Conectate con nosotros

Alta Peli

Tienen que jugar The Division 2

VideoJuegos

Tienen que jugar The Division 2

Tienen que jugar The Division 2


Ubisoft lanzó la secuela de su looter shooter. En medio de una temporada donde están presentes Anthem y la expansión de Destiny 2, vale la pena jugar The Division 2?

jugar the division 2

7 meses después del fatídico «viernes negro» donde fue liberada la «fiebre del dólar», Washington está bajo amenaza. Los rumores sobre un golpe de estado que harían temblar la frágil estabilidad del país son cada vez más fuertes. Ante esta amenaza el gobierno decide llamar a los agentes de The Division, la última línea de defensa.

En pocas líneas este es el argumento de la campaña que nos invita a jugar The Division 2. Ubisoft recogió el feedback de su título del 2016 y nos ofrece la evolución casi perfecta del los shooter looters.

Tras un primer contacto con el juego en la E3 2018, llega su versión definitiva con numerosas mejoras sobre su versión original. En esta entrega nos enfrentamos a enormes cantidades de contenido que serán las delicias de los fans del género.

La campaña de The Division 2 es mucho más sólida que su antecesor. Presenta menos misiones de relleno y las actividades del mundo abierto son más numerosas y atractivas. Su contenido endgame es muy satisfactorio, ofreciendo nuevos enemigos y actividades reinventadas.

Al jugar The Division 2 en modo campaña nos enfrentaremos a 3 facciones de enemigos que quieren tomar control de Washington. Ellos son los Hienas, los Hijos Verdaderos y los marginados. Cada una de las facciones tienen estrategias y enemigos particulares. De acuerdo a cuál de ellas nos enfrentemos, deberemos adoptar distintas estrategias.

Ubisoft recogió el guante y escuchó a los usuarios

La inteligencia artificial ha sido mejorada. Los enemigos tienen más y mejores patrones de ataque. Será habitual verlos tratar de flanquearnos para atacarnos de diversos frentes. Los enemigos más pesados ahora tienen una armadura destruible que se va rompiendo de a piezas. El resto de ellos tienen puntos débiles visibles que hacen más fácil derrotarlos.

Otro aspecto positivo es cómo reaccionan los enemigos a los disparos. Su respuesta es más ágil pero mueren mas rápido.

Los enemigos no se sienten como una esponja de balas. El daño que hacemos está directamente relacionado a nuestro nivel de personaje y equipo. Este tipo de juegos básicamente es disparar a enemigos a obtener equipo con números más altos. Al jugar The Division 2 la experiencia looter está asegurada. El juego es generoso con el equipo que obtenemos, siempre será algo mejor de lo que ya tenemos. Todos los equipos disponibles están balanceados y se adaptan al estilo del jugador. El obtener equipo mejor de manera constante hace que uno vaya probando todas las combinaciones disponibles.

La campaña se compone de unas 12 misiones principales, 3 fortalezas y numerosas misiones secundarias y eventos del mundo. Las misiones principales están muy bien diseñadas. Algunos enfrentamientos son épicos, como ese que se da en una sala de museo ambientada en Marte o aquella en donde se recrea una batalla de Vietnam. El relato no es lineal sino que cada uno funciona como una parte pequeña de algo más grande que tendremos que ir construyendo.

Las misiones secundarias amplían el arco argumental y además podremos obtener mejoras específicas al completarlas. Así el jugador puede elegir realizar primero determinada misión para obtener un cargador ampliado para su arma.

Los eventos del mundo le dan vida a Washington. Numerosos puestos de control que están bajo el dominio de los enemigos, enfrentamientos entre facciones o liberación de rehenes. Liberar los puestos de control nos da puntos de reaparición en el mapa y botín de alta calidad.

Una vez completada la campaña y alcanzado el nivel 30, nos movemos al endgame del juego. Este aspecto está muy cuidado y pulido, una nueva facción (los black tusk) invaden DC, trayendo nueva tecnología y estrategias. Estos enemigos toman posesión de los lugares emblemáticos ligados a las misiones principales. Deberemos repetirlas con algunas variantes para ir quitándoles el control. Este añadido es quizás de lo mejor que nos encontramos al jugar The Division 2.

