Conectate con nosotros

Alta Peli

Game of Thrones 8×06: el final de la serie que hizo historia

Series

Game of Thrones 8×06: el final de la serie que hizo historia

Game of Thrones 8×06: el final de la serie que hizo historia

El final más esperado, el cierre de la serie que durante una década forjó un hito televisivo que difícilmente será superado. Podrá haber 20 series mejores, pero ni sumando todos sus espectadores llegarán a igualar el monstruoso fenómeno que acaba de despedirse. Siendo imposible unir a todos en un mismo sentimiento, tanto a fans acérrimos que le perdonarán divagues como a odiadores que ya sabían de antemano que esto no debería gustarles, comentemos lo que nos dejó Game of Thrones 8×06, fin de una era para las series y para HBO.

Game of Thrones 8×06: The Iron Throne

Sí, ¡Spoilers!

bran trono de hierro game of thrones final

Finalmente conocemos al nuevo dueño del Trono de Hierro. O, bueno, del concepto de Trono de Hierro, porque literalmente no quedó dónde sentarse. Bran Stark (Isaac Hempstead Wright) es el nuevo gobernante de los Siete Reinos. O, bueno, casi siete porque Invernalia se nos ha independizado en manos de Sansa.

Años de teorías, miles de páginas escritas imaginando lo que algún día se dignará a poner en papel George R.R. Martin, nos trajeron hasta este momento histórico de la televisión, uniendo al mundo entero cada domingo a la noche esperando un nuevo episodio. Y mientras los responsables, Benioff y Weiss, seguramente están ebrios y nadando en billetes, los espectadores estallaron a favor y en contra de un final al que era demasiado complicado de llegar.

Se supone que llegamos a este final porque Martin le comunicó a los guionistas que así cerrarán sus libros, encargándose ellos del camino transitado por los personajes para acabar en ese destino final. Veremos si después de ver el mundo arder (y suponiendo que alguna vez termine los libros) mantendrá esa palabra o virará hacia algún otro lugar.

Por lo pronto este es el final que tenemos: traiciones, asesinatos, y más gente rica decidiendo por el futuro de la población. «Romper la rueda» quizás sea solo una idea vaga que ni en la vida real ni en la ficción pueda concretarse.

Matar a la Reina

final de game of thrones

Luego de haber reducido King’s Landing a cenizas, Daenerys está lista para gobernar lo que ha quedado y continúa con su sueño intacto de seguir «liberando» al mundo. Una idea demasiado peligrosa que ni Tyrion ni Jon Snow están dispuestos a aceptar.

Con Tyrion reconociendo sus errores y Jon «tu no sabes nada» Snow tratando de decidir qué hacer con su cara, digo… con su vida, llegamos al gran momento de la noche, sorpresivo, shockeante, digno de análisis por lo que representa y por la manera tal vez errante en que la serie nos ubicó frente a él. Jon le clava un puñal a Daenerys, quien no tuvo siquiera un segundo de lo que más ansió: sentarse en el Iron Throne. Tremenda violencia hacia el personaje, muerta en manos de su sobrino amor, y apenas conformándose con acariciar el trono por el que luchó toda su vida. Podría ser algo triste, aunque al instante recordamos que es una genocida y debemos alegrarnos con su fracaso… ¿o no?

De esa clase de sensaciones ambivalentes se alimenta Game of Thrones 8×06. Nos da cierta felicidad con algunas de sus decisiones, pero al mismo tiempo nos abofetea dándonos a entender que lo que queda no es mucho mejor.

Sí, la gente de Westeros ya no tiene dos reinas malas rigiendo sus vidas. Pero lo que queda es un grupo de poderosos eligiendo a dedo al sucesor que dirigirá los designios de la gente.

Sí, «Bran el Roto» es un digno personaje donde delegar el poder (estaba entre los candidatos que este humilde redactor aceptaba como dueño del trono, por lo cual estoy a gusto con el resultado), pero no puedo sentirme un tanto traicionado con esa frase «¿Por qué crees que vine hasta acá?» luego de hacernos creer durante media serie que lo suyo no era ese sitio. Al final, nadie puede negarse a una silla caliente de poder.

Lo que si: ¡ah, pero qué planos!

sansa queen in the north

daenerys alas de dragon

Drogón junto a su madre muerta, intentando despertarla y derramando su ira en forma de fuego contra el Trono, será algo que la televisión deberá esmerarse mucho para poder superar.

dragon quema el trono de hierro

Lo que más o menos: Arya, siempre Arya

Lo dije en la nota sobre el episodio anterior (leela completa, ACA): el arco de Arya cerraba perfecto con su momento del caballo blanco, alejándose de ese lugar imposible. Tuve miedo que después de hacerla apostar por la vida, en este capítulo la convirtieran en la asesina de Daenerys, algo que desde mi punto de vista iba a ser un error garrafal.

No ocurrió, punto para la serie y me alegra enormemente el destino del personaje: ella yéndose hacia lo desconocido. Pero el «más o menos» es porque, al ocurrir esto, se siente forzado que la hayan mantenido en este episodio, más por gusto que por necesidad de la narración. Todo minuto de Maisie Williams en pantalla es un placer, no cabe duda, pero aceptar cuando un personaje ha llegado a su punto cúlmine debería ser propio de un buen guion y una buena historia.

Lo que no: Jon, siempre Jon

muerte de daenerys game of thrones final

Jon Snow jamás fue mi personaje favorito, no es algo que niegue. Sea por su excesivo (y a veces irrisorio) sentido del honor o por la falta de histrionismo de Kit Harington, nunca me terminó de cerrar y otro tono sería el de esta nota si quedaba él a cargo del Trono. Pero, 1) no tiene sentido que -tras matar a Daenerys- los demás, Gusano Gris o quien sea, le hayan perdonado la vida poniéndolo en una celda en medio del caos y la violencia; 2) la manera en que mata a Daenerys me parece un acto de cobardía, otro más del supuesto héroe de la historia; 3) que el cierre de la serie tras 8 temporadas sea él marchando, parece un mero capricho de realizadores que lo encumbraron, lo hicieron volver de la muerte, pero nunca tuvieron bien en claro qué hacer con el personaje.

Adiós, Game of Thrones, gracias por tanto

jaime y cersei muertos game of thrones 8x06

Un final correcto, sin demasiadas sorpresas más allá del asesinato de Daenerys, que se esforzó en cerrar tramas, en no irse con mucha historia abierta, tratando de no «lostearla» dejando todo a libre interpretación del espectador, ni yéndose con un abrupto negro como la otra joya de la casa que años atrás enardeció a la mayoría de los espectadores. Que jamás todos íbamos a estar de acuerdo, ya lo sabíamos; también que el camino hacia este final estuvo plagado de desaciertos, más entendiendo que un fenómeno cultural como este debía regirse por otros parámetros si quería seguir siendo relevante y tratando de contentar a una masividad abrumadora.

Game of Thrones 8×06 cumple como cierre de una serie que jamás fue The Wire ni quiso serlo. Cumple jugando con tramas circulares que dialogan directamente con el comienzo mismo del show, condenando a los claros villanos, dejando en zona gris a esos que nunca terminaron de cerrar, y ubicando a los hermanos Stark, esos niñitos con los que comenzó todo, en lo más alto que una trama tan oscura y enrevesada podía ubicarlos.

Rescato el intento de la serie por ser fiel a sus principios, unos que en el camino muchas veces olvidó en pos del efectismo y las escenas grandilocuentes: esto era un show sobre el poder, de batallas sin descanso, una serie sobre la misericordia. Y que quien allá por el episodio 1 observaba a su padre imponer justicia decapitando sin piedad a un desertor, sea hoy quien queda a cargo de impartirla desde otro lugar, luego de haber vivido lo que vivió, no deja de ser un poco esperanzador. Lo más cercano a la esperanza en una serie donde un final feliz resultaba impensado.

Era mucho lo que pedíamos y no es una decepción lo que entregaron. Me quedo con eso y con los grandes momentos que a lo largo de estas 8 temporadas nos entregó Game of Thrones, un show que ya ocupa lugar privilegiado en la vitrina de las grandes series de nuestro tiempo.

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Series

Trending

Arriba