a la causa y se infiltró en el país enemigo, sino que la trama queda a cargo de Martin, un pibe de 24 años de la Alemania Oriental que de un momento a otro (literalmente) se va a ver convertido en espía en la parte opuesta del Muro, tratando de descubrir lo que planea Occidente en conjunto con la OTAN. El no ser un espía formado y entrenado imprime aire fresco a esta historia que muestra -con fino grado de humor- dos diferentes formas de vida y ver el mundo.

Martin (Jonas Nay, una de las figuras jóvenes revelación de este año) se ve inmiscuido sin quererlo en cuestiones de estado, aunque esté más preocupado por su novia y su madre -a quienes dejó en casa- que en esas políticas que podrían terminar en una guerra nuclear. Pero Deutschland 83 no es una comedia ni de cerca: el drama surge, las cosas se complican, el jovencito se va a manchar las manos con sangre y jamás volverá a ser el mismo.

Uno de los puntos fuertes del show (primera producción alemana en llegar con idioma original a la tv norteamericana por Sundance Channel) es su ágil ritmo, su tratamiento estético donde los colores brillan y la presencia fundamental de la música pop de los años 80.

https://www.youtube.com/watch?v=d6PRasQ0dAA

La temporada de 8 capítulos es uno de los puntos seriéfilos más altos de 2015. Lo digo sin dudarlo un segundo. No es oficial aún, pero la season 2 es casi un hecho.

P’tit Quinquin: la serie para los amantes del Bafici.

Nunca se vio algo semejante en televisión y claramente no es para todos. Atípica, extravagante, surrealista, bizarra, profundamente humana. Es en realidad del año pasado, pero no es hasta ahora cuya edición en DVD ha permitido acceder a ella con subtítulos.

Antes de hablar de la trama hay que explicar varios ítems para entender esta maravilla irrepetible del cineasta Bruno Dumont que tiene una importancia enorme para toda la televisión:

-Es del canal ARTE de Francia, dedicado -como su nombre lo indica- a una programación diferente y no comercial (como si fuese aquí un Film & Arts)

-Fue presentada y desfiló por los festivales de cine más prestigiosos de todo el mundo, de Cannes a San Sebastián, e incluso fue seleccionada por la revista de cine Cahiers Du Cinema como la mejor película de 2014. Sí, en una muestra más del infrenable avance de esta edad dorada de la televisión, una serie es elegida como lo mejor de la pantalla grande por una de las publicaciones más respetadas de la crítica cinematográfica.

Quinquin (Alane Delhaye) es un niño bastante revoltoso que pasa el verano con amigos tirando petardos y molestando a su familia en un poblado rural alejado de todo. Una serie de crímenes horrorosos comienzan a desatarse y para resolverlos entran en escena un par de excéntricos detectives.

Usando con humor las reglas del policial, Dumont crea sátira descarnada sobre la humanidad y sus demonios. No hay música, hay gente común y no actores profesionales ocupando cada uno de los roles, no hay belleza y si fealdad, hay tics que se multiplican hasta la exasperación en cada uno de los personajes. En medio del absurdo (la escena del funeral de una de las víctimas es de lo más raro y divertido que la pantalla chica haya mostrado) está el pequeño Quinquin descubriendo la presencia de la maldad en el mundo.

Les dejo un pequeño extracto subtitulado para que tengan dimensión de lo diferente de este show.

Apenas 4 capítulos (con promesa –por parte de Dumont- de una segunda temporada) hacen de P’tit Quinquin una propuesta tan intima e hipnotizante como difícil de soportar si no te quitás de encima el chip que tenemos incrustado de “lo que vemos normalmente”. Es cine en televisión, es televisión que se hizo cine independiente, es las dos cosas y es ninguna. Todo al mismo tiempo.

2 Comentarios

2 Comments

  1. Nathaniel77

    28/07/2015 en 19:25

    Gracias! Siempre es bueno un poco de frescura del otro lado del Atlántico. La verdad es que todas pintan interesantes, veremos qué se encuentra para bajar de todo esto… Se agradecen las recomendaciones!

  2. Sergio Fernandez

    29/07/2015 en 09:23

    los actores de P’tit Quinquin, SON LOS MAS GRACIOSOS QUE VI HASTA AHORA!! MUY DIVERTIDO

Deja un comentario

Más en Series

Trending

Arriba