Contenido endgame atractivo

Por definición los shooter looters son juegos en donde deberemos repetir una y otra vez las mismas misiones. Enemigos más difíciles ofrecen mejores botines, y así una y otra vez. Sí bien The Division 2 no escapa a esta mecánica, la posibilidad de enfrentarse a nuevos enemigos y recorrer la misma misión pero con un recorrido distinto hace que la repetición sea más amena.

El juego ofrece un modo competitivo multijugador, «Conflicto»: equipos de 4 agentes se enfrentan entre sí para tener el control del mapa. Si bien son solo 2 modos y escasos mapas, no deja de ser divertido y ofrece una variante más al jugador.

También está de vuelta la Dark Zone. Esa Zona donde agentes van en busca del botín más preciado y la traición está a la vuelta de la esquina. Al jugar The Division 2 nos encontramos con que la Dark Zone está ahora dividida en 3 secciones. Ya no es un gran mapa con zonas de mayor o menor dificultad. Está repartida en 3 zonas pequeñas que tienen lugares emblemáticos con jefes que ofrecen botín alto. El hecho de que sean zonas más reducidas también favorece el enfrentamiento contra agentes deshonestos, la tensión se siente en todo momento.

Para mejorar nuestras estrategias de combate tenemos numerosas habilidades de campo. Vuelven el escudo balístico, el pulso, la torreta y las minas rastreadoras. Se suman un enjambre de mini robots, el lanzador de químicos, la libélula y el dron.

Nuestro arsenal es grande, cada una de dichas habilidades tiene diferentes opciones para personalizar el estilo de combate.

También tenemos disponibles 3 tipos de especializaciones, que vienen a reemplazar las habilidades definitivas del juego anterior.

Estas especializaciones ponen a disposición una arma especial (francotirador, ballesta y lanzagranadas). Además cada una de ellas nos abre un árbol de habilidades al estilo RPG que mejoran ciertos aspectos de nuestro personaje.

A toda esta personalización se suma la posibilidad de añadir accesorios a las armas y equipos. La elección de estos accesorios debe ser cuidadosa ya que si bien nos mejora un aspecto, también trae una penalización en otro. Así, por ejemplo, un cargador nos da más munición pero nos reduce la cadencia de fuego. De esta manera cada agente tendrá un equipo y personalización únicas.

Atrás quedó la ambientación navideña de Nueva York, ahora estamos en el verano de Washington. El mapa ofrece una recreación al detalle de la ciudad capital. Nuestro centro de operaciones es la Casa Blanca, numerosos lugares emblemáticos pueden visitarse.

review Jugar The Division 2

El juego ofrece clima dinámico y gracias al HDR podremos vivir escenas imponentes como la puesta del sol sobre el lago Potomac.

Si nueva York nos mostraba el caos del día después de la infección, Washington no lleva a un mundo post-apocalíptico. Las calles de la ciudad están vacías. Los edificios abandonados, la versión avanzó sobre el asfalto y animales salvajes se observan con frecuencia.

La calidad visual del juego es soberbia. Este análisis se hizo sobre la versión de Xbox One X, en donde el juego corre a 4k nativos con HDR. El clima dinámico nos ofrece ciclo día-noche con días de niebla y ocasionales lluvias.

Otro aspecto técnico a destacar el el diseño de sonido. El juego cuenta con Dolby Atmos, lo que hace que uno se sienta dentro de la acción. El sonido de los truenos en medio de la tormenta eriza la piel. Los enemigos se escuchan con claridad y uno puede determinar de dónde se acerca el peligro sin verlo.

En resumen, jugar The division 2 es una experiencia muy inmersiva. A este punto aporta mucho la casi inexistencia de pantallas de carga (hola Anthem). La experiencia es super fluida, vamos del mundo abierto hasta el centro de operaciones. Luego entramos a una misión principal o a algún evento sin ninguna pantalla de carga. Solo al hacer viaje rápido o morir nos topamos con las dichosas pantallas, pero son tan cortas y escasas que no llegan a molestar para nada al jugador.

Podríamos decir que jugar The División 2 es más que una base sólida para la promesa de futuras actualizaciones. Es un juego refinado e intuitivo que ofrece muchas horas de excelente contenido. Explorar su recreación de Washington es todo un placer. El nivel de personalización es impactante, hace que el jugador se preocupe por elegir bien el equipo adecuado y deba probar diferentes combinaciones.

Sin dudas es una experiencia recomendable, que se erige sobre sus competidores. Ofrece hoy lo que otros prometen con futuras actualizaciones.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en VideoJuegos

Trending

Arriba