Conectate con nosotros

Alta Peli

Bajo la máscara: Las caras de Batman en el cine

Cine

Bajo la máscara: Las caras de Batman en el cine

Bajo la máscara: Las caras de Batman en el cine

Es indiscutible que la edad dorada del cómic superheróico fue fundada y dominada por las publicaciones de DC, época durante la que establecieron muchas de las reglas del género; pero, hasta la fecha, son sus contrincantes de Marvel los que dominan casi sin competencia la edad dorada del cine de superhéroes con su Universo Cinematográfico.

Por más que DC incursionó primero en las pantallas y hasta los más desinteresados por los superhéroes conocen aunque sea de oído a los principales integrantes de la Liga de la Justicia, nunca logró construir una franquicia que fuera más allá de sus dos hijos predilectos, principal punto en que su competidor le viene sacando ventaja. Después de varios fallidos, Warner/DC parece haber decidido abandonar en parte el proyecto y apostar a películas que funcionen más como islas independientes, sin la obligación de estar fuertemente conectadas. Una estrategia que rindió sus frutos con Wonder Woman, Aquaman y Shazam pero, sobre todo, con ese universo paralelo abierto con Joker y que se rumorea repetirán con The Batman en 2021, separándose de lo establecido en Liga de la Justicia.

Tuvimos una variedad de intérpretes que se pusieron la capa del murciélago y saltaron por los tejados encarnando a Batman en el cine. Algunos legendarios y otros infames, pero todos dignos de reconocimiento aunque sea por el hecho de atreverse a encarnar a uno de los personajes más populares del mundo de los cómics, junto con Superman.

Las caras de Batman en el cine

Lewis Wilson

El primero en vestir la capa lo hizo pocos años después de la aparición del personaje en los cómics, pero tuvo tanto impacto que varias de las modificaciones que se hicieron en la adaptación pasaron a formar parte hasta hoy del canon estable del personaje. Fue presentado como un serial de quince episodios que comenzó a emitirse en las salas de cine en julio de 1943, en plena Segunda Guerra Mundial.

El clima de la época y el aparato de censura llevó a que el clandestino vigilante se convirtiera en un agente encubierto del gobierno que combate a un científico japonés, el cual ha inventado un dispositivo capaz de convertir a las personas en pseudo-zombies. Su éxito fue tal que volvió a emitirse en la década del sesenta en maratónicas sesiones que avergonzarían a Peter Jackson, para luego ser reeditada en versión muy reducida como un largometraje en VHS.

Adam West

A principios de la década del sesenta, Batman llegó a la televisión con un programa extremadamente cómico que poco tenía que ver con el espíritu original del personaje; pero fue la versión con la que se criaron generaciones enteras de futuros fanáticos del género superheróico.

Producto de este programa de TV es el verdadero primer largometraje de Batman en el cine, con la dupla enfrentándose a sus cuatro villanos mas característicos: Gatúbela, el Guasón, el Pingüino y el Acertijo. Al igual que la serie, el largometraje está cargado de color y humor apto todo público, incluyendo una legendaria lucha contra un tiburón que hasta fue homenajeada en Los Simpson. El trabajo de Adam West sigue siendo considerado único, especialmente por tomarse en serio una versión absurda del personaje que por momentos incluso rompe la cuarta pared.

Michael Keaton

El salto entre la comedia y la versión gótica de Tim Burton fue enorme, al punto que no pocos de los que se criaron con la versión de Adam West se resistieron bastante a la nueva propuesta realizada con mucho más presupuesto y un elenco de intérpretes reconocidos.

Fiel a su estilo, Burton le imprimió una estética muy particular que camina en la cornisa entre lo oscuro y lo absurdo, con un sentido del humor un tanto sórdido que al principio causó desconfianza en la audiencia pero que con el tiempo se volvió icónica. Michael Keaton encarna la primera versión moderna del personaje, conservando parte del absurdo pero con mayor profundidad dramática y violencia que la anterior, aunque todavía muy lejos del realismo que tendrían las nuevas versiones.

Val Kilmer

Aunque ambas fueron éxitos comerciales y son consideradas dos buenas películas, la oscuridad que Tim Burton le dio especialmente a Batman Returns no convenció al estudio de seguir por ese camino. Seguramente con la retrógrada idea de que los cómics son cosas de niños, conservaron a Burton como productor ejecutivo pero buscaron un director que lograra un producto más accesible para el público familiar.

El resultado fue una película que conserva algo de la idea burtoniana pero cede mayor protagonismo al humor, el que en este caso se volvió mucho más caricaturesco y directo. El estreno fue un éxito de taquilla y el trabajo de Val Kilmer se mantiene al borde de la corrección, pero los seguidores de la franquicia la vieron con recelo, quizás imaginando que era la antesala del gran desbarranque que vendría apenas dos años después para Batman en el cine.

George Clooney

El éxito de Batman Forever convenció a Warner de que estaban en buen camino y redoblaron la apuesta volviendo al personaje aún más infantil, contratando a George Clooney para las próximas tres películas de la serie después de que Val Kilmer se negara a volver a trabajar con el director.

Seguramente fue una gran sorpresa para ellos no solo que la película apenas devolviera ganancias, sino que además recibiera once nominaciones a los Razzies de 1997, matando a la franquicia antes de que la pudieran seguir maltratando con las otras dos secuelas planeadas.

La idea de Joel Schumacher parece querer estar en sintonía con la exitosa versión de Adam West, pero al no entender que aquello era una parodia terminó siendo un comercial de juguetes para niños de seis años. Años después y con algunas heridas curadas, Clooney se presenta en algunas charlas o entrevistas como el hombre que mató a Batman en el cine, aunque difícilmente puede atribuírsele todo el crédito. Después de todo, él vistió el traje pero no fue quien tuvo la idea de ponerle pezones.

Christian Bale

Durante los primeros años del nuevo siglo quedó claro que, tanto los videojuegos como los superhéroes, ya no eran algo que los adultos consumieran escondidos en sus sótanos. También, que esa generación ya no buscaba a los impolutos héroes de la edad dorada sino a seres mucho más humanos, capaces de vivir en una zona gris donde lo correcto no siempre es evidente y donde el absurdo tiene poco lugar, incluso en las situaciones más fantásticas.

El relanzamiento de Batman en el cine en la piel de Christian Bale tenía todo eso que la época le reclamaba, pero irónicamente fue su villano más icónico quien volvió legendaria a la trilogía de Christopher Nolan, en lugar del héroe protagónico. Bale protagonizó una franquicia que inició con modestia, creció hasta romper todo y vivió lo suficiente como para convertirse en villano. Aunque su trabajo fue bueno, no quedó en la historia tanto como el de Nolan o Heath Ledger, los verdaderos responsables del éxito.

Ben Affleck

Apenas cuatro años después de esa exitosa trilogía que se ganó los elogios de gente que no suele ver con buenos ojos a los superhéroes, tuvimos un nuevo Caballero de la Noche. No fueron pocos los que pusieron el grito en el cielo al enterarse de la elección, usando su poco apreciada interpretación de Daredevil como argumento de preocupación, aunque tenemos que reconocer que había muchas cosas más importantes que el actor fallando en esa película.

Algo muy parecido pasó cuando finalmente lo vimos calzando el traje del murciélago en Batman vs Superman, una película tan divisiva que fue defendida y criticada con igual fiereza, pero que en general no fue atacada por el trabajo de Affleck. Hubo un poco más de consenso con Liga de la Justicia, criticada al punto de que el mejor argumento de sus defensores es sostener que fue arruinada por la gente que tomó la posta cuando Zack Snyder debió retirarse antes de terminarla. En esta secuela, Ben Affleck toma un rol protagónico y de liderazgo, pero ese tiempo extra en pantalla no sostuvo los elogios de la película anterior.

Aunque oficialmente se decía que iba a protagonizar y dirigir la siguiente aparición de Batman en el cine, ya se rumoreaba que durante el rodaje de Liga de la Justicia tenía decidido no seguir interpretando al personaje, rumores que se volvieron más sólidos cuando se bajó de la dirección primero y del protagónico más tarde.

Recién en 2020 confesó en una entrevista que si bien es cierto que ese rodaje le había quitado el interés, la decisión tuvo más que ver con serios problemas en su vida personal, que incluyeron un divorcio y una recaída en su alcoholismo.

Robert Pattinson

Ascendido de vampiro adolescente con glitter a Hombre Murciélago, no le alcanzaron varias películas “serias” donde demostró su talento actoral (High Life, Good Time, The Lighthouse) para convencer al difícil público comiquero, que siempre encuentra algo para quejarse de todo. En este caso, además de ese pasado que no le dejan olvidar pero que tendremos la piedad de no nombrar, las primeras imágenes con el traje volvieron a despertar críticas por la supuesta “falta de físico” que presenta el actor para interpretar al vigilante.

A primera vista y con lo poco que tenemos a disposición, esa objeción solo tiene sentido si se lo compara con Affleck, quien se veía particularmente inflado dentro del traje y que fue elogiado por la brutalidad de algunas de sus escenas de acción.

Pero aunque es probable que el perímetro de Adam West fuera incluso mayor (por motivos diferentes), el resto de sus predecesores no lo sobrepasan por mucho en físico; y como al momento de redactar esta nota faltan meses para que tengamos siquiera un teaser de la próxima versión de Batman en el cine, profundizar en ese debate parece bastante intrascendente.

2 Comentarios

2 Comments

  1. Luiz D'acunha (@LuizDacunha70)

    24/02/2020 en 02:00

    Faltan Calabro y Caseros…también fueron Batman

Deja un comentario

Más en Cine

Trending

Arriba