Conectate con nosotros

Alta Peli

5 falsos documentales poco conocidos

Cine

5 falsos documentales poco conocidos

5 falsos documentales poco conocidos

El falso documental o Mockumentary nos dejó un clásico del humor como This is Spinal Tap, de la mano de una eminencia del género: Christopher Guest. También se recuerdan la incómoda Borat (sin la cual no existiría la genial El Dictador) o What We Do In The Shadows, con futuro destino de clásico de culto. Esta lista recopila algunos ejemplos menos conocidos pero bastante memorables para el género.

5 falsos documentales poco conocidos

Forgotten Silver (1995)

A principios del siglo XX, en Nueva Zelanda existió un desconocido pionero del cine que se adelantó en años a los avances técnicos de Hollywood y Europa, antes de embarcarse en la más épica película jamás rodada en el país y (en un principio) en el mundo. O al menos es lo que el público desprevenido puede terminar creyendo después de ver este falso documental que hizo Peter Jackson para la TV, quince años antes de dirigir -irónicamente- la trilogía épica más grande de la historia de su país y por qué no del mundo.

El mockumentary comienza con el director relatando cómo una anciana vecina de su infancia le entregó un baúl repleto de material fílmico a punto de descomponerse, donde además de varias películas perdidas los archivistas encuentran pruebas de la invención del cine sonoro y a color mucho antes de lo que la historia tenía registrado. Así comienzan a desentrañar los pocos rastros que quedan de la vida del cineasta y su dificultoso rodaje de una historia bíblica de proporciones épicas.

El tono satírico del documental solo se delata en contadas ocasiones y de forma bastante sutil, manteniendo la charada hasta durante los créditos finales, donde no se acredita a ninguna de las personas que actuaron en ese rol y se agradece a ficticias instituciones históricas por el material de archivo aportado.

The Rutles: All You Need Is Cash (1978)

Siguiendo la misma línea de aparentar seriedad -pero esta vez perdiéndola bastante rápido- dos ex Monty Phyton montaron el documental sobre la carrera de una banda descaradamente idéntica a The Beatles, parodiando paso a paso cada uno de los momentos más representativos de su historia. Desde sus orígenes tocando en un sótano lleno de ratas a su exitoso desembarco en los Estados Unidos, llegando eventualmente a su entrada al rock psicodélico de la mano del consumo de sustancias y un líder espiritual un tanto flojo de papeles.

Pueden acusarla de tener un ritmo un tanto lento, pero alcanzan para verla sus versiones de temas de los Beatles levemente modificados y numerosos cameos de figuras de la comedia y la música como Bill Murray, John Belushi y hasta George Harrison, destacándose una importante participación de Mick Jagger haciendo de si mismo y recordando su histórica rivalidad-amistad con The Rutlers.

Se considera a esta película un paso previo fundamental para que luego existiera el clásico This is Spinal Tap, que estaría en esta lista si no hubiéramos hablado tantas veces de ella.

Man Bites Dog (C’est arrivé près de chez vous) (1992)

Es sabido que muchas veces el periodismo de investigación y los documentalistas tienen que codearse con gente peligrosa o hasta llanamente despreciable para poder llevar a cabo su trabajo, pero el pequeño grupo que produce esta película se propone seguir a un despiadado criminal y grabarlo mientras expone sus ideas sobre arquitectura, arte y la vida en general, al mismo tiempo que mata y roba ancianas, para luego enseñarles los secretos para ocultar un cadáver.

El pequeño grupo de jóvenes cineastas pierde pronto la objetividad, y el temor original se va convirtiendo en una peligrosa amistad con su sujeto de estudio, llevándolos a participar de sus crímenes hasta que un encuentro con otro criminal los pone a todos en peligro.

Esta película mezcla el mockumentary con el found-footage y una dosis importante de humor negro, para terminar reflexionando sobre la naturalización que pueden hacer de la violencia quienes se acostumbran a convivir con ella.

I’m Still Here (2010)

Este falso documental trascendió la pantalla y ocupó la vida pública del actor Joaquin Phoenix durante casi dos años, desde que en 2008 anunció sorpresivamente que se retiraba de la actuación para dedicarse a la música. Durante ese tiempo todas sus apariciones públicas mostraron un deterioro progresivo en su persona hasta convertirse en un hombre desaliñado e incoherente, que se peleaba con el público y era incapaz de sostener una entrevista con la prensa.

Desde el principio se especuló con que se trataba de una jugada de prensa, pero seguramente nadie esperaba que la sostuvieran tanto tiempo. Cuando finalmente salió la película que retrata el detrás de escena de esa transformación, no faltó quien especuló que lo que originalmente iba a ser un documental se convirtió en ficción para esconder un derrumbe psicológico real del actor, algo que parece tan poco probable como las afirmaciones del director Casey Affleck de que absolutamente nadie fuera del reducido grupo que grabó la película estaba al tanto de lo que pasaba, ni siquiera varias de las estrellas de Hollywood que aparecen interactuando con Joaquin.

Las reacciones de la prensa y el público ante su derrumbe son tan importantes para esta película como el material grabado especialmente por ellos, complementando su intención de retratar las miserias del mundo del espectáculo y borrando los límites entre realidad y ficción.

Fubar (2002)

El género del mockumentary se lleva muy bien con las producciones de bajo presupuesto, por razones que no sorprenden mucho. Como en este caso, donde un pequeño grupo canadiense aprovechó la desprevenida participación de gente común que encontraban por la calle, mientras grababan con algunos actores un documental sobre la cultura de los headbangers, encarnados en dos amigos de clase obrera que no hacen mucho más que tomar cerveza y escuchar trash metal todo el día.

El director del falso documental es un personaje activo de la historia, pasa de la observación del dúo desde su posición de intelectual burgués a la explotación directa de sus miserias, cuando descubre que uno de ellos esconde una seria enfermedad que le aterra enfrentar. Decidiendo sobre la marcha cambiar el tono de su documental se lo convence de ver al médico, para poder registrar en video el proceso.

Los personajes están continuamente en un nivel de absurdo y ebriedad que los mantiene patéticos y carismáticos sin ser completamente inverosímiles, sosteniendo el humor incluso durante situaciones profundamente dramáticas.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba