Conectate con nosotros

DOSSIER: La historia de Candyman

la historia de candyman

Cine

DOSSIER: La historia de Candyman

DOSSIER: La historia de Candyman

Después de mucha espera, tenemos finalmente un póster preliminar, teaser, y primer trailer de una de las películas de terror más esperadas del año. Hablamos quizás del mayor ícono del género en la primera mitad de los ’90. ¿Querés saber qué nos muestra trailer? ¿Querés recordar algo del pasado del hombre de garfio y gamulán? No te pierdas este DOSSIER sobre la historia de Candyman.

La historia de Candyman: como la miel al garfio

La letra prohibida

Entre 1984 y 1985, Clive Barker lanzó su antología literaria conocida como Books of Blood que consta de seis volúmenes recopilatorios con retorcidos cuentos de terror. Varios de ellos adaptados al cine.

En el volumen 5, uno de los cuentos que nos llama la atención es The Forbidden, historia protagonizada por una estudiante universitaria, Helen, realizando una tesis sobre grafitis urbanos. Particularmente, se interesa por una serie de gráficos en un complejo de edificios abandonado. Los mismos parecen referir a la leyenda urbana de un asesino serial del cual Helen terminará siendo su víctima.

Books of Blood sirvió como el trampolín para que Barker sea considerado rápidamente el nuevo genio de la literatura de horror, ganándose el lugar de privilegio que luego le permitiría incurrir como realizador cinematográfico de sus propios relatos.

The forbidden no fue uno de los cuentos más comentados de la antología. De hecho, en 1978, existe un precedente en el que un joven y estudiante Clive Barker realizó un corto de media hora con el mismo título (junto a otro llamado Salomé). Pero al tratarse de un material al que pocos tuvieron acceso, se desconoce a ciencia cierta si realmente tiene relación con el cuento.La historia de Candyman la historia de candyman

El fantasma de Chicago

Para fines de los ’80, el slasher estaba pasando por una etapa oscura habiéndose fagocitado a sí mismo entre tantas copias y secuelas; pasarían varios años para que vuelva a la gloria en forma de parodia autoconsciente.

Pero en el medio de este desierto, en 1992, llegó a las salas una suerte de oasis, Candyman, el dominio de la mente, suerte de slasher sobrenatural adulto que creó a uno de los íconos más populares del género. Sí, al que le estamos dedicando este DOSSIER.

Dirigida por Bernard Rose, en esta versión libre de The Forbidden Helen está realizando una tesis sobre leyendas urbanas, y es atraída particularmente por una: Candyman.Candyman, el dominio de la mente la historia de candyman

Los cambios entre la película y el cuento largo son notables. Rose se encargó de darle a la historia el aire urbano de clase baja lúgubre, cambiando los suburbios ingleses del texto por el bajo Chicago de la película. Candyman pasa de ser casi un personaje caricaturesco pálido, rubio, y con un traje de patchwork, a la imponente figura afroamericana de Tony Todd enfundado en un sobretodo de abrigo negro (en realidad es un púrpura muy oscuro, en referencia a Willy Wonka). Por lo cual, en el cuento tampoco figura que sea un esclavo, obviamente. Eso sí, el garfio y las abejas en el pecho ya estaban.

Pero principalmente, lo más notorio es la ausencia de la invocación de Candyman frente al espejo, algo tomado de la leyenda urbana de Bloody Mary.

Candyman es reconocida por uno de los mejores climas y atmósferas del cine de terror moderno; y eso es todo obra de Bernard Rose, un realizador con mucha influencia en lo dramático que también se encargó de acrecentar el extraño tono de seducción entre los antagonistas.

A caballo de algunas comparaciones con El silencio de los inocentes, recientemente estrenada y galardonada (probablemente por las abejas y por el protagonismo femenino), Candyman fue un notable éxito y prácticamente un clásico inmediato.

La sangre de Candyman

En 1995, otro realizador ligado a lo dramático, Bill Condon, dirigía Candyman 2, adiós al género humano… que acá solo disfrutamos directo a VHS.

Condon es un realizador más impersonal que Rose; sin toda la impronta onírica, sensual, y sucia que le impuso a la película original. No hay destellos de luces o la sorprendente toma aérea de Cabrini Green. Igual podemos decir que se la banca, porque mantiene bastante la vena dramática, y apartándose de cualquier vestigio de la obra de Baker (si bien comienza con el personaje de Phillip Purcell que está en el cuento y en la película del ‘92) amplía el universo del personaje detrás del asesino de modo bastante coherente.

Mucho de lo que hoy “conocemos” del personaje, proviene de esta secuela. Baker (que oficia como productor ejecutivo) no le dio una historia previa, Rose se limitó a decir que era el fantasma de un esclavo, y se insinúa que Helen Lily puede ser la reencarnación de su amante.peliculas de terror historia la historia de candyman

Candyman/Tony Todd tiene más protagonismo o tiempo en pantalla. Se descubre que es Daniel Robitaille, un pintor del Siglo XIX que fue condenado a morir estaqueado y picado por un enjambre de abejas (atraídas por su mano amputada y por la miel untada a su cuerpo) alr mantener un romance prohibido con una joven blanca perteneciente a una familia adinerada.

Bernard Rose había tenido la idea de una secuela propia que seguía la historia lúgubre de Helen, para rápidamente dirigirse hacia “otro lado”. Descartado esto, porque el público quiere ver a Candyman, el protagonismo recayó en Annie Tarrant (Kelly Rowan) una maestra que comienza a verse rodeada por muertes cercanas, a partir del libro que Purcell publicó sobre los sucesos ocurridos tres años atrás y la investigación que el padre de Annie realiza sobre la repentina muerte de este.

