Conectate con nosotros

Alta Peli

Boicot a los Oscars: ¿Que es el whitewashing?

Cine

Boicot a los Oscars: ¿Que es el whitewashing?

Boicot a los Oscars: ¿Que es el whitewashing?

Las muestras de racismo en producciones de Hollywood son tan antiguas como el cine mismo, pero el término whitewashing es mucho mas moderno y recién en los últimos años se volvió algo visibilizado como un problema por quienes sienten que el color de su piel les impide competir en igualdad de condiciones con otros intérpretes.

whitewashingCuando se anunciaron las nominaciones a los premios Oscar 2016 se confirmó que por segundo año consecutivo los 20 nominados en las categorías interpretativas son actores y actrices blancos de ascendencia europea, causando que surgieran voces de protesta y un llamado a boicotear la entrega de premios por considerar que no se trata de una situación accidental sino que refleja una preferencia de parte de la Academia hacia intérpretes caucásicos.

Algunos remarcan ausencias de gente con opciones reales de haber integrado la lista como Idris Elba por su actuación en Beasts Of No Nation (que le valió un premio del sindicato de actores en los SAG) Samuel L. Jackson por Los ocho mas odiados, Michael B. Jordan por su trabajo en Creed, y Will Smith, elogiado por Concussion (La Verdad Oculta). Siempre las premiaciones generan polémica porque rara vez la elección es unánime, pero para algunos esto supera los límites de la coincidencia. Los voceros de la protesta fueron varios referentes afroamericanos como Spike Lee o Will Smith, no por ser la única comunidad que se siente perjudicada sino porque es los más numerosa y organizada políticamente como para llegar a ser escuchada. Tampoco la pasan tan bien muchos intérpretes de origen asiático, latino o árabe, que suelen ser tratados incluso peor tanto por la Academia como por la industria en general, dos ambientes integrados mayormente por hombres blancos de mediana edad y nivel de ingresos elevados, lo que desde lejos suena como una fórmula perfecta para un conservadurismo que va mas allá del racismo. O al menos eso opinan los que se sorprenden por la doble nominación a las protagonistas de Carol además de varios rubros técnicos como guión, fotografía, vestuario y música sin que eso resulte en una nominación como mejor película, un argumento que podría compartir La Chica Danesa si hubiera sido mejor recibida por la crítica.

Las principales protestas se levantaron en contra de las nominaciones a las mejores actuaciones, que como se sabe acostumbran ir en una dirección previsible. Quienes menosprecian las protestas lo hacen fundamentándose en que por un lado todos los nominados son merecidos (algo que en general es cierto) y que no hubo tantos trabajos destacados de parte de intérpretes no-blancos este año, algo que con las subjetividades de siempre, también podría considerarse cierto. Eso redunda en otra pregunta mas complicada que sólo se hace en voz baja y es que pocos intérpretes no-blancos reciben habitualmente papeles que cuadren dentro de esos parámetros contra los que pocos parecen protestar. Y aquí es donde aparece el fenómeno conocido como whitewashing.

Whitewashing y racebending

Algo que de por sí puede parecer extraño pero relativamente inofensivo, se agrava cuando además esos personajes son irreales o difunden estereotipos negativos sobre la etnia representada, haciendo que las protestas de parte de los desplazados sean mas profundas que una simple cuestión laboral. Siempre se menciona a Birth of a Nation como el caso mas emblemático de racismo en el cine, pero desde el siglo XIX y por más de cien años fue común que artistas blancos se pintaran la piel para representar personajes negros, casi siempre de formas despectivas o prejuiciosas y esa costumbre lógicamente llegó también al cine. En su momento parecía creible tener a Burt Lancaster haciendo de un guerrero apache con ojos claros o Laurence Olivier haciendo del moro Otelo. Pero no se quedó ahi, porque se ha visto una muy pálida Elizabeth Taylor haciendo de Cleopatra, a John Wayne interpretando a Gengis Khan y a Al Pacino interpretando a dos mafiosos innecesariamente latinos como Tony Montana y Carlito Brigante. El extremo parecen ser las producciones que prefirieron prótesis que simulen ojos rasgados en intérpretes blancos como Katharine Hepburn en Dragon Seed o cubrir completamente de pintura la cara de Johnny Deep para interpretar a un muy estereotipado nativo potawatomi en El Llanero Solitario.

En síntesis, el término whitewashing se refiere a cuando se contrata whitewashinga un actor o actriz de ascendencia europea para interpretar un personaje de otro origen o cuando directamente se reconvierte un personaje que originalmente pertenecía a alguna minoría. Aunque desde los sesenta ya no ocurre con personajes afroamericanos salvo en la genial parodia Tropic Thunder, aún hoy otras minorías son reemplazadas con bastante frecuencia por intérpretes blancos caracterizados con el caso reciente de Dioses de Egipto, que enfrentó bastante polémica desde su rodaje por tener un elenco completamente caucásico representando a personajes que deberían ser africanos o por lo menos del medio oriente. Con menos repercusión también recibió quejas The Martian por reemplazar a dos personajes importantes que en el libro son asiáticos, pero fue el anuncio de Scarlet Johhanson protagonizando Ghost in the Shell lo que mas rechazo causó recientemente incluso de parte de los seguidores occidentales del manga por considerar que es demasiado importante para la historia que los personajes sean japoneses.

Aunque no suelen causar la misma polémica, el cine argentino no está excento de estas prácticas. Cuando Joaquin Furriel fue convocado para interpretar a un campesino santiagueño, él mismo se declaró sorprendido por imaginar que ese personaje debería verse de otra manera y que realmente creyó que lo estaban convocando para interpretar al abogado encargado de defenderlo. También llamativas y con resultados bastante menos aclamados fueron varias de las elecciones de elenco en Kryptonita a las que no pocos consideraron demasiado aporteñadas y poco creibles. La conjuncion de una industria reducida y concentrada en Buenos Aires con minorías poco organizadas o desinteresadas por el tema hacen que no sea un problema llamativo, pero existe tanto en el cine como la televisión.

Según algunos estudios, esto se debe a que los productores de Hollywood consideran que los actores y actrices blancos atraen más público y por lo tanto generan mayores ganancias, algo que la misma práctica ha desmentido con varios éxitos taquilleros protagonizados por actores negros como Denzel Washington o el propio Will Smith. Siempre un paso por detrás y sin entender realmente los reclamos, algunos productores han comenzado a meter forzadamente interpretes étnicos que causaron tanta polémica como el whitewashing. Nadie dudó que la elección del último Johnny Storm no tuvo otras razones que cumplir con la formalidad de una cuota de diversidad y algo parecido se sospecha de Tilda Swinton reemplazando a un anciano tibetano en la aún no estrenada Doctor Strange, porque eventualmente las minorías a contentar comienzan a superponerse y los papeles prescindibles no alcanzan para todos. Eventualmente tendrán que entender que el reclamo no es simplemente una cuestión laboral sino que lo que se pretende es que además de intérpretes, en el cine existan más personajes que representen a las minorías de forma realista y no prejuiciosa.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba