Conectate con nosotros

Cuentos Asombrosos: 7 películas de ciencia ficción clásica

Cine

Cuentos Asombrosos: 7 películas de ciencia ficción clásica

Cuentos Asombrosos: 7 películas de ciencia ficción clásica

Podrá parecer un producto de la modernidad, pero fue desde que la revolución industrial puso la fe en las máquinas y la tecnología en el centro de la vida, que distintos autores comenzaron a imaginarse cómo esos avances cambiarían el futuro de la humanidad.

Lógicamente esas historias saltaron al cine para seguir reflejando los sueños y miedos de cada época, dejando un legado interesante de películas de ciencia ficción clásica que cualquiera que esté interesado en el género todavía puede disfrutar.

The Lost World (1925)

Con sus más de noventa años, para hablar de películas de ciencia ficción clásica no se puede ir mucho más atrás que esta historia basada en una novela de Arthur Conan Doyle. Con una premisa que sin duda sirvió de inspiración a King Kong, el padre de todos los monstruos gigantes, el excéntrico Profesor Challenger organiza una expedición hacia la Amazonía, donde el diario de un explorador perdido afirma que aún existen los extintos dinosaurios. Tras enfrentarse a numerosos peligros, consigue regresar a Londres con un ejemplar vivo para demostrar que no es un fabulador, pero el dinosaurio escapa y causa estragos en la ciudad, igualito a la secuela de Jurassic Park, con la que no tan casualmente comparte título.

Durante décadas se creyeron perdidos buena parte de los 106 minutos que duraba esta película silente, hasta que a fines de los 90s se editó una versión restaurada combinando fragmentos recuperados de distintas fuentes, que permitió rescatar al que está considerado el primer largometraje en hacer uso de la técnica del stop motion en conjunto a intérpretes de carne y hueso, un trabajo que está lejos de los animatronics de Spielberg pero todavía es digno de verse aunque sea por su valor histórico.

El hombre del traje blanco  (1951)

Tal como sucede hoy en día, no todo es viajes fantásticos ni criaturas extrañas en la ciencia ficción clásica y esta película es un ejemplo. En ella, un humilde inventor que usa clandestinamente el laboratorio de una empresa textil donde trabaja de ordenanza, desarrolla una tela que repele las manchas y no se gasta, ingenuamente creyendo que con eso va a revolucionar la indumentaria del mundo. No tiene en cuenta que un invento así haría colapsar a la industria textil como se la conoce, ganándose de enemigos tanto a los industriales como a los obreros de sus fábricas, quienes ven amenazado su trabajo.

Con una historia directa y sólida, usa un humor bastante ácido para críticar al sistema de producción que necesita del consumismo para subsistir, algo que casi no volvió a suceder hasta mediados de los ochenta. El hombre del traje blanco no sólo es avanzada por hablar de una tecnología que décadas después se está volviendo realidad, esta película de ciencia ficción clásica es una pionera en tomar como tema los peligros o problemas que traen las nuevas tecnologías a una sociedad que no está preparada para absorberlas, en contraste al optimismo con el que se trataba en la primera mitad del siglo a cualquier avance tecnológico.

El planeta desconocido (1956)

La tripulación de una nave espacial es enviada a investigar lo que está sucediendo en una lejana colonia científica que lleva tiempo sin contactar al resto de la civilización. Al llegar los recibe con hostilidad el Dr Morbius, único sobreviviente de la misión original quien ahora vive con su hija y la asistencia de un robot más avanzado que cualquiera que conociera la humanidad hasta entonces. A pesar de que el ermitaño científico les insiste que deben marcharse de inmediato mientras puedan, el comandante Adams (un joven y irreconocible Leslie Nielsense niega a abandonar el lugar sin respuestas sobre la misteriosa muerte del resto de los científicos. Mientras esperan nuevas órdenes reaparece la misma criatura invisible e imparable que masacró a la primera incursión y aunque misteriosamente pasó décadas sin molestar a Morbius comienza a matar a los recién llegados, revelando que el Dr Morbius encontró secretos en ese planeta que no tiene intenciones de compartir.

Aunque el tono de muchos diálogos es tan reaccionario que hoy causa risa, plantea una historia de aventuras entretenida que fue pionera no sólo en exploración espacial sino también en plantear civilizaciones extraterrestres perdidas.

La invasión de los usurpadores de cuerpos (1956)

El doctor Miles Bennell no presta atención cuando varios de sus pacientes denuncian que alguno de sus seres queridos no son quienes dice ser, pero eventualmente comienza a notar que la gente de su pueblo está cambiando y ya no le quedan dudas cuando uno de sus amigos encuentra un cuerpo que parece una copia de sí mismo. No siempre las invasiones alienígenas comienzan con bombos y platillos, en este caso (y en sus varias remakes) lo hace con unas semillas caídas desde el espacio capaces de crear duplicados de la gente que conservan la memoria de quienes fueron, pero carecen de toda emoción y están conectados en una conciencia colectiva actúan en secreto.

Este thriller mantiene la tensión hasta el final, llevando al doctor al borde de la locura por no saber en quien confiar para resistir la invasión silenciosa, porque tal como cuenta The Americans, una de nuestras series preferidas, hubo un tiempo donde el gran miedo era que el enemigo tramando contra la individualidad y la libertad, era indistinguible del resto, era contagioso.

El Increíble Hombre Menguante (1957)

Días después de ser expuesto a combinación azarosa de insecticidas y radiación, Scott Carey descubre que toda su ropa le queda grande. Temiendo que alguna enfermedad le esté haciendo perder peso consulta a su médico, quien comprueba que está en perfecto estado a pesar de que es indudable que ha perdido altura y volumen. Los esfuerzos de la ciencia son en vano y Scott sigue un desesperante proceso de achicarse día a día a la vez que crece su fama nacional.

La historia de esta película de ciencia ficción clásica es tan simple que el final queda un poco decepcionante, pero su gran atractivo reside sobre todo en la segunda mitad de la película cuando se vuelve tan pequeño que sobrevivir en su propio sótano se vuelve tan difícil como en una isla desierta, con una épica y famosa lucha contra una araña incluida.

La máquina del tiempo (1960)

H.G. Wells fue autor de geniales historias cuyas adaptaciones merecerían un lugar en esta lista, como La Guerra de los Mundos (1953) o La isla del doctor Moreau, pero es la que imagina el futuro lejano de la humanidad la que se convirtió en uno de los referentes más conocidos de películas de ciencia ficción clásica, parodiada y referenciada hasta el hartazgo. En ella un inventor de la Inglaterra victoriana construye una máquina del tiempo y ante la incredulidad de sus amigos se lanza hacia el futuro para saber qué será de la humanidad. Parando primero cada pocos años y descubriendo con desazón que las guerras continúan, se lanza siglos hacia adelante hasta encontrar a los Eloi, una sociedad que a simple vista parece utópica pero pronto se revela como decadente y presa de los Morlock, una raza subterránea que los tiene de plato principal.

El resultado es una muy buena película de aventura y exploración que también se atreve a la crítica social, con efectos especiales ambiciosos y más que decentes especialmente la secuencia en stop motion que usan para representar el viaje en el tiempo.

Viaje fantástico (1966)

Quizás demasiado reciente como para estar en esta lista, pero se gana su lugar por ser una de las películas de ciencia ficción clásica más parodiada, desde Los Simpson y Futurama a Rick and Morty. Lleva la exploración de lo desconocido en el sentido inverso que otras historias: en vez de salir en búsqueda de lugares lejanos, el grupo de aventureros reduce su tamaño y se interna con un submarino en el cuerpo de un importante científico que durante su fuga de la Alemania comunista se estrella con su vehículo y el coágulo que se forma en su cerebro es inoperable desde el exterior. Corriendo contra reloj, obligados a salirse de la ruta prevista y sospechando que hay un traidor entre ellos, la tripulación del submarino se abre paso por el torrente sanguíneo para alcanzar el coagulo y salvar la vida del hombre que conoce los secretos de la tecnología de miniaturización y que podría llevar el balance de poder en beneficio de los occidentales.

La trama avanza con un ritmo un tanto soporífero, pero la originalidad de la premisa y una realización bastante acertada compensan como para que resulte un poco más que una lección de anatomía.

Estos sólo son algunas películas de ciencia ficción clásica. Quedan afuera otras muy conocidas y populares, pero también otras olvidadas por el gran público. ¿Cuál es tu preferida?

1 comentario

1 comentario

  1. Javier.

    12/12/2018 en 19:58

    Se escapan muchas genialidades…!!!

    Un pequeño catalogo 😉

    Aelita Queen of Mars
    Reptilicus
    Gojira
    When world collide
    Alphaville
    Destination Moon
    Creature from the Black Lagoon
    Dr Who and the Daleks
    Farenheit 451
    Invaders from Mars
    Attack of the 50 Foot Woman
    It! The Terror from Beyond Space
    Journey to the Far Side of the Sun
    Journey To The Seventh Planet
    Quatermass and the Pit
    The Quatermass Xperiment
    Quatermass II Enemy from Space
    Queen of Blood
    Red Planet Mars
    Robinson Crusoe on Mars
    Silent Running
    Solaris
    The Blob
    The Fly
    The Man From Planet X
    The Monster That Challenged The World
    The Space Children
    The Thing from Another World
    Them!
    These Are The Damned
    Things to Come
    Tobor the Great
    Village Of The Damned
    X The Man with the X Ray Eyes
    X The Unknown

    y las reinas de las clasicas:

    The Day the Earth Stood Still
    The War of the Worlds

Deja un comentario

Más en Cine

Arriba