Conectate con nosotros

Alta Peli

Tienen que ver Fleabag: larga vida a Phoebe Waller-Bridge

Series

Tienen que ver Fleabag: larga vida a Phoebe Waller-Bridge

Tienen que ver Fleabag: larga vida a Phoebe Waller-Bridge

En Fleabag, su creadora Phoebe Waller-Bridge lleva al límite el concepto de dramedy/traumedy incluyendo un elemento crucial: a nosotros espectadores. Con su particular manera de romper la cuarta pared, la comedia inglesa se transforma en una divertida y conmovedora historia de la cual somos partícipes directos, testigos presenciales y quizás la única compañía de la solitaria y autodestructiva protagonista. Tienen que ver Fleabag y en esta nota les decimos por qué.

¿De qué va?

Sigue a Fleabag, una joven treintañera (Phoebe Waller-Bridge), soltera, con una activa y desordenada vida sexual. Es dueña de un café que apenas si puede mantener y su familia es por demás disfuncional. Pareciera ser una comedia del montón, pero con el correr de sus pocos y cortos episodios nos iremos dando cuenta que hay mucho oculto tras esas caóticas decisiones que toma Fleabag: su errático comportamiento guarda razones que implican un golpe directo a las emociones.

Por qué ver Fleabag

critica serie fleabag

Porque Phoebe Waller-Bridge es uno de los grandes talentos que la pantalla chica nos ha regalado en estos años, tanto delante como detrás de cámaras. Motivo número 1 para sentarse frente a esta comedia con un humor particular y poco convencional, desbordante de locura y cinismo, al mismo tiempo que profundamente dramática explorando culpas y traumas. En ese choque constante de sensaciones queda reflejado a la perfección el caos emocional del personaje, su necesidad de castigarse, el vacío que la habita por más que siempre tenga alguien en su cama.

Entrega a su paso algunos de los momentos más incómodamente graciosos que van a ver en una comedia, pues el guion de la propia Waller-Bridge es una maravilla que sabe cuándo hacerte estallar de una carcajada para inmediatamente darte un puñetazo en el estómago, sin que nada suene a golpe bajo o a intento desesperado por hacer reír a cualquier costo.

Sin spoilear el momento del giro al drama en el final de la primera temporada, Fleabag revierte conceptos de la comedia dramática tradicional de muchas maneras, pero hay una que es primordial y que ya la expresé en el primer párrafo: usándonos a nosotros.

Romper la cuarta pared, como nadie

En medio de sus desventuras y su búsqueda de diversión, tiene una compañía especial: los espectadores. La protagonista rompe constantemente la cuarta pared, recurso que hemos visto mil veces en la ficción, pero que le escapa al concepto manipulador que ejercía -por ejemplo- Frank Underwood en House of Cards. Aquí Phoebe Waller-Bridge nos convierte en un amigo/a que la acompaña durante sus pocos momentos felices y, principalmente, durante su derrumbe.

Dota esa mirada a cámara de una nostalgia inusitada, pues lo que puede parecer divertido en realidad es bastante triste: vos, yo, nosotros, somos lo único que tiene y hasta tal vez seamos sus jueces. Si somos un amigo o una manera más de castigarse quedará a nuestra interpretación, aunque en la segunda temporada la trama va hacia una dirección que me lleva a pensar que la respuesta correcta es lo segundo.

La primera temporada es muy buena, pero la serie adquiere status de obra imprescindible en la segunda tanda de episodios.

Temporada 2, que Dios te bendiga

series con andrew scott fleabag

Cuando terminó la temporada 1 en 2016, poco supimos de su continuidad por esa singularidad de los ingleses de no verse obligados a estrenar una temporada cada año, tomándose el tiempo que necesitan para regresar. Phoebe dijo que lo haría solo cuando sepa qué contar y cómo contarlo, algo que ocurrió recién este 2019. Nunca estuve tan agradecido por una espera semejante, porque vaya si valió la pena.

Con la experiencia de haber entregado otra de las series revelación de 2018, Killing Eve, Phoebe Waller-Bridge volvió a Fleabag con una temporada sorpresivamente perfecta, de una madurez narrativa y conceptual abrumadora.

Igual de divertida que la primera temporada, suma un personaje que adquiere vital relevancia para lo que la serie quiere contar: un sacerdote en piel de Andrew Scott (Sherlock). El personaje obviamente tendrá una relación complicada con Fleabag, porque si hay alguien para elegir a la persona incorrecta con quien engancharse -consciente o inconscientemente- es ella, estableciendo una relación que desborda sexualidad y la impulsa a ver el mundo de una manera diferente. No deja de ser bastante simbólica la inclusión de un hombre cuyo principal referente es alguien o algo con quien dialoga constantemente pero al que no puede ver.

El final de la temporada 2 es también final de serie. No hay anuncio oficial por parte de las cadenas involucradas, pero sí una decisión comunicada por Phoebe de que no habrá más. Y tomándola como series finale, en tiempos de dificultades de otras series para despedirse, aquí hallamos uno que se siente perfecto, acorde a lo narrado, respetando al personaje y despidiéndose de nosotros de la manera más humana y conmovedora.

ver fleabag olivia colman

En el brillante elenco destacan además Olivia Colman, ganadora del Oscar por La Favorita, Sian Clifford, Hugh Skinner, Jenny Rainsford, Bill Paterson y Brett Gelman, con personajes que en pocos minutos adquieren una vida propia y un desarrollo que otros no consiguen en largas temporadas. Y siguiendo la línea para que la temporada 2 sea magistral, entre las incorporaciones aparecen Fiona Shaw y Kristin Scott Thomas.

Pueden ver las 2 temporadas de Fleabag (ambas de 6 episodios de unos 25 minutos cada uno) en Amazon Prime Video


Visiten otros «Tienen que ver…»: PureForeverSorry For Your Loss – LiarAlias Grace – Y hay muchos más.


 

Click para comentar

Deja un comentario

Más en Series

Trending

Arriba