Todos comienzan a morir alrededor de Annie, y se descubrirá que el plan de Candyman está relacionado a su línea hereditaria común.

Otro factor que se introduce en esta digna aunque poco inspirada/innovadora secuela, es el traslado de la acción a Nueva Orleans, lo cual se mantendría en la fatídica tercera entrega.

Carnaval ¿toda la vida?

Cuando nadie lo pedía, 1999 nos trajo Candyman 3: El día de los muertos, que al contrario de su secuela fue directo a video en casi todo el mundo, menos en Argentina. Ya desde el afiche (el original y el local) se olía que sería una truchada, y el instinto no falló.

candyman 3 la historia de candyman

La dirección pasó de dos directores respetables como Rose y Condon, a Turi Meyer, cuyo único antecedente es la mediocre Sleepstalker.

La gente de Artisan (una suerte de productora dedicada al terror como la actual Blumhouse o Shudder, que lo único más o menos bueno que hizo fue producir El proyecto Bair Witch y reeditar varias películas Clase B olvidadas de los ’80), se encargó de producir pero con su típico presupuesto nulo, y todo se fue al tacho.

Kelly Rowan había hecho un trabajo aceptable en Candyman 2, Adiós al género humano…, y lo de Virgina Madsen en Candyman: el dominio de la mente es grandioso. De ellas pasamos a Donna D’Errico (no) recordada por ser una joven bañista slow motion en la serie Baywatch; y no, su desempeño no es bueno.todo sobre candyman 2020 la historia de candyman

Ella es Caroline McKeever, galerista de arte, hija de Annie Tarrant. ¿Pero cómo, si en la anterior Annie no tenía hija? Es que esta secuela se ubica 25 años después de los hechos de eso; y si sacan las cuentas, este 2020 tendríamos que saber si ocurrirá lo que predestinó (olvídense que haya vaticinado adelantos futuristas, no había presupuesto).

Candyman aprovecha las vísperas de la celebración del día de los muertos, que en zonas como Nueva Orleans se celebra como el carnaval, para conectarse con Caroline e ir asesinando a todos sus seres cercanos, haciéndola quedar a ella como presunta culpable y así convencerla de que se una a él continuando su sangriento legado. Un plan con toda la lógica.

En definitiva, una continuación que nadie pedía. Se ve horrible, y hasta el propio Tony Todd reconoció en 2012 que se arrepiente de haberla hecho.

¿Qué esperar de la nueva Candyman?

Llegamos al punto más importante de este DOSSIER sobre la historia de Candyman. Hacía años que se anunciaban proyectos para una cuarta entrega de la saga, o un completo reinicio. Finalmente, en el mismo año en que Caroline debe ser visitada por el Capitán Garfio, se concreta algo que su guionista y productor Jordan Peele definió como “una secuela espiritual”.

¿Qué significa secuela espiritual? No se sabe muy bien, pero lo cierto es que primero conocimos un afiche conceptual y un teaser trailer (con los actores repitiendo Candyman cinco veces) como para dejarnos cebados, y días después teníamos el primer avance completo del cual podemos deducir algunas teorías.

Al ritmo de un cover truculento de Say my name de Destiny’s Child, nos enteramos que la acción vuelve a Cabrini Green. Un fotógrafo, Anthony (Yahya Abdul-Mateen II), llega investigando unos grafitis relacionados a la leyenda urbana de Candyman, de la cual nadie parece estar muy predispuesto a hablar.

Se sabe que Tony Todd está fichado para aparecer, pero el trailer no nos muestra aún a Candyman, por lo que no podemos saber si repetirá el mismo personaje o solo será una participación especial dejando el lugar a una nueva generación.

El detalle más importante: Anthony McCoy era el nombre del bebé que Helen salva del fuego al final de la primera película. Y la aparición en un instante del trailer de Vanessa L. Williams con la icónica frase de Anne Marie McCoy (madre de Anthony) “Don’t”, nos confirma que sí, es el mismo. Otra que parece que vuelve es Helen, pero con otra actriz.

También hay otra suposición que puede destacarse del trailer y que relacionaría la conexión con la historia original y el hecho de que Tony Todd no sería el Candyman principal de esta película. Nos dan a entender que, mientras más se obsesiona con los mitos, Anthony termina compenetrándose con el mal, transformándose él mismo en Candyman. Lo cual sería lógico si pensamos que el plan original que Daniel Robitaille tenía para ese bebe era traspasarle su legado.

la historia de candyman

Con todo esto, se estaría confirmando que el término “secuela espiritual” esconde un modo de llamar a estas nuevas continuaciones al estilo Halloween, mitad secuela directa de la primera (borrando a las siguientes secuelas), mitad reinicio.

Otra duda es el tono aportado, que no parece ser tan gore como el anterior, adaptándose a la nueva moda PG-13.

Hasta ahora, todas suposiciones. La verdad la tienen Jordan Peeele y Nia DaCosta, que luego de su auspicioso debut en Little Woods se sentará en la silla de directora, siguiendo el legado de realizadores con un pie en el drama.

En este DOSSIER repasamos la historia de Candyman y los puntos fundamentales en los 35 años que pasaron desde la publicación del cuento original. Cuál será el futuro recién lo sabremos este 11 de junio, un día antes que en el propio EE.UU. Mientras tanto, aguántense las ganas de hablarle al espejo y repetir cinco veces cierto nombre: Candyman, Candyman, Candyman, Candyman, Candym…

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba