Conectate con nosotros

Alta Peli

Licencias artísticas: grandes películas con una Tierra diferente

Cine

Licencias artísticas: grandes películas con una Tierra diferente

Licencias artísticas: grandes películas con una Tierra diferente

Sabemos, a ciencia cierta, que la Tierra es esférica y no plana (como los hermosos terraplanistas reunidos en el “Primer Encuentro Nacional e Internacional de Terraplanistas” (no es broma)– nos quieren hacer creer). Pero en la ficción sí nos gusta que nos mientan para tener relatos más atractivos. Por eso hoy presentamos grandes películas con una Tierra diferente.

grandes películas con una Tierra diferente


Grandes películas con una Tierra diferente

Los creadores de ficción tienen permitido ser incorrectos o inexactos en cuanto a verdades científicas sobre el funcionamiento de nuestro mundo… siempre y cuando sirva para crear una mejor historia.

Son licencias artísticas que queremos y podemos perdonar. En el mundo de Game of Thrones los inviernos pueden ser suaves (de unos 600 días) o duros (más de 900 días), y suceden sin un patrón reconocible, de forma caótica. Expertos en Astronomía indican que, de ser así, estaríamos ante un planeta circumbinario (que orbita alrededor de dos estrellas al mismo tiempo). Aunque, pequeño error, nunca vemos dos soles en la serie.

El mundo de District 9 (2009) es uno muy parecido al nuestro, pero la llegada de una enorme nave espacial a Johannesburgo (Sudáfrica), unos veinte años atrás, cambió la forma de vivir. Aunque no de la forma esperaba. Si en aquel bodrio infumable que es Battlefield: Earth (2000) la Tierra es una granja de esclavos para los alienígenas, en la ingeniosa película de Neill Blomkamp fuimos nosotros los que colonizamos a la raza extraterrestre.

peliculas de  Neill Blomkamp

Recordemos también (aunque nadie quiere hacerlo realmente) a After Earth (2013), de M Night Shyamalan, una producción demasiado tonta en demasiados niveles. Estamos ante una Tierra donde el efecto invernadero hizo cosas tan locas que se asemejan a la magia: todo se congela de noche y los animales se comportan de formas muy atípicas.

Pasemos a hablar de algunas grandes películas con una Tierra diferente. A estos realizadores (a diferencia de aquellos que afirman que la Tierra es plana) sí queremos creerles.


Another Earth (Mike Cahill, 2011)

¿Cómo es su Tierra? Literalmente hay otro planeta Tierra duplicado que se entrelaza con el nuestro de formas extrañas, alterando la vida de las personas.

En Another Earth, Rhoda Williams (Brit Marling, una de mis grandes favoritas) acaba de ser aceptada en un programa de astrofísica del MIT y aspira a explorar el universo. Todo cambia cuando se descubre que existe un planeta igual al nuestro. Se trata de una historia muy íntima que forma parte de ese subgénero que tanto amo: ciencia ficción hecha con dos mangos.

Al drama romántico de los protagonistas se les suma un contexto interesante y filosófico que da lugar a muchos debates. Fue la ópera prima de Mike Cahill, quien unos años más tarde dirigiría I Origins, una pequeña obra maestra que muy pocos vimos.

La película deliberadamente se toma sus licencias de astronomía y física. La otra Tierra siempre se muestra como “llena” en el cielo durante el día (pequeño error para lograr un efecto visual muy cool) y, además, un segundo planeta del tamaño del nuestro generaría un desbalance caótico en el Sistema Solar. Ni hablar del efecto que tendría en las mareas y los niveles del mar.

Melancholia, de Lars Von Trier, es una producción hermana tanto en premisa como en temáticas (y hasta salió el mismo año).

Gattaca (Andrew Niccol, 1997)

¿Cómo es su Tierra? Prácticamente idéntica a la nuestra, aunque el estudio de la genética es muchísimo más avanzado. Los niños son concebidos in vitro y con técnicas de selección genética en lugar del modo natural.

Gattaca es probablemente una de las historias de ciencia ficción más hermosas que vi en mi vida. La recomendé por acá, junto a otras excelentes películas de sci-fi de los ´90 (que no son Matrix). Vincent (Ethan Hawke) fue uno de los últimos niños concebidos de modo natural y nació con una deficiencia cardíaca. Su sueño siempre fue viajar al espacio y está dispuesto a todo para lograrlo.

Es, sin duda, un relato bastante amargo y reflexivo. Pero eso no le impidió al director Andrew Niccol llevarse el premio a mejor película en el Festival de Sitges. Por supuesto, por su carácter de culto fue completamente olvidada en las premiaciones más importantes de ese año.

Upside Down (Juan Diego Solanas, 2012)

¿Cómo es su Tierra? Está compuesta por dos mundos, uno superior y otro inferior, ambos con gravedades diferentes.

Si hablamos de películas con una Tierra diferente, tengo que mencionar este caso. Upside Down es un cuento de hadas moderno. Una producción muy loca del argentino Juan Solanas (hijo del mítico Pino Solanas), quien escribió y dirigió. El concepto no tiene absolutamente nada de dónde agarrarse (dos planetas lo suficientemente cerca uno del otro, de tal forma que conviven dos gravedades) pero genera un atractivo visual imperdible.

Los primeros cinco minutos explican, con mucha belleza, las tres reglas científicas/mágicas que rigen estos mundos, y de ahí tenemos que abrir la cabeza para creer cada una de las cosas que nos muestran (y cuanto menos se pregunte mejor).

Snowpiercer (Joon-ho Bong, 2013)

¿Cómo es su Tierra? Un experimento climático terminó con la vida del planeta, excepto para un puñado de gente arriba de un tren de alta velocidad donde un injusto sistema de clases está por levantar una revolución.

Snowpiercer funciona como la clásica del expresionismo alemán Metrópolis, donde tenemos a una ciudad dividida en dos sectores, el de los poderosos y el de los trabajadores, estos últimos hombres esclavos al servicio del bienestar de los otros. Solo que la ciudad está contenida en un mismo tren.

Es un relato súper original y repleto de geniales escenas de acción que van de la mano con la naturaleza del cine coreano, aunque con importantes baches argumentales. Sin embargo, todos los vagones tienen su atractivo y me gustó mucho cómo el director aprovechó el trayecto lateral de la historia para indicar las decisiones que tiene que tomar el protagonista. Hay un componente simbólico muy presente que es interesante de analizar.


Por supuesto, hay muchas otras grandes películas con una Tierra diferente, sea porque llegó el apocalipsis, estemos en realidad dentro de una simulación, en una sociedad distópica o en un mundo en el que existe el multiverso.

¿Cuál otras agregarías a la lista? ¿Por qué esa Tierra es diferente? ¡Podés dejarnos tus comentarios?

1 comentario

1 comentario

  1. Alfredo

    06/03/2019 en 10:36

    Como que no es plana ? Eh ?

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba