Conectate con nosotros

Aceptar la pérdida: 5 películas de fantasía como escapismo

Cine

Aceptar la pérdida: 5 películas de fantasía como escapismo

Aceptar la pérdida: 5 películas de fantasía como escapismo

La pérdida de un ser querido es una situación difícil de manejar. Más lo es para niños y adolescentes, quienes no pueden controlar sus emociones y aceptar la inevitabilidad de la muerte. En la vida real muchos chicos utilizan la fantasía como mecanismo de defensa ante estas problemáticas y el cine ha sabido captar los miedos en films tan hermosos como terapéuticos. He aquí entonces 5 películas de fantasía como escapismo.

películas de fantasía como escapismo


Películas de fantasía como escapismo

A continuación recomendamos algunas películas sobre el dolor y la pérdida vistas a través de los ojos de los más chicos. Definitivamente son un festival de lágrimas, pero también representan una buena manera de acercar a los jóvenes hacia estas temáticas tan delicadas.

Las cinco películas pertenecen, principalmente, al género fantasioso. Eso significa que la lista no va a incluir, por ejemplo, producciones que fusionan terror y fantasía (The Babadook siendo el caso ejemplar).

También dejé afuera mi película favorita de Tim Burton, Big Fish, porque si bien la historia es sobre aceptar la pérdida a través de historias de fantasía, el punto de vista está puesto en un adulto con la imaginación de un niño.

The Fall (Tarsem Singh, 2006)

En un hospital, una niña escapa de la realidad a través de las historias de aventuras que le cuenta otro paciente. The Fall le llevó al director indio 17 años poder realizarla. Es una suerte de Las mil y una noches actualizada a tiempos modernos. Acá, mientras el mundo del relato está lleno de colores extravagantes y trajes de seda , la realidad se presenta como algo mucho menos bello.

Vale la pena además por su increíble fotografía. Fue filmada a lo largo de cuatro años en 28 países diferentes, un hecho que casi no tiene precedentes en el mundo del cine. Es además un sincero homenaje hacia las personas que se dedican a entretener a los demás.

Un monstruo viene a verme (J.A. Bayona, 2016)

Si bien peca de tener una narrativa demasiado clásica y lineal, Un montruo viene a verme cuenta con enseñanzas importantes y un apartado visual fascinante. Con su madre enferma de cáncer, Connor, un chico de 12 años, intenta superar sus miedos y fobias con la ayuda de un monstruo.

El trabajo del director español no fue tan popular en su momento y pasó bastante desapercibido por los cines locales. Sin embargo, se trata de una de las películas de fantasía más interesantes de los últimos años. Dato no menor: está disponible en Netflix.

Un puente hacia Terabithia (Gábor Csupó, 2007)

Imposible obviar a Un puente hacia Terabithia dentro de las más importantes películas de fantasía como escapismo. En sintonía con Un monstruo viene a verme, este es un relato cruel, más pre-adulto que infantil.

Jess y Leslie, dos niños solitarios, establecen un fuerte lazo de amistad cuando Leslie, aficionada a contar historias fantásticas, le abre a Jess las puertas de un mundo dominado por la imaginación. Juntos crean el reino secreto de Terabithia, un lugar mágico cuya entrada solo ellos conocen.

I Kill Giants (Anders Walter, 2017)

Esta ópera prima del director Anders Walter está basada en la novela gráfica de Joe Kelly, uno de los escritores de comics americanos más importantes de hoy. La adaptación es bastante más sobria y menos alocada que el comic original, que tiene muchísimo más humor y extravagancia. En cambio, la historia está llevada por el lado del drama y alcanza altos niveles emocionales.

Barbara Thorson escapa de su vida mundana a través de la fantasía. Es misántropa, solitaria, salvaje, y solo está en quinto grado. Ah, también mata gigantes.

Gran parte del atractivo de I Kill Giants se debe a la protagonista. Madison Wolfe tuvo participaciones chiquitas en el pasado, pero me parece que la gente la va a empezar a notar especialmente después de este papel. Aunque tiene 16 años, lográs creerle que es una niña de 12. Ella creó un personaje absolutamente traumado, sensible y conmovedor.

A little princess (Alfonso Cuarón, 1995)

Para el final me dejé una de las grandes gemas olvidadas de los años ´90. ¡Y de nada más y nada menos que Alfonso Cuarón!

Sara Crewe (Liesel Matthews en uno de sus pocos papeles antes de retirarse del cine)  vive una vida de ensueño en la exótica India junto a su padre. Cuando la guerra los separa, Sara es enviada a un internado dirigido por la estricta Srta. Minchin.

Este es un hermoso relato infantil lleno de tensiones adultas. El aspecto fantasioso viene del lado de una historia que Sara le cuenta al resto de las chicas del internado: el drama del príncipe Rama, su esposa Sita y el malvado Ravana, personajes que provienen del clásico poema épico Ramayana.


Click para comentar

Deja un comentario

Más en Cine

Arriba